Comité Nacional Coordinador

ESPACIO DE LA DISIDENCIA CULTURAL, POLÍTICA Y ÉTICA. Reflexión y Militancia
FILOSOFÍA, JUSTICIA SOCIAL, ECOSOFÍA, ECONOMÍA SOLIDARIA, DEMOCRACIA COMUNITARIA, SOCIAL - COMUNITARISMO, HERENCIA ANCESTRAL, ESPIRITUALIDAD, MEXICANIDAD, ANTI - CAPITALISMO, COMBATE CULTURAL.

martes, 22 de julio de 2014

MANIFIESTO DE LOS INCONFORMISTAS

MANIFIESTO INCONFORMISTA


"Contemplaremos el ocaso de un mundo decadente y sobre sus cenizas, alzaremos el nuevo: el de la Dignidad Humana"



Nosotros, en pleno uso de las facultades del Espíritu, de la Psiqué y de la Voluntad, declaramos:

1.- La Modernidad es una mentira.  En nuestras Sociedades, no hay Progreso ni hay Orden ni ninguno de los valores tan exaltados por las izquierdas-derechas clásicas.  A lo más, sobrevivimos en un Mundo en Ruinas con Sectores minoritarios repletos de privilegios.

2.- El escenario actual se sustenta en la Avaricia, el Ego y la Ira.


  • La Avaricia es la justificación ideológica del Modelo Económico que para resumir, llamamos Capitalismo.  El Capitalismo tiende a monopolizar las riquezas en círculos selectivos donde las decisiones son tomadas para provecho de sus miembros exclusivamente. Esto genera miseria y condiciones de supervivencia en las grandes masas humanas desprovistas de salud, vivienda, paz, trabajo redituable, conocimiento, Participación amplia y libre de las masas en todo lo que tiene que ver con la vida colectiva.

  • El Ego ha generado una Civilización basada en la libertad individual y en la guerra del Individuo contra la Comunidad. El Estado Totalitario es otra forma del individualismo llevado al extremo, pues aniquila cualquier intento de construcción social fuera de los Egos exaltados a punta de cañones.

  • La Ira es la violencia desprovista de heroísmo. Es la simple y brutal acción instintiva del miedo o la saña.  La crueldad inaudita en la delincuencia, la aparición de corrientes fanáticas agresivas en cualquier religión, tendencia política, línea ideológica, son eso: el miedo llevado a la brutalidad.  Miedo a ser dominado por otros, miedo a ser sometido, miedo que no es heroico porque no se basa en la dignidad, sino en el afán de Dominación.


3.- La Civilización ha muerto. El Capitalismo está en procesos de crisis perpetuas y sólo hay una apariencia de estabilidad por el flujo del dinero. Pero no hay distribución justa de la riqueza, el trabajo es mera apariencia que alivia la carencia pero no genera ni ahorro ni riqueza.  No hay pensión ni jubilación para las grandes masas a mediano y largo plazo. Las Micro-Pymes y Pymes, las Empresas Familiares,  incluso las medianas, son absorbidas por los grandes monopolios, son extorsionadas por las mafias o por los gobiernos que crean cargas impositivas extravagantes y abusivas. Al mismo tiempo que el Erario es saqueado y usado para sostener a las empresas y negocios,partidos y organizaciones de los mismos funcionarios y sus familias.  El Capitalismo es negocio redondo para los del Círculo Dominante.

4.-  La Resignación es el suicidio cotidiano.  La “Cultura” de la Modernidad no genera diálogo ni convivencia. Se sustenta en la exaltación de una tendencia con el aplastamiento de otra.  El escenario “cultural” es la aparición de fanatismos religiosos o ateos, extremismos políticos de uno u otro signo, la aparición de “ídolos” de masas que no generan arte. Pero venden fetiches y esos fetiches son llamados “Música”, “Arte Plástico”, “Literatura”.  Se produce lectura, pero se anula la capacidad de reflexión y de consensos.  La muerte lenta de toda una humanidad provocada por un Círculo Dominante con la música estruendosa de la “cultura Pop” (Incluyendo la apología de la idiotez, del ego, de la brutalidad y los asesinatos).

5.- EL INCONFORMISMO ES LA VIDA.

a) Somos Inconformistas porque asumimos posturas “políticamente incorrectas”.  No aceptamos la regla “civilizatoria” de los Oligarcas.  Ni siquiera las que aparentan ser suaves y “libertarias” como lo son sus reglas de “Tolerancia”,  Libertades Individuales, “derechos” (sin conciencia) y “deberes” (obedecer al Estado como Regente de las Oligarquías).

b) Somos Inconformistas porque creemos en el Supremo Argumento que impulsó a la Humanidad a evolucionar: El Sentido de lo Trascendente.

c) Somos Inconformistas porque creemos en Lo Sagrado. El respeto, el cuidado, la custodia de la Vida, el Alimento, la Luz, el Agua, el Bosque, la Tierra, la Lluvia, el Cuerpo y la Mente. Lo Sagrado es lo que se respeta y protege.

d) Somos Inconformistas porque tenemos la Conciencia de la Memoria Histórica y porque asumimos la Sabiduría Ancestral. Es decir, investigamos, estudiamos, aprendemos lo que enseñan las grandes Tradiciones Culturales, Espirituales, Religiosas, Filosóficas, de toda la Historia Humana. Con especial cuidado y atención a la Herencia que nos corresponde por Origen Colectivo y por cercanía e identidad psicológica, cultural y familiar.

e) Somos Inconformistas porque vemos la Existencia como un Holograma donde Todo se relaciona con el Todo.  Somos Amantes de la Dama Sofía, de Atenea, del Arqué, de la Verdad, del Misterio, del Uno – en Todo, Todo en Uno, de la búsqueda perpetua del Espíritu.


  • El Ser Humano se relaciona consigo mismo.

  • El Ser Humano se relaciona con la Otra, el Otro, y descubre Vínculos en Común: Hace Comunidad.

  • El Ser Humano se relaciona con la Naturaleza. Amándola, Venerándola, Custodiándola, Comulgando con ella.  
  •  El Ser Humano se relaciona con Lo Sagrado, lo Trascendente. Fortaleciendo su Pensamiento Abstracto, su Percepción, su capacidad de Vida Interior, de hacer Silencio, de conocerse a sí mismo y conocer el Universo. Porque creemos en el Espíritu y la Idea más allá de lo puramente sensible.


f) Somos Inconformistas porque asumimos Virtudes que el “Mundo Civilizado” ha desdeñado y sepulta con hipocresía:  Austeridad, frugalidad, Estudio, Disciplina, Esfuerzo, Milicia y Heroísmo, Reflexión, Conciencia, Justicia y Misericordia con los Oprimidos y agraviados.
Somos una Milicia del Espíritu, dispuestos a conquistar para nuestra Comunidad de Comunidades, el

Destino que le corresponde en Nuestra América y el Mundo.

Somos Inconformistas porque no somos sólo filósofos o místicos: Somos REVOLUCIONARIOS.

Incendiaremos con placer los cimientos del Mundo Capitalista y su Modernidad.  Para nosotros, lo que urge es reconstruir una Cultura Multidimensional que genere más inconformismo. Que provoque la Búsqueda de la Belleza, el Amor por la Verdad y la Práctica de la Bondad Solidaria.

Por ello, haremos lo que corresponde por destruir al Estado Moderno e impulsaremos una República basada en la Conciencia, la Sabiduría, la Justicia y la Participación Colectiva.  Un Régimen Comunitario, Solidario, Integral.

6.- EL INCONFORMISMO HACE LA HISTORIA CUMPLIENDO LOS CICLOS Y DESTINOS.

Somos Inconformistas porque no queremos MASAS. Queremos Pueblo. Pueblo Organizado en forma Autogestionaria.  No Queremos “liberalismo” , “Neoliberalismo”, “conservadurismo rancio e hipócrita”, ni izquierdas clientelistas y ultra burocráticas, ni derechas insensibles al dolor humano y satisfechas mientras ganen dinero.  En ésta tierra, muchos nos llamamos Sinarquistas. Otros tendrán otro nombre. No importa.

Lo que importa es el Espíritu que alienta ésta y todas las luchas que harán girar el carro de la Historia.

Somos Inconformistas porque a contracorriente, condenamos al Estado simple guardián de los intereses de la Oligarquía y aspiramos a que los Pueblos construyan una Autoridad Legítima, emanada de la Libre Participación Democrática auténtica. Una Autoridad Social es la que socializa los bienes, organiza los pueblos, consolida el Destino de una Patria.

Somos Inconformistas porque creemos en LA NACIÓN. Como la Patria – Matria, la Tierra de Nuestros Padres.  Para nosotros, la Nación no tiene NADA QUE VER con la idea liberal de que los países se “inventaron” en un escritorio trazando fronteras según conveniencias militares o comerciales. Las Naciones son los Pueblos con Ancestros Comunes, con Idea, Espíritu, Cosmovisión compartidas. La Nación es la Tierra que nutre y alimenta a ese Pueblo. La Tierra que le despierta admiración, que le inspira e impulsa al Arte, a la Espiritualidad, a la admiración del Misterio.  La Nación es un Destino. Pueblos con una Ancestralidad compartida, con luchas y organizaciones sociales comunes, tienen un Destino.  Los Pueblos eligen que destino quieren, pero la Historia señala a quien sabe ver, cual es el Destino más Trascendente.

Por ello asumimos la Mexicanidad como la forja eterna de una filosofía, un espíritu, un Pueblo. El México Soberano y Eterno en que aprendimos a creer. Nuestro Hogar que conquistaremos arrancándolo a los que nos quieren dominar.

Somos Inconformistas y no moriremos nunca. Porque si la humanidad ha evolucionado, ha sido a golpes de martillo y a filo de espada de los Eternos Inconformistas.

miércoles, 16 de julio de 2014

DE LA PATRIA, ANTIPATRIA Y LA REPÚBLICA QUE SURGE

“Yo no sé que Misterio se encierra en la Historiade mi Patria, que ha sido tan triste y fatal….
Se ha soñado mil veces
Cubierta de gloria,Despertando se ha visto en la cruel realidad”
(Futuro. Canción Sinarquista D.R.)  





LA UTOPÍA

     Thomas More (Tomás Moro), publicaba en 1516, su obra titulada “Utopía”: La Sociedad Humana soñada y anhelada, la suma de todos los bienes, la bendecida.  Campanella con su Ciudad del Sol y otros autores más, que respaldados en la visión del Apocalipsis (La Nueva Tierra y un  Nuevo Cielo), proponían la posibilidad de evolucionar desde las oscuras realidades de violencia, miseria, enfermedades, tiranos, abusos…. Hacia un futuro donde fuera posible la solidaridad, la paz, la libertad, la conciencia, la justicia, la belleza, la bondad y la verdad para todas y todos, en comunión con la Naturaleza, con la Humanidad entera y con la Contemplación perenne del Sagrado Divino. 
     En el Siglo XIX, aparecían los socialistas utópicos (los que se inspiraban de algún modo en la visión de Tomás Moro). Las ideas milenarias de Justicia Social y Dignidad humana retumbaban con fuerza.
     Aparecen también los Socialistas “científicos”, que pretendían encontrar las leyes de la historia en forma de economía administrada por un Estado justiciero y posteriormente, cuando las masas humanas fueran educadas y felices, podrían retornar al Edén histórico de las comunidades originarias de la humanidad. Es decir, el Comunismo.

