domingo, 11 de septiembre de 2011

RELATOS DEL SABIO Y EL MONJE - GUERRERO




Soy hijo de la tierra y del cielo estrellado; pero soy de raza celeste,

¡sabedlo bien!...












A los Monjes y Guerreros, que traen la luz de la Luna y el Poder del Sol en la Noche Oscura del Mundo.





El Anciano miró al discípulo.  Un joven monje del Monasterio que había salido al Mercado de la Villa.

 Este venía furioso, frustrado, porque había recorrido no solo la villa, sino todos los Reinos de la Tierra y lo que vió fue lo mismo. 

Traición, adoradores de la Avaricia, del Odio y del Mal.  
Vió a una Mujer Anciana ser humillada, Vió a una Doncella ser violentada y vió a una Dama Noble cuyos hijos eran convertidos en esclavos. 
Vió la perversidad y la ceguera. 
Vió Victimas y  Victimarios. 

El Anciano le llamó a sí y le hizo el signo del Silencio, pues los gritos y los lamentos habían roto el solemne Silencio del Lugar Sagrado.  Con juramentos de salir como guerrero a aplastar a los tiranos y a la vez, invocando la Ayuda Divina para condenarles al  castigo eterno.

Y  he aquí lo que el Anciano le enseñara al Discípulo.

Medita silenciosamente en lo siguiente:

Miras en tu entorno y percibes una profunda sensación de violencia expresa y contenida. Observa: un poderoso alud de mediocridad.

Los que creen ver, ven con un solo ojo.
Los que creen que están sobre los demás, son enanos.
Los que creen que han escuchado suficiente y se creen sabios, solo han escuchado su propia retórica.
Los que creen que dirigen, están cayendo al precipicio.
Los que creen que  son Maestros de la Fé tiemblan de miedo y se sienten abandonados.
Los que presumían de Conocimiento se debaten con consignas ya viejas y no sienten, ni perciben nada que sus enturbiados sentidos les dejen.

Abundan los idiotas que quieren fabricar más idiotas. Y lo sorprendente, es que hay semi idiotas que cantan sus glorias y buscan apuntarse para ser más idiotas aún.






Estamos en el fin de un Ciclo Histórico y la decadencia es clara, palpable.

 Los señores de la muerte y el caos festinan con cada edición periodística, con cada nota de prensa, con cada cable noticioso.

Y puedes observarlo:   rebaños  humanos que creen que con ofrendarle víctimas a la bestia, obtendrán su favor y quedarán a salvo del Holocausto. Velos: tiemblan de miedo e ignorancia pero llevan la ofrenda por las calles.

Podría decírtelo de otra forma, mucho más suave. Más delicada, mas sutil.

Pero no.  Lo único bueno de saberlo es que el tiempo de la ruina es totalmente abierto.  NO hay porqué negarlo.

!PERO MAESTRO! La virtud, el heroísmo, la alta espiritualidad, los soberanos entregados a la misión de salvar sus Pueblos, los sacerdotes y las sacerdotisas realmente guías del alma, los poetas y los filósofos. Los  guerreros  y los alquimistas, los sabios verdaderos…  NO APARECEN. son muy pocos!

Y te preguntarás… (Si es que el loto del mundo no te ha embriagado y convertido en un cerdo más, en los establos de la hechicera Circe)….

 ¿Qué debo hacer?

Odiseo no perdió la Fé.  Utnapishtim-Noé trabajó.  Manú trepado en el pez continuó….

Porque la Historia es un caracol. Los Ciclos se suceden sin cesar, en aparente retorno, pero siempre en un nivel evolutivo más alto. Y más alto.

ESCUCHA BIEN: QUE TU BUENA INTENCION (LA QUE CREES QUE ES BUENA) NO TE IMPIDA HACER LO CORRECTO. 

Tu  misión no es arrastrarte como víctima.  Tu  misión es otra.  Pero tienes que comprender. Tienes que decidir.  Si quieres tragar el loto y soñar en el fango de un mundo que ya terminó.

Tu elegirás si quieres   nacer en ti mismo el  Hombre Nuevo / la Mujer Nueva de un Tiempo nuevo que se acerca.

En el momento en que percibes que tienes algo distinto. Algo que te lleva a cuestionar, a preguntar, a indagar, es que  estás  rechazando el veneno del mundo. Tu instinto te empuja.  

Pero somos buscadores en un mundo de sombras.  Estamos náufragos en la Isla de los Mercaderes.






Tenemos las viejas pistas de los Ancestros:

Medita, Haz Silencio interior.  Observa. Conócete a ti mismo y entenderás que ha sucedido con las Sociedades y Culturas de la Historia conocida y desconocida. Debes hacer raíz en tu Tierra.

Tres pasos son los pasos de tu ascencion. Ya conociste el infierno. Ahora sabrás de las Alturas.

Purifícate.   No cedas a las consignas por progresistas, simpáticas o deterministas que sean. Purifícate del Ego endiosado.  Sana el vínculo con la Humanidad y con la Magna Humanidad.  Humanidad viene de Humus, el barro, la Tierra.  Sánate.


Sublíma tus capacidades. Sublima tus intenciones y tu conocimiento. Sublima tu capacidad de Ver-Pensar-Crear.

Trasciende y  encuéntrate con los Hermanos y Hermanas.  Si lograste romper la ilusión de que el Ego – Individuo puede ser un “dios”  , podrás comprender que la Gracia, el Grial, solo lo podrás tomar de los Que llegaron Antes y podrás sanar  solo si en humildad, lavas los pies de tus hermanas y hermanos.

Así comprenderás de lo que escribieron los Ancestros. Así comprenderas porqué te ha correspondido nacer, en un Mundo de  canallas, mentirosos, monarcas traidores y mercaderes sin escrúpulos, de asesinos y de destructores de la vida.

Sabras sobrevivir y conocer la Gloria, protegiendo y dando alimento, seguridad, esperanza y Sol a los tuyos. 
Tendrás que aprender a Ser Guerrero.  Y lucharás.  En paz del espíritu. Sabrás combatir sin lloriqueos, sin la ansiosa frustración del que se está ahogando.  Si te agitas más, caerás más. Controla tu mar interior. Para poder encontrarte con otros y hacer frente a los siervos del mundo decadente.

Y tendrás que aprender a despertar y nutrir tu espíritu. 

Tres Enemigos tienes: 

IRA

MIEDO

IGNORANCIA

 Este es el Arte del Espíritu. Antiquísimo Arte de darle vida a lo muerto, de encontrar lo perdido, de sanar lo enfermo, de escuchar la Voz de  la Sabiduría en medio del mercado ruin de los canallas.

Y  ahí verás…. A la larga fila de tus Ancestros, de tus Guardianes, de tus  Héroes acompañándote en tu humilde  labor de prender antorchas en la Oscura Noche de éste Siglo.

Y el festin brutal de los opresores será detenido por la luz repentinamente gloriosa de los que Iniciaron.


Entonces, el Discípulo comprendió lo que la Tradición Perenne le enseñara: que su vocación era doble, como el Sol  y la Luna, como la Noche y el Día: Monje y Guerrero. 

Quien tenga oídos, que escuche, quien tenga corazón perciba,quien tenga el Conocimiento... que Sepa lo que hay.