LOS ACTORES EN LA ESCENA

     La Revolución Industrial trajo también nuevas tecnologías, nuevos medios de comunicación, fortaleció a los Estados Dominantes y generó un Modelo Económico basado en la explotación de la mano de obra y de las materias primas de países que no podían hacerlo para sí.
     En ésta época, Siglo XIX, surge el Nacionalismo de origen liberal. Que era más un acuerdo entre Castas Dominantes para repartirse territorios de dominio. Nacen así, muchos Estados nuevos, pero siguiendo el perfil liberal.
     La pugna liberal – conservadora termina con el auge del Capitalismo Imperialista (Inglés, Norteamericano, Alemán, Francés….) y la caída de las monarquías tradicionales y para entonces bastante degradadas.  Así, las nuevas luchas no eran entre  monarquías y  burgueses, sino entre los burgueses y los trabajadores que pugnaban por acceder a las condiciones de vida de los privilegiados.
     La Revolución Industrial trajo avances pero a costa de la explotación de mano de obra masiva, con pagos malísimos o incluso, con la esclavitud apenas disimulada.  En el caso mexicano, Porfirio Díaz impone la paz, trae ferrocarriles, desarrolla exportaciones, crea obras públicas y establece telégrafo, primeras luces eléctricas, entre otros…. Pero a costa de nuevos cacicazgos, la represión brutal contra comunidades campesinas, las jornadas excesivas para peones, las tiendas de raya, el exilio de los yaquis, la cárcel y torturas para disidentes, entre otros aspectos.
     Era la misma línea del liberalismo en prácticamente todos los Estados.  Así, las Naciones Imperialistas se abastecían en las Naciones dominadas, de materias primas, mano de obra esclava o explotada, territorios fértiles, energéticos, ganados, etc….
    El Liberalismo se fusiona con el conservadurismo para la creación de nuevas oligarquías locales.  El jacobino burgués y el clérigo conservador hallan intereses compartidos y sepultan por fín, las luchas entre burgueses y monárquicos. Desatando otras luchas: entre burgueses y trabajadores con sus respectivos aliados.
     Muchas luchas “nacionalistas” de ésas épocas, fueron en realidad, luchas de una Oligarquía local contra la Oligarquía vecina.  Lo cual, les daba cierta razón a los anarquistas europeos que acusaban al nacionalismo como un engaño para los trabajadores.
     Muy diverso era el nacionalismo que surgía en las “Américas”: De José Martí, la Patria ya no era la que llamaba a defender al Cacique local. Sino a defender su cultura, tradiciones, espiritualidad, comunidad.  Sandino alzando voz y bandera contra los piratas yanquis y los traidores locales, defendía lo mismo que Martí, su cultura, su fé, su hogar, su clan. 
     Morelos, el General mexicano, a principios de Siglo, ya apuntaba a ver a España “como una hermana, no como dominadora ni dominada”.  Brotaba pues, un nacionalismo que atenazaba al cacique local y construía UTOPÍA SOCIAL. 
     En Nuestra América, surgía de nuevo la utopía que en Europa había sido desplazada por los marxistas y por los neo conservadores religiosos que veían a los “Católicos Sociales” como un peligro.
     En los albores del Siglo XX, aparecen los “Católicos Sociales” creando cooperativas, sindicatos, ayuda mutua, alfabetizando, retomando las viejas enseñanzas del Cristianismo y de otras muchas tradiciones espirituales o culturales.
     En Europa, Mounier, Maritain y otros, aportan puntos fundamentales. En Nuestra América, aparece el Movimiento Nacional Sinarquista.
     La Izquierda jacobina burocrática y la Derecha Capitalista explotadora, no pudieron definir  éste y otros muchos movimientos populares, sociales y nacionales que surgieron.

¿Pero qué es la Ideología? Definamos algunos otros conceptos.

     La Ideología es una construcción social. Una justificación teórica de una sociedad determinada. La vigente o la soñada. La ideología se basa en hechos y datos concretos. Es la diferencia entre la ficción y la lucha política.

     La Política es la lucha de una colectividad para garantizar su existencia y la vida digna de sus herederos.

     Pueblo y Masa. La Masa Humana es una multitud. Sin sentido, sin objetivos. Sin un propósito. Es la multitud que acude a un estadio o un concierto y terminando el acto, se dispersan sin más.  Pueblo, es la suma de personas, que se han organizado en comunidades. En Colectivos. Se conocen, saben cuales son sus vínculos comunes y sus intereses compartidos. Un Pueblo, tiene una Memoria Histórica, un Proyecto Social y una Utopía.

     Cultura. Es el espíritu de una comunidad humana. Como la personalidad en un ser humano, la cultura es la “personalidad” de una Comunidad.  El Trabajo, el arte, la espiritualidad y la religión, las humanidades, el deporte, los juegos, las formas de convivencia, sus tradiciones, su gastronomía y formas de celebrar, etc…etc…etc…
   
  Economía. Es la forma en que una Sociedad determinada resuelve sus necesidades básicas para todos sus miembros. Incluyendo la acumulación ante futuros inciertos.
   
  Patria y Nación.  La Tierra de Nuestros Padres, el lugar de Nacimiento. El Clan, la Familia, la Comunidad. La Patria – Nación, en las comunidades indígenas de Nuestro México, son una misma cosa: La Tierra-Naturaleza, la Comunidad y su Cultura.

  • ·         TIERRA – NATURALEZA
  • ·         COMUNIDAD
  • ·         CULTURA


     Leemos en Martí, en Sandino, en Morelos, en Zapata, una visión de que la Tierra y la Comunidad y la Cultura tienen una relación indestructible. Son una misma. No es la Voluntad Jurídica la que forma la Patria. La Patria existe antes, sin o en contra de cualquier Pacto Jurídico. 

     Puerto Rico es una Patria aunque esté dominada por el Monstruo Capitalista. México es una Patria aunque los oligarcas la entreguen cada día más sometida.  Las Patrias existen porque existen Pueblos que las reivindican para sí.  Y los Pueblos  reconocen su Tierra, su cielo  y su suelo, su agua, su alimento, su bosque y mar.  Reconocen sus Ancestros y les respetan. Sueñan con un futuro y rebelándose contra el Capitalismo, sueñan en que todo sea para todos.

EL ANTI COMUNISMO Y OTRAS TRAMPAS

     Hemos sido suficientemente claros en desmontar el mito del socialismo basado en la simple forma económica para dar justicia y creo haber perfilado otro socialismo sustentado en principios mucho más perennes y eternos.

     Si algún lector no lo comprendió,  lo digo así: El marxismo falló en construir Justicia Social, porque se basó en una utopía sin espíritu. Sin tomar en cuenta la Cultura, la psiqué, los sentidos más profundos de la Historia humana escondidos en la Mitología, el Arte, la mística, la vida interior del ser humano.   Este marxismo, prácticamente desaparece en los años 80s. Lo que quedó después, es otra cosa.

     Por supuesto, distinguimos claramente entre el marxismo burocrático, ese socialismo chapucero de caviar y puestos en el gobierno, y las luchas sociales de tanta gente que en Nuestra América, en Nuestras Patrias, tratan de conquistar el Derecho a la Vida Digna.

ANTI-COMUNISMO….SIN COMUNISMO.  El problema de algunos sectores que en ésta década del siglo XXI, están proclamándose anti-comunistas, es que están repitiendo los errores que cometieron muchos sectores patrióticos, religiosos, sociales, de los años 70s. 
Aceptar ser un “anti” es aceptar ser un globo vacío que quiere detener un alfiler. Sonará con estridencia…. Pero no aporta nada.

     El problema del “anti comunista” actual, el feroz anti-"izquierdista", es que mientras México se derrumba destrozado su Estado, sus instituciones, su política pública, sus leyes y procesos, por culpa de la oligarquía nacional, que ha impuesto las Reformas Neoliberales como clavo final de un ataúd, no hará nada. Se ocupará de protestar contra los “comunistas” (si es que existen) de países lejanos… Pero la agonía de su Patria le es indiferente. Salvo claro, que los Amos le usen.

     El anti comunista,aquí y ahora, en realidad solo sirve a los intereses de los nuevos Amos del Mundo. Solo sirve a las Derechas Capitalistas, porque tomará como “comunismo” lo que los Amos le digan que es “comunismo”. 

  • ·         Marchas contra la corrupción: Son "Comunismo".
  • ·         Marchas contra los narco-gobiernos: Son “aprovechadas” por los “comunistas”.
  • ·         Protestas contra el TLC y acuerdos leoninos impuestos por las Castas Financieras: “Son comunistas”.
  • ·         Plantear luchas sociales, populares, patrióticas: Todas son “comunistas”.
  • Protesta contra las Reformas Neoliberales o contra cualquier otra traición del PRI-PAN-PRD: Es "comunismo".
  • ·         En el caso más absurdo: Si haces trabajo en colonias populares, organizando vecinos, haciendo talleres y educación para la libertad y el diálogo: “eso es comunismo”.


     Para el anti comunista, todo es “comunismo”. Es el pretexto ideal para no actuar, no hacer nada.  Por eso es un globo vacío. No tiene nada, salvo su incapacidad de analizar la realidad y reflexionar a profundidad.

     POLÍTICA FICCIÓN. El grupo que aspira a implantar la Monarquía (En una República de 200 años y sin dinastía alguna). El grupo que aspira a implantar el  Nacional Socialismo alemán…. En México. El grupo que aspira a traer un Stalin con todo y partido único. El grupo que invita a dejar toda lucha política y leer la Biblia para que todo cambie. El grupo que quiere hacer una revolución con ancianos que apenas pueden andar. El chaval que se registra en un Partido (PRI – PAN – PRD) con el pretexto de que lo hace para “cambiar las cosas”…. “cosas” que impusieron tales partidos!

DESPERTAR PARA NO CAER EN LAS TRAMPAS.  Tenemos que ser muy claros: Nos interesa la gente respondona, los críticos, los que se atreven a salir a la calle, los que estudian y hablan con profundidad, los rebeldes, los inadaptados a la sociedad actual, los que crean, los que luchan, los que aman y los que sueñan. No nos interesan los hijos de la Derecha Capitalista y sus hijos finos y egoístas.  No nos interesan las luchas de los hijos del confort y de la nueva aristocracia corrupta mexicana/Latinoamericana. 

Nos interesa, quien quiera hacer una auténtica revolución. 


    


HACIA LA REPÚBLICA SOCIAL – POPULAR Y NACIONAL

  • ·         Los Movimientos Políticos tienen como regla esencial, para ser auténticos, responder a una necesidad histórica.
  • ·         Para ser eficaces, tienen como requisito absoluto: Tener Madurez.
  • ·         Para ser certeros hay que tener una Utopía.


La Necesidad Histórica nos obliga a definirnos.  Pretender ser un “movimiento neutral” o un “partido péndulo” es solo autoengaño.

     La escena histórica, aquí y ahora: Un Modelo Económico Neoliberal – Capitalista que destruye a pasos rápídos la estructura e infraestructura del País.  En los primeros meses del año 2014, han cerrado 90,000 empresas.  El desempleo ha crecido y la población económicamente activa (PEA) con seguridad social, suma apenas 14 millones, de más de 70 millones. 

     El Estado Mexicano está totalmente corrompido y las políticas nacionales son dictadas por los acuerdos hechos en las reuniones financieras internacionales: Consenso de Washington, Banco Mundial, FMI, Reunión del G-7, incluso, directamente desde la Casa Blanca.  Las mafias criminales son el brazo armado de funcionarios y empresarios sin escrúpulo alguno que solo quieren crear su coto de dominio. 

     La invasión cultural – anti-cultural, mejor dicho- destruye los cimientos de un Pueblo.  Brotan en las redes sociales, supuestos “desmitificadores” de “la historia”, cuyo propósito es desmontar paso a  paso, todo sentido de Pueblo, de Memoria Histórica*. 

    ((* Esto hay que aclararlo: La lucha política se gana por Mitos. No por Doctrinas.  Si vamos a conquistar el Estado Mexicano hoy dominado por corruptos, será porque habremos de crear el Mito de la Patria Soberana.  ¿Creía el lector que “mito” es igual a mentira? Según el neoliberalismo sí. Pero para nosotros, el Mito es un conjunto de hechos, enseñanzas y significados reunidos en un símbolo. Como el Mito de Atenea simboliza la Sabiduría eterna, para nosotros, la Patria es el Mito de la Comunidad triunfante)).

     La madurez militante no significa adaptarse al Sistema. La madurez significa que se debe de pasar de los berrinches o arrebatos apasionados contra el Sistema, contra la decadencia, etc…. Hacia una militancia integral que resuma: Teoría y Práctica para una praxis correcta.  

Es decir: pasar de la palabrería o el activismo sin objetivos, a un programa político con objetivos a corto,mediano  y largo plazo.

    El inmaduro, se asusta de acercarse o leer o encontrarse a los adversarios (supuestos o reales). Para el Militante Sinarquista, al contrario. Tenemos que estar presentes en cuanta marcha, protesta, acción, espacio social se abra.  No somos globos vacíos. Somos  poderosas balas de cañon que se insertarán en otras luchas para influir y orientar la batalla.

     Entendamos: El adversario es el que tiene ideas semejantes o "competidoras" de las nuestras. El Enemigo Político es la Oligarquía y sus agentes.  

     Hay que conocer y entender la diferencia entre ESTRATEGIA y TACTICAS. Entre Principios, Programa y Proyectos. 

      Los Principios, son inamovibles. La Estrategia se puede corregir o modificar. Pero las Tácticas siempre son adaptables y flexibles. 

LA NUEVA REPÚBLICA

Seamos sencillos: No somos filántropos, no somos “hermanas de la caridad”. Estamos para CONQUISTAR EL ESTADO.  El Estado es la Autoridad de un Pueblo: sus instituciones, su legislación y su organización política. Por eso necesitamos tomar el Estado y hacer sucumbir al actual. Construir uno nuevo sobre sus ruinas.  El Estado actual ya falló.  El nuevo, apenas se perfila como una tenue claridad en la madrugada.

     Pero el Estado no nace de un acto de fuerza a secas. Nace de una lucha social profunda y amplia.

LA REPÚBLICA TIENE QUE SER SOCIAL. Tiene que tener esa inspiración de lo social, de la solidaridad, de lo colectivo en equilibrio.  Social significa difundir la educación, la sabiduría, la salud, la vivienda, el trabajo digno, la vida digna…..

LA REPÚBLICA TIENE QUE SER POPULAR.  El Pueblo con su Memoria, con su organización autogestionaria, con sus redes organizadas: cooperativas, sindicatos reales, uniones vecinales, comunas campesinas, indígenas, etc… La suma de todas las comunidades es el Pueblo. Y el Pueblo quiere su Propia Patria. Los oligarcas, los ricos, no necesitan Patria. Los trabajadores, sí. 

Y quieren una Autoridad Legítima emanada de la libre actividad democrática auténtica. 

LA REPÚBLICA TIENE QUE SER NACIONAL.  Contra el Mundialismo financiero. Contra los abusos y opresiones locales e internacionales. Contra la “América de los Mercados”, imponemos NUESTRA AMÉRICA DE LOS PUEBLOS.
La República nueva asume la visión de que la Tierra-Naturaleza, la Comunidad y la Cultura son una misma realidad, en equilibrio, en armonía, en Arqué. 
Esta es la visión central que el Movimiento Nacional Sinarquista ha impulsado.
Y lo haremos. A pesar de todas las fuerzas de la Anti Patria.


“Ya se acerca el Día Grande de la Primavera,
De una Patria que surge y comienza a vivir,
Los anhelos sagrados de ser la primera,
A quien otras naciones deben de seguir….
La Anti Patria se encrespa porque ve visiones,
Y contempla en la Patria

Un Futuro Feliz”…


domingo, 29 de junio de 2014

Profesora Rural, Indígena Huasteca, luchadora social y Sinarquista: Bricia Morales.



Para la mayor parte de los Sinarquistas de nuestros días, éste nombre de mujer les podría ser desconocido. Quizás no les diga nada y no les signifique nada.

Pero en toda la Huasteca Potosina, en buena parte de la hidalguense, la veracruzana y la tamaulipeca, el nombre de Bricia Morales aún es recordado con cariño, respeto y cierta merecida devoción.

     Fue Bricia Morales, - para decirlo de una vez-, la promotora principal del ideario Sinarquista en la vasta comarca a la que confluyen los estados de San Luis Potosí, Hidalgo, Vercarcuz y Tamaulipas y su actividad, sin apresuramientos, pero sin alardes también, se prolongó durante todo el decenio de los 40s y prácticamente hasta su muerte, en los años 60s.

     Mujer culta, sencilla y afable, morena y de estatura baja, nació en la época pre-revolucionaria, pues ya era cuarentona en los años 1948 y 1949 cuando el autor de éstas líneas tuvo la suerte de conocerla en persona y confirmar la eficacia y eficiencia de su labor.

     Desde jovencita, había desplegado tareas educativas; graduada en planteles oficiales, ejercía como maestra de primeras letras tanto con infantes como con personas adultas.  Hablaba a la perfección el castellano y los diversos dialectos del huasteco e idiomas de la región: huasteco, mexicanero (o nahuatlato) y otomíes.

     Para los indígenas, era mucho más que profesa, pues atendía sus consultas sobre toda serie de problemas, inclusive familiares, de posesión de la tierra, de cultivos y de costumbres. Era, en resumen, educadora en la mejor y más noble acepción del término, orientadora y concejera, dirigente y compañera de tareas de beneficio común.

     Supo allegarse auxiliares concientemente dóciles y de probada rectitud moral y de perseverancia ejemplar. Algunos de ellos, fueron Juan Gamaliel Medellín (ex- seminarista y de oficio maestro escolar), que por buen tiempo, hasta su desaparición, desplegó meritoria actividad en numerosos lugares y hasta llegó a ocupar puestos de dirección en el Movimiento Nacional.
     Don Prisco Méndez, que pronto se convirtió en el patriarca de Xilitla con su liderazgo y servicio a las causas sociales.

     Su liderazgo era respetado y respaldado en amplias poblaciones: Tamazunchale, Tula, Huejutla, y muchos otros poblados y rancherías más.
     Coxcatlán era su lugar de residencia y lugar donde nació.

     En Comité Nacional siempre se le conoció como mujer de respeto, dignidad y entrega ejemplares.  Aunque nunca tuvo participación a nivel nacional, por su modo discreto de ser, su labor fué trascendente y sembró huellas que aún perduran.

(Texto de Justino Aguicer. del Libro Personajes y Estampas de la Lucha Sinarquista. 1990)

martes, 3 de junio de 2014

COMUNICADO URGENTE A LA UNIDAD, LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA (Mayo 2014)




"La Historia nos observa y hemos de responder como a quienes les fué encomendada la labor de proteger a nuestras familias, respetar el legado de nuestros ancestros y heredarles una Patria Digna y Libre a nuestros hijos e hijas..."

A QUIENES LUCHAN POR LA JUSTICIA SOCIAL

A QUIENES CREEN EN LA PATRIA CON UN PUEBLO DIGNO Y LIBRE

A QUIENES CONSTRUYEN LA PAZ, A QUIENES BUSCAN LA BELLEZA, AMAN LA VERDAD Y PRACTICAN LA BONDAD

A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS DE LA UNTC

A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS DEL CISAC

A TODOS LOS HERMANOS Y HERMANAS DE LUCHA EN EL MOVIMIENTO NACIONAL SINARQUISTA:

Los tiempos que corren son duros. Nos han planteado retos que debemos saber responder. 

LO QUE VEMOS

Vemos una Patria destrozada por la corrupción, la indolencia, la avaricia y la violencia. Tres grandes nudos se han formado en torno del cuello de nuestro Pueblo:

a) La Pobreza cada vez más angustiante, mayor y masiva.  Impuestos exagerados que no sirven para el beneficio público sino que se pierden en los desfalcos al erario y el franco robo del mismo.  Surgen nuevos privilegios para las Castas que nos gobiernan tanto en las grandes empresas trasnacionales sobre todo, que pagan mal y evaden los impuestos, que eliminan paso a paso la seguridad social, los derechos laborales y su responsabilidad social.  El Estado Neoliberal, simplemente se cruza de brazos y reduce su papel a simple guardíán de los intereses individuales.  La Riqueza se concentra en cada vez menos familias y los grandes capitalistas de nuestra Tierra envían dólares a los bancos extranjeros o compran propiedades fuera del país, generando una fuga de capitales cada vez más peligrosa. Y no les importa. 

b) La Violencia.  El Estado sigue sin actuar de forma inteligente. De forma congruente. De forma integral.  No actúa o actúa mal.  Y creemos que es por complicidad.   La Violencia delincuencial, la violencia en las escuelas, la violencia en las relaciones familiares, interpersonales y en el trato cotidiano, rebasan obviamente el rol del Estado.  Pero no se ha generado una solución realista, integral a tal fenómeno. 

c) La destrucción de la Naturaleza y el divorcio del Ser Humano con su Medio Ambiente. 
    Mujeres y Hombres compartimos Origen y Destino con la Naturaleza. La Tierra y nosotros somos Comunión.  Sin agua limpia, sin árboles, sin cultivos sanos, el ser humano enferma, muere, pasa a unas condiciones de vida pésimas. Lo absurdo, es que la tecnología y la técnica pueden hacer cultivables y fértiles los desiertos. Pueden limpiar las aguas más sucias, pueden recuperar bosques y selvas en declive. Pero no sucede así por los intereses comerciales de mineras, fraccionadores, intereses empresariales internacionales o "nacionales". 

LO QUE PENSAMOS

a) El Ser Humano es un ser que nace libre, interdependiente y social, dialoga, crece y aprende en comunión.    Evoluciona. crea, produce y construye.  

b) El Ser Humano se relaciona en cuatro dimensiones básicas: 

 - Consigo Mismo
-  Con su propia especie: Mujer-Hombre, con la Comunidad.
-  Con la Naturaleza
-  Con lo Sagrado, lo Trascendente. Tiene Vocación más allá de lo inmediato y lo sensible. 

c) El Ser Humano se vincula con Otros formando Comunidad. Es decir, buscando lo que es común.  Este sentido comunitario, le permite hacer conciencia de lo que es bien para todos. De lo necesario que es cuidar y custodiar su Medio Ambiente, custodiar la Vida en todas sus expresiones. Por lo tanto, en la Conciencia de lo Comunitario nacen las virtudes que engendran Pueblos orgullosos, sanos, dignos, con Justicia y Paz.  

   Por lo contrario, quienes aplastan el sentido de lo Común, fomentando el Ego, la Avaricia y la Dominación de unos por otros, lo que hacen es destruir lo que el Ser Humano ha crecido en Bondad, Verdad y Belleza a lo largo de los Siglos. 

d) Para nosotros, hablar de Patria significa pensar en Comunidades organizadas como Pueblo.  Un Pueblo que conoce su Memoria Histórica, que tiene un Proyecto POLÍTICO - SOCIAL Y CULTURAL y que se sabe dispuesto a conquistar un Destino de Justicia y Bien Común. 

LO QUE ACTUAMOS

Es importante fortalecer las luchas sociales, sindicalistas auténticas, vecinales, de organización comunitaria, de economía solidaria, de proyectos populares. 

Desde éste, nuestro Comité Nacional del Movimiento Nacional Sinarquista, hacemos un vigoroso y URGENTE llamado a la UNIDAD, la ORGANIZACION y la LUCHA. 

Solos, somos islas de solidaridad en un océano de avaricia y abusos. Unidos, somos una fuerza que será imparable. 

Hemos mantenido una lucha silenciosa, semejante a las Hormigas Rojas que trabajan bajo tierra. Tenemos que luchar con vigor, inteligencia y amor por hacer brotar la Conciencia de lo Comunitario en nuestra tierra. Nuestras familias, nuestro entorno. 

Es la Hora de los Hombres y Mujeres que se alzan y sacuden con dignidad. 

Muchos se cruzan de hombros y pareciera que hasta se burlan del trabajo de los pocos que actúan.  Muchos, miran con escepticismo y justifican su propia flojera o falta de ganas con el pretexto de que los que actuamos somos pocos. 

Pero éstos tiempos son de los Héroes, de los que sienten arder su espíritu y se saben responsables de conquistar un futuro sin el terror, sin el hambre, sin la miseria. 

Los partidos políticos son grupos de intereses corruptos en su mayoría. No vamos a esperar nada de ellos. 

Todo depende de la lucha política de Movimientos Sociales, de Trabajadores, de Madres, de Familias, de campesinos, de indígenas, de pobladores. 

Fortalezcamos pues los lazos de Hermandad, sacudamos el espíritu, y ACTUEMOS!!

NUESTRA FUERZA ESTARÁ EN NUESTRA ALIANZA!!! 

Ciudad de México. Mayo 23 2014
JOSÉ MANUEL LUNA ENCINAS
COMITÉ NACIONAL
MOVIMIENTO NACIONAL SINARQUISTA

sábado, 26 de abril de 2014

EN DEFENSA DE LA VIDA RELIGIOSA Y ESPIRITUAL


Jesús y Apóstoles. CEBs de Brasil.
 "En este momento postmoderno “que niega la radicalidad espiritual, el compromiso y la utopía”, se reivindica la espiritualidad como “patrimonio de todos los seres humanos... 
    La Espiritualidad es integradora, "abarca todas las dimensiones de mi ser. La espiritualidad o es personalidad o no es espiritualidad”.  Es además liberadora: critica, contemplativa en la acción, libre, solidaria, conflictiva y esperanzadora. La Espiritualidad Cristiana, se centra en el seguimiento de Jesús. “La espiritualidad cristiana es por definición la espiritualidad de Jesús, según su Espíritu. Su opción deberá ser nuestra opción, sus actitudes nuestras actitudes, su praxis nuestra praxis” Y para no perdernos Jesús nos presenta quien es el Dios de Jesús, “El Dios de Jesús es el Dios del Reino y la opción de Jesús es el Reino de Dios”. 


 Pedro Casaldáliga. Obispo, Misionero,Profeta y Teólogo en las poblaciones indígenas de Araguaia, Brasil. 




1.- EL MUNDO MODERNO.   Algo sucede en el mundo moderno.  Parece que todo lo que evolucionó la humanidad en décadas, todo lo que se aprendió de dialogar, convivir, aprender de los que piensan semejante y de los críticos, todo el conocimiento acumulado, parece haberse difuminado.

El ser humano actual adquiere tecnologías de la comunicación, accede a la biblioteca virtual del Internet, tiene capacidad de resolver problemáticas graves como el hambre, la sequía y las tierras yermas, la contaminación, el hacinamiento humano en grandes urbes, mientras las zonas rurales, se vacían y en muchos países, son presas de la criminalidad muchas veces protegida y mezclada con los gobiernos.

El filósofo sinarquista, Magaña Negrete, escribía en su obra "Régimen Comunitario" en 1985:

"El Capitalismo podrá ser menos totalitario con sus críticos, porque en vez de reprimirlos, prefiere sobornar y distraer a las grandes masas para que se dediquen a otras cosas, como comprar, competir y aparentar prosperidad".
 Apuntaba también: " Parece que la Civilización, bajo el signo del Capital, será cada vez más violenta, más injusta en la distribución de la riqueza y los recursos esenciales, y tenderá cada vez más, a depredar la naturaleza y hasta venderá el alma humana a cambio de una prosperidad ilusoria, pues será solo para unas minorías".

Un teólogo,cuyo nombre no hemos podido recordar y constatar para éste escrito, pero cuyo pensamiento lo tengo entre mis notas:

     "El Cristianismo representa un modo de ser, pensar y convivir, en total pugna contra la civilización de la prosperidad decadente, de la explotación de las masas por minorías, de la lucha del hombre contra la Naturaleza.  Pero el Capitalismo ha actuado con mayor perversidad que sus competidores soviéticos (este texto era de los años 70s). Mientras los marxistas dogmáticos reprimían a los Cristianos, solo conseguían depurar las filas de los temerosos, de los menos convencidos, de los que no podrían ver a futuro. Pero el Capitalismo ha sido diabólico: Ha conseguido sembrar la idolatría en los Cristianos del llamado "Mundo Libre". Idolatrar la abundancia de dinero como premio por ser "buenos", idolatrar el poder militar para aplastar a los pueblos cansados de la injusticia, idolatrar a la comodidad y el derroche, confiar y esperar en las campañas de marketing, antes que someterse a las reglas sencillas y simples de Jesús el Cristo: Pobreza elegida, Austeridad, justicia, responsabilidad personal, compromiso, dignidad, reinado de la vida para todos y todo, la Espera y Confianza en el Espíritu Divino...."

El triunfo del capitalismo, era vendido como el triunfo de la libertad, la prosperidad y el pensamiento libre. El socialismo, por contra, era señalado como el ateísmo destructor de la civilización "occidental y cristiana".

    El Capitalismo, visto como la idolatría del PODER, del TENER y del DOMINAR, consiguió hacerse de adeptos tanto entre las filas cristianas como entre otras centenas de expresiones religiosas neobíblicas, agnósticas, gnósticas, ateístas y de otras formas de pensar e interpretar la realidad humana.

     El ateísmo, concretamente, ya no aspira a una Utopía Social donde los seres humanos evolucionarán paso a paso, con virtudes y con trabajo: la sociedad solidaria, fraternal, de conocimiento de la técnica, la ciencia y la justicia social.

      El ateísmo dominante ahora, es una arista, una punta de lanza del derrotismo existencial.  Del no trascender, del acabarse la vida en un aislamiento mental, incluso físico.

2.- EL CRISTIANISMO: TENTACIONES Y PROYECTO DE JESÚS


Gustav Doré. Tentaciones.
        "En aquel tiempo, el Espíritu llevó a Jesús al desierto, para que el diablo lo pusiera a prueba.
2. Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, sintió hambre. 3. El tentador se acercó entonces y le dijo:
-Si eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes.
4. Jesús le respondió:

Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
5 Después el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el alero del templo 6 y le dijo:

Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: Dará órdenes a sus ángeles para que te lleven en brazos, de modo que tu pie no tropiece en piedra alguna.
7 Jesús le dijo:

También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios.
8 De nuevo lo llevó consigo el diablo a un monte muy alto, le mostró todos los reinos del mundo con su gloria 9 y le dijo:
-Todo esto te daré si te postras y me adoras.
10 Entonces Jesús le dijo: Márchate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y sólo a él le darás culto.
11 Entonces el diablo se alejó de él, y unos ángeles se acercaron y le servían".
      Más del tema:  http://mercaba.org/Libros/LECTIO/Mt_04_01-11.htm

     Este Texto cristiano, enseña las tentaciones no sólo de los Cristianos en su vida cotidiana, sino de todo ser humano:

      * TRAICIONAR.  Dejarse vencer y hacer del esfuerzo cotidiano una traición del propio objetivo para satisfacer el instinto.
      * El PODER. Aprovechar cualquier aparente superioridad sobre otros, incluso...USAR EL ALERO DEL TEMPLO para abusar del poder.
      * AVARICIA. Dejar de confiar en la Providencia y entregarse a la acumulación de la riqueza a costas de lo que sea, incluso adorando a lo falso, a ídolos como el dinero, la fama, la apariencia.


 La mentalidad idolátrica del PODER, TENER y DOMINAR aparece en grupos religiosos como "Pare de Sufrir", o la teología de la prosperidad representada por "pastores" y predicadores que hacen de lo religioso un simple accesorio para shows de baile, técnicas de manipulación de masas y recolección de dinero.

    Entre éstas sectas más idolátricas que religiosas, están los Legionarios de Cristo, fundados por Marcial Maciel y dedicados a hacer dinero, construir clubes de jóvenes ricos, guapos y privilegiados por su cercanía con el PODER político-económico.  Todo ésto, enmedio de una sexualidad dudosa, pervertida y manipuladora. Tanto entre sus clérigos como entre sus laicos seguidores.

      En la Enseñanza de Jesús de Nazareth hay puntos totalmente fundamentales:

a) Jesús no pretendió fundar una estructura religiosa, alternativa al Templo.  Jesús pretendió renovar a fondo la Espiritualidad esencial de su propia religiosidad. Eliminando lo accesorio, lo inútil, lo contradictorio.

     Su movimiento,se fundó sobre Comunidades. Es decir, sobre grupos colectivos que compartían bienes, vidas, destinos, oración y enseñanzas.

b) La Espiritualidad es la PERSONA. Es su motivación esencial, su motor existencial. Espiritualidad es lo que le da sentido a la vida, al ser y pensar.  La Espiritualidad Crisitiana no necesita de milagros ni de cosas invisibles para creer. Porque la Espiritualidad Cristiana tiene las evidencias en el mismo EVANGELIO.

   "¿Cómo puedes amar a Dios a quien no ves, si no amas a tu hermano a quien sí ves?.
   ¿Cómo sabremos que eres TU? Cuando dieron pan al hambriento, recibieron al migrante..." (Mateo 25ss)

    ¿Quiere decir que es solo una ética social al estilo de Confucio?  Pues no, porque el Cristianismo no dice que busque la sociedad más armónica....solamente.

 c) El Cristianismo no habla de Dios... enseña a escuchar y encontrar a Dios. 

    El Cristianismo plantea temas mucho más de fondo: El Camino del Espíritu no termina nunca, es un caminar continuo de búsqueda, de preguntas, de indagar, estudiar, pensar, construir, trascender.

    El Cristianismo apunta un principio: La Existencia de la Vida misma como la evidencia del Divino.  Todo lo Bello, lo Bueno y lo Verdadero, es signo del Divino. Y apunta a un punto lejano de llegada:

   la Realización plena de la Vida en una gran fiesta cósmica, donde el Universo será renovado, la vida natural rescatada, la humanidad habrá alcanzado sabiduría y conciencia y ahí se manifestará el Rey como el Dador de Vida y triunfante sobre la muerte, el miedo y la ignorancia.

    Esta es la base de principios propios del Cristianismo:

    La Evolución de la Creación hacia un Destino. Un Sentido.
    El Ser Humano en armonía con la Naturaleza.
    El Ser Humano capaz de redimirse de su ignorancia, su estupidez, sus miedos, sus terrores y sus limitaciones.
   El Alpha y el Omega.  El Principio y la Realización Final.
   La Utopía Social.  Tomas More le da sustancia política. No niega la Trascendencia de la Espiritualidad, sino que le da una forma concreta en la vida cotidiana de lo humano. Le da perfil: Bien Común, Ciencia, Virtud, Convivencia, Justicia Social, Amor al prójimo, Dios en Todo y Todos.

   A ésto, es a lo que se refieren los místicos y teólogos cristianos con la expresión Jesúanica de "Reino de Dios".
     El Reinado de Dios: Es Justicia, Verdad, Conocimiento, Belleza, Amor....
     Y el Camino para ese Reino es practicar...Practicar... Practicar....

d) Cuando Jesús dice ser el Hijo de Dios, enseña con claridad que Dios no está ni sobre los humanos, ni contra los humanos. El Camino para VER, ESCUCHAR, ENCONTRARSE con el Divino, pasa por el Corazón Humano. Por el Conocimiento de sí mismo, por el amor al Ser Humano, por la Vía de observar, admirar la vida, dejarse transformar por la Vida misma.  El Dios de Jesús no tiene nada que ver con el "dios" sentado en trono lejano viendo como se destrozan los humanos y en un "olimpo" repleto de "santos" ajenos a la vida cotidiana.

     El Dios de Jesús no es invisible. Está presente. Pero la Presencia no se percibe con el ruido de la mente, con la confusión o en el derroche y la ostentación. La Presencia Divina se respira en el Silencio, la Meditación, la Espera, la práctica de las Virtudes ya mencionadas.

    Por lo tanto, ateo que quiera ver si "existe Dios", necesitaría recorrer aunque sea un poco del Camino apuntado por Jesús.

     Es donde muchos ateos inteligentes, críticos, despiertos, han Encontrado esa Presencia que negaran en base a pura racionalidad.

3.- EL ATEÍSMO: LA RELIGIÓN DE LOS ÍDOLOS DE LA MODERNIDAD

           El ateísmo que aparece de unos años acá, no es  la simple duda de lo Divino. Sorprende que despues de décadas, aparezcan debates totalmente rebasados por la preclaridad de muchos filósofos y teólogos.

El Evolucionismo contra el creacionismo
la "Ciencia" vs "Religion"
La "Religión mala" vs la "Ciencia" buena (O viceversa).
Las religiones que "mataron millones de inocentes" vs ateos "tolerantes y amantes del prójimo"

     ¿Porqué reaparecen éstos viejísimos debates que ni siquiera correspondían a los problemas centrales de la vida cristiana y de los activistas sociales de signo ateo?

         En parte, se han alimentado con los escándalos producto de esos sectores que crecieron como larvas dentro de las comunidades cristianas y de otras religiones.  Los casos de pederastía en clérigos, la cercanía de muchos obispos y destacados funcionarios que se ostentaban como creyentes pero con un historial de corrupción, ineficiencia y estupidez en su oficio.

      Desde luego, no negamos la validez del pensamiento filosófico crítico respecto a la trascendencia, la mística, el pensamiento mágico, etc.... No negamos que hay ateos con una visión totalmente respetable (que ellos son dignos de respeto), que saben dialogar, construir y aportar con cristianos o seguidores de cualquier otra Tradicion Espiritual sin prejuicios y poniendo sobre las diferencias, principios mucho más válidos y universales.
    Tal pensamiento crítico, depura, sana, cuestiona, hace avanzar al pensamiento humano.

    Lo que preocupa es la existencia de un ateísmo de nuevo cuño. Capitalista por completo. Sometido a la civilización del confort. Del no pensar más allá de lo sensible. Del no leer, no estudiar, no comprometerse en nada.  A éste estilo de ateísmo nos referiremos a continuación.

    Más peligroso: divulga un odio feroz contra las personas que creen. Sin conocer ni respetar al pensamiento y a las personas, son capaces de hacer de consignas toda una postura.

       Tal militancia amenaza con muerte, con torturas, con represión a los Cristianos, por supuestos crímenes cometidos en siglos pasados.

    Lamentablemente, no es sólo discurso. Ya hemos conocido de sacerdotes golpeados, asesinados, de laicos perseguidos, marginados, expulsados de sus trabajos o de su militancia.... Lo terrible: Muchos de ellos han sido reprimidos y atacados con el argumento de "Ser censuradores".

      ¿Negamos que han existido cristianos que han caído en las tentaciones del "Desierto" y han cometido abusos, crímenes, y delitos?

     Por supuesto que no lo estamos negando. Precisamente comenzamos éste texto señalando que muchos, ostentándose como cristianos, traicionaron el Espíritu de Jesús y se arrodillaron ante los ídolos del Poder, Acumular, Dominar.

      En la Iglesia Católica, los que pusieron alerta ante los abusos de clérigos corruptos, no fueron "ateos" o "defensores de derechos humanos" ajenos a la Iglesia. Fueron  Católicos concientes de su responsabilidad.

     El Papa Francisco ha tomado medidas contundentes para purificar a las Comunidades Cristianas y a su Iglesia.  Aunque sabe que no puede sacudir por completo los manojos de trigo, porque tiene que ser cauteloso.  Pero los pasos los va dando.

     Así pues, los ataques de "ateos" que generalizan a TODOS los Sacerdotes, religiosas, laicos, como "pederastas", "corruptos", y cosas peores, son por decir menos: injustos, prejuiciosos, tendenciosos, falsos y sirven solamente a los grupos de PODER que aspiran a debilitar a los Cristianos que están renovando su Iglesia.

     ¿A quien sirve entonces ese ateísmo fanático, cerrado, supuestamente "científico"? (pero que no es capaz de estudiar a las religiones y la historia con un método científico).

     Sirve a una Civilización del confort, del derroche, de la ostentación, del Ego y la Avaricia.
     Sirve, paradójicamente, a los grupos que han hecho de la religión un negocio y un abuso. Pues tantos ataques de grupos militantes ateos a templos, personas, obras de cristianos, justifican a los fanáticos religiosos que no les importa ni la Espiritualidad ni la Virtud, ni la Belleza ni la Solidaridad. Solo les interesa aparecer como los DUEÑOS de la VERDAD Y LA VIRTUD.

     Por eso rescatan al Creacionismo ( tendencia de unas sectas del siglo XIX en ESTADOS UNIDOS). El Creacionismo como tal, nunca tuvo resonancia en Europa ni en América porque las Iglesias Ortodoxas, Protestantes Históricas y la Católica no veían oposición entre el conocimiento científico y la Espiritualidad.

      Por eso, atacan a las religiones en general. Sin recordar los aportes enormes de las Iglesias y de muchos cristianos a la Ciencia, las Humanidades, el arte, el conocimiento, la salud, las luchas por la Justicia Social y la Dignidad Humana. (El concepto de Justicia Social fué descrito por Tomás More en Utopía y rescatado por un Jesuita en el Siglo XIX para referirse a las condiciones mínimas para una vida digna, para el Bien Común de un grupo humano).

     Por eso, fomentan agresiones a lo que ellos llaman "débiles creyentes" por decir lo menos peor. Para esos ateísmos fanáticos, de signo totalmente capitalista, sus "enemigos" son los Cristianos. Nada más basta. Si esos cristianos están organizados en Comités de Derechos Humanos, si están organizando a los Pueblos Indígenas, si trabajan por dar protección a migrantes, o por apoyar a las mujeres víctimas de la violencia o si están impulsando procesos de cambios político-sociales más justos y libertarios, si están generando alternativas a la destrucción de la naturaleza, nada de eso importa. Son cristianos y por lo tanto "pederastas", "ignorantes" y "Estúpidos" a los que hay que "acabar" para que la humanidad sea "libre, iluminada y científica".

     Este discurso será más ilustrativo con dibujos o carteles de templos incendiados o viñetas de "yisus". Bajo consignas, claro, de "Por la Tolerancia".

   
CONCLUSIÓN

No es fácil abundar, en un solo texto, de por sí largo, otros francotiradores a lo religioso y la espiritualidad:

Las "feministas" que no saben gran cosa de éstos temas, ni de la historia ni de los hechos, pero sí asumen posturas fanáticas solo por que las consignas son "impactantes".  Encima si en la tele o en las noticias "sale lo de los curas pederastas" y la "misoginia de la Iglesia".

Los ateístas que apoyan y respaldan a grupos religiosos de tendencias totalmente derechistas y pro-capitalistas como aliados tácticos en contra del pensamiento social de origen católico. (Esto se da mucho en Estados Unidos y Europa, donde grupos extremistas ateos fortalecen a fundamentalistas islámicos, evangélicos o de tradiciones seudo-orientales. Pero también se da en ambientes académicos donde les gana más su jacobinismo o ideología neoliberal y defienden la proliferación de grupos religiosos favorables a la teología de la prosperidad. Hace tiempo, en una conferencia sobre Estado Laico en una universidad mexicana, escuchamos a un profesor decir: "Afortunadamente, la diversidad religiosa ha avanzado en Tabasco y Chiapas, fortaleciendo entre los pueblos indígenas, la democracia." A pregunta de un asistente: "Conoce los conflictos religiosos en Tabasco y Chiapas?" El profesor dice: "No, no he ido".  Y el asistente le dice: los pastores evangélicos son educados en Estados Unidos. Pasan largas temporadas en Iglesias fundamentalistas norteamericanas o reciben visitas constantes de predicadores integristas norteamericanos o guatemalcos que les incitan a combatir a todo aquel que sea pecador, hereje y no siga las consignas del cacique - pastor ).

El ataque contra las virtudes heroicas.  Para el fanatismo ateísta, la Cruz es escándalo. Significa suicidio y derrota.  Para los Cristianos, significa heroísmo, valor, victoria contra quienes quisieran ver vencido y acabado al disidente, al que plantó cara al Poder.  No por nada, muchos que militaron en movimientos sociales no cristianos, terminaron respetando al Cristo en la Cruz y su triunfo posterior.  Muchos se hicieron cristianos por la lógica misma de los hechos. La derrota y la muerte del disidente siempre son vencidas por la Idea y el Espíritu.

Como decíamos antes, la existencia de éste fanatismo ateo se hace mancuerna con el fanatismo religioso. Ambos, al servicio de la Civilización de la ignorancia, la violencia y el derroche.

   Por lo tanto, una salida lógica, sana, inteligente, es fomentar principios comunes como el diálogo, la construcción de nuevas Utopías Sociales, de nuevas visiones para comprender lo que es religión, espiritualidad, filosofía, pensamiento crítico.

    Las Universidades no pueden ser espacio de ataques contra las ideas y creencias.
 Deben ser espacio de encuentro, diálogo y conocimiento.

    Tener conciencia de que los Medios de "Comunicación" en realidad presentan una religiosidad pervertida, diluida. Una religiosidad estúpida que cree en "la rosa de guadalupe" en "cada quien su santo" y NADA tiene que ver con la Espiritualidad que viven con congruencia tantas y tantos cristianos.

La guerra pues, no entre "Religión y Ciencia" (Por Dios!.... tantas décadas hace que el Padre Teilhard dejó terminado el supuesto debate!)

El conflicto actual, es entre una Civilización que favorece la Violencia para acomodar las nuevas castas socio-económicas, que depreda la naturaleza para generar utilidades, que fomenta los privilegios para unos pocos a costa de explotar a mayorías, que acepta unas pocas "libertades civiles INDIVIDUALES" a cambio de eliminar libertades sociales, COMUNITARIAS.

Y otra Civilización...o mejor dicho, una pluri diversidad cultural sustentada en principios como la Sororidad, la solidaridad, la conciencia,la participación, la fraternidad, el diálogo, la justicia social, la búsqueda de la belleza y la verdad. Todo ésto, plenamente en línea con siglos de vida cristiana en armonía con otras tradiciones religiosas o filosóficas aún distantes.


Queda claro que la mayoría de cristianos sigue adelante construyendo a pesar de los abusaron y corrompieron en sus Iglesias. Comenzaron a purificarse ellos mismos.

No se espera que existan "iglesias sin dios" o cofradías "ateas".  Pero así como antaño se favoreció el diálogo entre los ateos inteligentes y cristianos también inteligentes, se esperaría que hoy se recupere ese talante. Dejando de lado a los fanáticos de ambos sectores.

     Y pues... a recuperar las décadas pérdidas.

      



Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria rodeado de todos sus ángeles, se sentará en el trono de Gloria, que es suyo.

32.Todas las naciones serán llevadas a su presencia, y separará a unos de otros, al igual que el pastor separa las ovejas de los chivos.

33.Colocará a las ovejas a su derecha y a los chivos a su izquierda.

34.Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo.

35.Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa.

36.Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.»

37.Entonces los justos dirán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?

38.¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos?

39.¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y te fuimos a ver?

40.El Rey responderá: «En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.»

41.Dirá después a los que estén a la izquierda: «¡Malditos, aléjense de mí y vayan al fuego eterno, que ha sido preparado para el diablo y para sus ángeles!

42.Porque tuve hambre y ustedes no me dieron de comer; tuve sed y no me dieron de beber;

43.era forastero y no me recibieron en su casa; estaba sin ropa y no me vistieron; estuve enfermo y encarcelado y no me visitaron.»

44.Estos preguntarán también: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, desnudo o forastero, enfermo o encarcelado, y no te ayudamos?»

45.El Rey les responderá: «En verdad les digo: siempre que no lo hicieron con alguno de estos más pequeños, ustedes dejaron de hacérmelo a mí. »

46.Y éstos irán a un suplicio eterno, y los buenos a la vida eterna.»

viernes, 14 de marzo de 2014

LA EMPRESA PARA QUIEN LA TRABAJA (Peronismo Revolucionario)

El presente texto, ha sido publicado en El Frente Negro a quien le damos todo el reconocimiento. Nosotros lo volvemos a publicar porque conocimos el trabajo de Javier Iglesias (Mártir de los Sin Techo y las luchas sociales en Argentina. Seguidor revolucionario de José Antonio Primo de Rivera y un expositor de las luchas cristianas populares).

El enlace al Blog de El Frente Negro:

http://elfrentenegro.blogspot.mx/2008/12/pern-y-el-socialismo-nacional.html



Juan Domingo Perón y el socialismo nacional:



LA EMPRESA PARA QUIEN LA TRABAJA

por Javier Iglesias

.El autor de este texto, de origen español, era dirigente del peronismo, lider del Movimiento de los Sin Techo bonaerense cuando, en septiembre de 1996, fue asesinado en la capital argentina en una emboscada tendida por la policía menemista.

Introducción

Las realizaciones y conquistas sociales del Peronismo en su primera etapa de gobierno (1946-1955), son tantas y tan importantes que, entre los propios seguidores de dicho Movimiento, es común interpretarlas como el fruto de una Revolución totalmente realizada; una especie de "Edad de Oro" de los trabajadores y del Pueblo argentino que, con algunas variaciones de detalle, puede y debe recuperarse mediante la organización y la lucha.

Paradójicamente esa versión del Peronismo como una Revolución "concluida" que hay que repetir y recuperar, no coincide en lo más mínimo con lo que pensaban aquellos que la llevaron a cabo en el pasado, ni mucho menos y en especial, con los planteamientos del mismo General Juan Domingo Perón. Para todos ellos, la riquísima experiencia política, económica y social del periodo 1943-1955 es apenas el inicio de una transformación revolucionaria mucho más profunda y, por lo que se refiere a lo económico, el verdadero comienzo de un proceso de gradual socialización de los medios de producción.

Que ese objetivo socializante es afirmado explícitamente y desde un principio por importantes sectores del Movimiento Peronista, puede probarse con la simple lectura de los estatutos de la CGT aprobados en su Congreso Extraordinario de abril de 1950. En su Preámbulo, después de afirmar que "la Doctrina Peronista, magistralmente expuesta por su creador, el General Juan Perón, define y sintetiza las aspiraciones fundamentales de los trabajadores argentinos y les señala la verdadera doctrina, con raíz y sentido nacional, cuya amplia y leal aplicación ha de forjar una Patria Justa, Libre y Soberana", fundamentan esa definición ideológica en el hecho de que:
"El proceso de realización tiende hacia la gradual socialización de los medios de producción y en cambio impone al proletariado el deber de participar y gravitar desde el terreno sindical para afianzar las conquistas de la Revolución Peronista, para consolidarlas en el presente y ensancharlas en el futuro". [1]

La inequívoca definición del Movimiento Obrero Argentino -calificado habitualmente por el General Perón como la "columna vertebral" del Peronismo- no es, por otra parte, una simple declaración sectorial. En ocasión tan importante como el 1º de mayo de 1952, en su alocución a los legisladores argentinos con motivo de la inauguración del 86º periodo ordinario de sesiones del Congreso Nacional, el propio Líder justicialista también afirma tajantemente:

"Así como la clase de los hombres que trabajan va substituyendo a los representantes del individualismo capitalista en el panorama político, también la clase de los hombres que trabajan va substituyendo progresivamente a las empresas individualistas, con las nuevas organizaciones de tipo cooperativo. Ello significa que los trabajadores, por la natural evolución económica de nuestro sistema, van adquiriendo progresivamente la propiedad directa de los bienes capitales de la producción, del comercio y de la industria. Este camino, por el que avanzan ya los trabajadores argentinos, tiene un largo pero fecundo recorrido y posibilitará el acceso del pueblo a la conducción de su propia economía. El viejo ideal del pueblo, en la plena posesión de sus derechos políticos, sociales y económicos, se realizará entonces, y en aquel momento la justicia social alcanzará la cumbre de sus objetivos totales y la doctrina peronista será la más bella y absoluta de las realidades". [2]

Que el Peronismo fundacional aspiraba a la total socialización de "los bienes capitales de la producción, del comercio y de la industria" resulta, pues, irrefutable, más allá del ritmo de esa socialización; ritmo que, como es natural, depende más de la cambiante relación de fuerzas nacional e internacional que de cuestiones ideológicas o esquemas teoricistas de salón.


Tercera Posición
Cuando, a partir de los propios textos peronistas, afirmamos que el Peronismo apunta hacia la socialización de los medios de producción, ¿estamos coincidiendo con la acusación del "nacionalismo" fascistizante y antiperonista según la cual el Justicialismo sería "un movimiento que sale del capitalismo y camina hacia el comunismo"? [3] Obviamente no. Los creadores de la Doctrina Peronista siempre recalcaron su carácter de "Tercera Posición"; sus postulados anticapitalistas pero, a la vez, diferentes de los del colectivismo totalitario y burocrático marxista. En el ya citado discurso del 1º de mayo de 1952 es también Perón el que recalca magistralmente ese "tercerismo" económico peronista:

"Para el capitalismo la renta nacional es producto del capital y pertenece ineludiblemente a los capitalistas. El colectivismo cree que la renta nacional es producto del trabajo común y pertenece al Estado, porque el Estado es propietario total y absoluto del capital y del trabajo. La doctrina peronista sostiene que la renta del país es producto del trabajo y pertenece por lo tanto a los trabajadores que la producen." [4]

El Peronismo no confunde, por lo tanto, socialización con estatización. Es anticapitalista pero pretende, a diferencia del marxismo, no la entrega de los medios de producción a un gigantesco Estado-Patrón dictatorial sino directamente a los propios trabajadores. Se trata de una concepción con mucha semejanza con lo que posteriormente será conocido como "socialismo autogestionario" [5] aunque también puede considerarse emparentada a las posiciones del anarcosindicalismo y del "sindicalismo revolucionario" europeo anterior a la Segunda Guerra Mundial; algo que han destacado recientes estudios ideológicos imparciales como los de Cristián Buchruker: "Más que del socialismo clásico, el peronismo en gestación adoptó ideas fundamentales del anarcosindicalismo hispano-francés, el cual ya tenía una tradición no despreciable en el gremialismo argentino. Se trata aquí de dos exigencias: a) el directo protagonismo político del sindicato (no por mediación del partido) sobre todo a través de la huelga general como instrumento de acción; y b) el objetivo lejano de una administración de los medios de producción por los sindicatos mismos." [6].

Postmarxismo revolucionario
Debe destacarse, por otra parte, que el "tercerismo" peronista no implica necesariamente "equidistancia" con respecto al capitalismo y al comunismo. En ello es igualmente diáfano Perón: "Pensamos que tanto el capitalismo como el comunismo son sistemas ya superados por el tiempo. Consideramos al capitalismo como la explotación del hombre por el capital y al comunismo como la explotación del individuo por el Estado. Ambos 'insectifican' a la persona mediante sistemas distintos. Creemos más; pensamos que los abusos del capitalismo son la causa y el comunismo el efecto. Sin capitalismo el comunismo no tendría razón de ser, creemos igualmente que, desaparecida la causa, se entraría en el comienzo de la desaparición del efecto." [7]

Es decir: el objetivo del Peronismo no es otro que hacer desaparecer el capitalismo -la "causa" de todos los problemas económicos, políticos y sociales- lo que, por si mismo, impedirá que surja un "efecto" indeseado: el capitalismo estatal "insectificante" comunista. Esta distinción es enormemente importante porque hoy, ante el pase de las burocracias ex-comunistas de la URSS y Europa del Este al bando capitalista encabezado por los archibandidos yanquis, no faltan pícaros supuestamente "peronistas" que declaran "superada" la Tercera Posición y "recomiendan" la "aceptación del triunfo capitalista". A esos proveedores de coartada de la claudicación y el más infame renunciamiento, les conviene repasar las luminosas enseñanzas de Perón y la compañera Evita: "El peronismo no puede confundirse con el capitalismo, con el que no tiene ningún punto de contacto. Eso es lo que vió Perón, desde el primer momento. Toda su lucha se puede reducir a esto: en el campo social, lucha contra la explotación capitalista." [8].

El Peronismo, por lo tanto, se enfrenta implacablemente al capitalismo más allá de si el comunismo existe o no. Su rivalidad con el marxismo es en el terreno de la eficacia revolucionaria: ver quién consigue derribar finalmente al injusto sistema capitalista. De ahí las precisas orientaciones del General Perón: "Nosotros somos la cabeza del movimiento nacional revolucionario. A ningún partido o movimiento se le debe permitir colocarse en una actitud más 'revolucionaria' que la nuestra. El día que eso ocurriera, habríamos perdido nuestra 'razón de ser' como movimiento, al ser reemplazados en la conducción popular. A los justicialistas que se coloquen en actitudes 'conformistas' o 'conciliadoras' para con el sistema imperante en nuestra patria, hay que expulsarlos del Movimiento sin miramientos. Son enemigos del pueblo y por lo tanto, enemigos nuestros." [9].

La deserción de las cúpulas marxistas -ya sean socialdemócratas o comunistas- del frente revolucionario al que supuestamente pertenecían, resuelve en la práctica el pleito entre Peronismo y marxismo al probar que el único anticapitalismo y antiimperialismo posible en la actualidad es el corporizado en Movimientos Nacional-Populares y Terceristas de Liberación: auténtico Peronismo argentino, bolivarianos de Venezuela, fundamentalismo revolucionario islámico de las naciones y pueblos musulmanes, resistencia armada torrijista panameña, etc. Los escasos núcleos que, con mejores deseos que resultados, aún intentan seguir aferrados a la vieja liturgia tradicional comunista, antes o después abandonarán las marchitas y superadas banderas del comunismo para integrarse lisa y llanamente a las pujantes fuerzas del nacionalismo popular revolucionario y de la Tercera Posición.

Proceso de socialización
Siendo el General Perón el conductor de un proceso revolucionario real y no un utopista de gabinete, es lógico que el grueso de su producción teórica más que dedicarse a teorizar sobre la sociedad futura se concentre en los problemas prácticos de un gobierno de liberación nacional y social o, tras la contrarrevolución oligárquica de 1955, en la lucha concreta para la recuperación del poder por parte del pueblo argentino. Eso no significa que el proceso de socialización por el propugnado sea tan a largo plazo que se convierta en una simple e inoperante expresión de deseos o fórmula retórica. De hecho el máximo dirigente justicialista expone en forma constante y repetida las fórmulas específicas que, a su juicio, revestirá ese proceso de socialización no estatista. Un interesante aporte doctrinario en ese sentido es el vertido en una larga conferencia concedida en 1970 al periodista uruguayo Carlos María Gutiérrez, corresponsal de Prensa Latina. Ante la pregunta "¿usted cree que además habría de ir, en el caso de la toma del poder, a la destrucción de ese tipo de estructuras burguesas; digamos, de la libre empresa, para emplear el término corriente? ¿Ir más allá de lo que se fue entre 1950 y 1955?", Perón responde sin la menor duda: "Nosotros lo estábamos haciendo, pero lo estábamos haciendo a través de un sistema. Que ya había empresas... Las cervecerías del país estaban todas en manos de una cooperativa del sindicato de cerveceros. Yo pensaba hacer lo mismo con los ferrocarriles, en cuanto suprimiera el déficit; entregarlos al sindicato de los ferrocarriles. Y había fábricas, como... De la Lanera del Sur... la... no me acuerdo cómo se llama, que ya estaban sobre ese sistema.
La concepción es ésta: un promotor de empresa emplea cien millones para promover una empresa. Hasta que él ha retirado esos cien millones más su interés, esa empresa debe ser exclusivamente de él. Pero cuando ha retirado su capital, más un interés razonable, esa empresa ya no es de él; es de todos los que la trabajan. Esa es la concepción cooperativista de la empresa. Por ese sistema, usted va llevando todo hacia cooperativas; cooperativas donde trabajan patrones, obreros y todos, pero que trabajan en la producción.
Ahora, si eso no se hace en todas las empresas, el Estado, al final tendrá que hacerse cargo de aquellas donde no se ha realizado." [10].

Se trata de una cita tan extensa como instructiva que nos muestra un modo (no el único propuesto por Perón) de llegar gradual e incruentamente a la entrega de los bienes de producción a los trabajadores; recalca la concepción cooperativista-sindical de ese proceso de socialización y, a la vez, recuerda ejemplos concretos con los que el Peronismo en el poder avanzó en ese sentido.

Cooperativas y Peronismo
La concepción de las formas cooperativistas de propiedad como uno de los medios principales de socialización no estatista de la economía es lógica "porque -como recalca Perón- es un ideal justicialista que todo el proceso económico quede en manos de los 'hombres que trabajan' y el sistema cooperativo tiende a ello." [11].

Que no se trata de una mera declaración retórica salta a la vista si comparamos, por ejemplo, las cifras relativas al cooperativismo argentino entre 1946 y 1951. Entre esas fechas, el número de cooperativas pasa de 1.299 a 2.400, el número de asociados de 500.000 a 800.000, el capital suscrito (en millones de m$n) de 95 a 350, y las operaciones efectuadas (también en m$n) de 361 a 2.000. O dicho sea de otro modo: en apenas cinco años el sector cooperativo aumenta en un 100% en su número, en un 60% en asociados, en un 260% del capital suscrito, y en un 440 por ciento de las operaciones realizadas.

Este gigantesco salto se profundiza aún más a partir de 1952 y, sobre todo, con la promulgación del Segundo Plan Quinquenal. En su exposición del 1º de mayo de ese año, el General Perón muestra esa línea estratégica en lo económico: "Las cooperativas agrarias han merecido nuestro total apoyo, como que ellas son, en la economía social de la doctrina peronista, unidades de acción económica que realizan el acceso de los hombre que trabajan a la posesión total del instrumento y del fruto de sus esfuerzos. La ayuda crediticia a las cooperativas alcanzó en el quinquenio a la suma de 1.000 millones de pesos y va en progresivo aumento. Señalo como norma tendida hacia el futuro la de preferir en el crédito a las organizaciones cooperativas sobre las empresas de carácter individual. Llegaremos progresivamente a dejar en manos de la organización cooperativa agraria todo el proceso económico de la producción. No debe haber en el país un sólo agricultor que no sea cooperativista, porque la organización cooperativa es al trabajador agrario lo que la organización sindical es al trabajador industrial, sin que esto signifique que la industria no pueda organizarse en forma cooperativa." [12].

La cooperativización-socialización total de los medios de producción es, por lo tanto, un objetivo explícito del Peronismo. Esa cooperativización se concentra en un principio sobre todo en el terreno agrario, por ser ésta un área económica de más fácil socialización y donde, además, existe una notable tradición de organizaciones cooperativas previa al Justicialismo, pero se expande hasta lograr el fin señalado por Juan Domingo Perón: las "cooperativas como unidades básicas justicialistas para la organización nacional de la producción, la industria y el comercio." [13].

Estado Revolucionario
La defensa que el Peronismo hace del modelo cooperativo de organización económica, no puede ni debe confundirse con las fantasías reformistas que sobre las cooperativas tienen grupos pequeñoburgueses como los diversos desprendimientos del Partido Socialista del reputado gorila Juan B. Busto. El Movimiento Nacional de Liberación creado por Perón, al contrario que dichos grupos socialdemócratas, sabe que, aunque parezca una perogrullada recordarlo, el sistema capitalista está creado para que triunfen los capitalistas y, por tanto:"Los fracasos del cooperativismo, en tiempos de la economía capitalista, son explicables y perfectamente lógicos: una cooperativa, exponente perfecto de economía social, no podía conciliar sus intereses ni podía enfrentarse con los monopolios del capitalismo." [14]. Para evitar eso hace falta un ordenamiento político y social, un Estado, que cambie las "reglas de juego" capitalistas y las sustituya por otras de tipo revolucionario, popular, anticapitalista y pro-cooperativista, ya que "indudablemente el movimiento cooperativo no puede ir adelante sin el apoyo del Gobierno. En todas las partes del mundo las cooperativas han fracasado cuando han tenido en contra al Gobierno." [15].

En concreto, ello implica:

1º) Arrebatar a la oligarquía el control sobre los sectores claves de la economía. Según la Constitución Justicialista de 1949, en su artículo 40, esos sectores clave son la importación y exportación, minerales, caídas de agua, yacimientos de petróleo, de carbón y de gas, y las demás fuentes naturales de energía, con excepción de los vegetales, así como los servicios públicos. Corresponde su propiedad, en un principio, al Estado aunque, como ya vimos, a medida que avanza el proceso revolucionario parte de esas actividades pueden pasar a manos de los trabajadores del sector por medio de sus cooperativas obreras o sindicatos. Es posible también, como muestra el caso de SEGBA, la existencia de formas intermedias de cogestión obrero-estatal así como empresas con conducción tripartita: Estado-trabajadores-usuarios.

2ª) Una planificación indicativa que, sin caer en los errores centralistas burocráticos de la planificación de tipo estatista-comunista, impida que con el viejo cuento del "mercado libre" acaben manipulando la economía un puñado de grandes empresas extranjeras o nativas: "La cacareada 'libertad de la economía' no ha pasado nunca de ser una ficción, desde que, a la economía o la dirige el Estado o la hacen, en su lugar, los grandes consorcios capitalistas, con la diferencia de que el primero puede hacerlo en beneficio del pueblo; en cambio, los segundos lo hacen generalmente en su perjuicio." [16].

3º) Formas de apoyo directo del Estado a las cooperativas y empresas sindicales, lo que incluye desde apoyo crediticio preferencial hasta la contratación directa por parte del Estado en aquellas tareas que éste suele descargar en las empresas capitalistas. Aquí conviene recordar una directísima afirmación del General Perón ante miembros del Comité Central y delegados regionales de la CGT que visitaron la Residencia Presidencial de Olivos el 9 de agosto de 1950: "El Gobierno está dispuesto a dar a las cooperativas obreras la oportunidad para que hagan negocios que les permitan ganar mucho dinero; en lugar de dárselos, como se hacía antes, a entidades capitalistas.".

4º) El combate en el terreno ideológico contra las supervivencias de la mentalidad individualista burguesa, fomentando el conocimiento de las formas de economía social y cooperativista, especialmente entre la juventud. El Segundo Plan Quinquenal, por ejemplo, en su apartado IV.G.14 sostiene: "La difusión de los principios del cooperativismo y la constitución de cooperativas escolares y estudiantiles serán auspiciadas por el Estado a fin de contribuir a la formación de la conciencia nacional cooperativista y prestar servicios útiles a los alumnos." [17].

Socialización integral

Cuando anteriormente recordábamos que para el General Perón las cooperativas debían tender a convertirse en las "unidades básicas justicialistas para la organización nacional de la producción, la industria y el comercio", queda claro que la socialización-cooperativización que el Peronismo propugna no se reduce al nivel de cada empresa o unidad económica de producción. Esto es así porque si bien la entrega de todas las empresas a sus propios técnicos y trabajadores autoorganizados en cooperativas, impide tanto la explotación del hombre por el hombre (capitalismo), como la explotación del hombre por el Estado (comunismo) no por ello resuelve todos los problemas de la economía. Para empezar, no asegura la igualdad de oportunidades puesto que existen sectores económicos más productivos que otros y, dentro de cada sector económico, empresas más grandes y más chicas, más modernas y más atrasadas, etc. Tampoco se garantiza una real solidaridad nacional desde el momento en que si esas empresas cooperativizadas se desenvuelven en el marco de una economía de mercado necesariamente se provocará una brutal competencia entre las empresas, considerando cada colectivo obrero o cooperativa un rival en la búsqueda del beneficio a los otros colectivos obreros cooperativos.
Para evitar esos posibles efectos negativos el General Perón impulsa no cooperativas aisladas sino "la unversalización de la organización cooperativa" [18] mediante la Federación de Cooperativas de cada rama de producción. Éstas, estructuradas democráticamente y desde abajo hacia arriba, permiten que cada empresa sea gestionada de un modo directo y sin burocracias externas por sus propios técnicos y trabajadores, pero, a la vez, crea canales solidarios de redistribución de los beneficios generales para apoyar a aquellas cooperativas obreras asociadas que, por diversas razones, tienen que sufrir desventajas objetivas ajenas al trabajo o la gestión de su colectivo laboral: implantación en provincias alejadas del circuito comercial, catástrofes naturales...

Hay que resaltar que, como detalla Perón el 13 de octubre de 1952 en una exposición ante representantes de las cooperativas agropecuarias, esas Federaciones de Cooperativas no engloban sólo a una rama económica sino que participan de un modo directo en todo el proceso productivo y de comercialización. En el caso de esas mismas cooperativas agrarias, Perón propugna concretamente los siguientes campos de acción: "El gobierno aspira a que las cooperativas agropecuarias constituyan las unidades básicas de la economía social agraria y participen, primero: en el proceso colonizador y en la acción estatal tendiente a lograr la redistribución de la tierra en unidades económicas sociales adecuadas. Segundo: que participen en el proceso productivo mediante la utilización racional de los elementos básicos del trabajo agropecuario: maquinaria agrícola, galpones ferroviarios, silos, elevadores de granos, semillas, etc., etc. Tercero: que participen también en el proceso interno de comercialización de las cosechas de sus asociados, para lo cual el Estado auspiciará el acceso de los productores organizados a los centros de consumo, mercados oficiales, proveedurías, etc. Cuarto: que participen en el proceso de la industrialización regional primaria de la producción agropecuaria de sus asociados. Sexto: que participen en la acción estatal tendiente a suprimir toda intermediación comercial innecesaria. Séptimo: que participen en la fijación de precios básicos y precios diferenciales que se fijarán a favor de las cooperativas agropecuarias. Octavo: que participen en la redistribución de los márgenes de utilidad que se obtengan con motivo de la comercialización. Noveno: que participen en la acción social directa a cumplirse en forma integral en beneficio de los productores agropecuarios; y, décimo: el Estado auspicia la organización de un sistema nacional unitario de cooperativas de productores agropecuarios que represente a todos los productores del país y defienda sus intereses económicos y sociales." [19].

Se trata, por lo tanto, de una estructuración integral de la economía que, partiendo de las cooperativas autónomas y descentralizadas, engloba el proceso de producción en su conjunto, racionalizando ese mismo proceso productivo, abaratando costos e impidiendo que cada sector de la cadena productiva y de comercialización compita con los otros. Con decir que para el Líder Justicialista "el gobierno está dispuesto a prestar la ayuda más extraordinaria para que las cooperativas instalen sus propias fabricaciones de herramientas y maquinarias agrarias" [20], está todo dicho. Cada Federación de Cooperativas o "Sistema Nacional Unitario de Cooperativas" además de englobar a todas las cooperativas de ese sector económico, coordina el proceso de producción en su conjunto: desde la producción propiamente dicha a la comercialización, pasando por el transporte y hasta la fabricación de bienes y elementos necesarios.

Empresas sindicales
Las cooperativas federadas no son el único método de socialización impulsado por el Peronismo. En la antes citada entrevista concedida por el General Perón a Carlos María Gutiérrez, el creador del Peronismo menciona un tipo especial de cooperativas: la cooperativa de sindicatos. En éstas, la coordinación de las distintas empresas cooperativizadas se da mediante la organización sindical que, de un modo natural, alcanza a toda la rama de producción. Se alcanza así la vieja tesis del sindicalismo revolucionario, que tanta influencia tuviera en el Movimiento Obrero pre-peronista, y que desde la Carta de Amiens (1916) había proclamado que "el sindicato actualmente nada más que un grupo de resistencia, será en el futuro responsable de la producción y distribución, bases de la organización social" [21]. Como ese modelo de cooperativización sindicalista es más fácil de aplicar en la industria, sector más importante de la economía argentina, es por ello lógico que sea ese mismo modelo el que tienda a predominar en el ideario peronista de tal manera que Perón llega a definir al Estado Peronista futuro como un "Estado Sindicalista" [22].

Las cooperativas o empresas sindicales han sido denominadas a veces también como "Empresas Comunitarias". En "Fundamentos de Doctrina Nacional Justicialista", texto de la "Escuela Superior de Conducción Política del Movimiento Nacional Justicialista" (entre paréntesis, entidad nada sospechosa de "desviaciones izquierdistas") se define de la siguiente forma a la Empresa Comunitaria:
"Considerada en su aspecto funcional, la empresa es una comunidad jerarquizada de productores, diversamente especializados, que aúnan esfuerzos para fabricar determinado artículo o prestar determinado servicio, valiéndose para ello de las herramientas o máquinas que impone la técnica moderna. Considerada, por el contrario, en su aspecto legal, esta misma empresa no pasa, hoy en día, de un mero capital que compra máquinas, materias primas y trabajo. Pura ficción. Pues si con un golpe de varita mágica se suprimieran los dueños del capital, la empresa seguiría funcionando sin la menor perturbación, mientras que pararía y desaparecería si se eliminasen los productores. No basta, por lo tanto, mejorar el nivel de vida del proletariado. No basta dar al productor el lugar que le corresponde en la Comunidad. No resuelve nada cambiar el sistema capitalista sustituyendo la oligarquía burguesa por una oligarquía burocrática. Lo que hace falta es suprimir el salariado, devolviendo a la empresa, aprehendida en su realidad orgánica, la posesión y, de ser posible, la propiedad de su capital, así como la libre disposición del fruto de su trabajo. Cualquier ente social -individuo, grupo o comunidad- tiene el derecho natural de poseer los bienes que le son imprescindibles para subsistir y realizarse plenamente. El municipio, por ejemplo, tiene naturalmente derecho a la propiedad de la vía pública o de la red de alumbrado. El municipio en sí, no la suma de sus habitantes. Cuando alguien viene a instalarse en una ciudad, no tiene que comprar su parte de calle ni de usina; ni la vende cuando se va. La empresa es también un ente social independiente de sus integrantes individuales del momento. Es ella la que tiene que ser dueña de su capital, al que encontrará y usufructuará el productor entrante y dejará para sucesor el productor saliente. Esto vale tanto para la empresa industrial como para la empresa agropecuaria. Los reformistas pequeños burgueses que quieren lotear las unidades orgánicas de nuestro campo fomentan el minifundio y la miseria. La tierra debe ser de quienes la trabajan, como las máquinas de quienes trabajan con ellas. Tal principio no supone, en absoluto, el parcelamiento de la propiedad de los instrumentos de la producción, sino la supresión de la propiedad individualista de bienes que otros -individuos o grupos- necesitan. O sea la supresión del parasitismo en todas sus formas. Eliminado el parasitismo capitalista, las clases desaparecerán 'ipso facto'. No habrá más burgueses ni proletarios, sino productores funcionalmente organizados y jerarquizados en sus empresas. El gremio perderá entonces el carácter clasista que le ha impuesto una lucha necesaria cuya responsabilidad no lleva y volverá a convertirse en una federación de empresas comunitarias, con el patrimonio asistencial que necesita y los poderes legislativo y judicial que definirán sus fueros. En cada gremio, un banco distribuirá el crédito entre las empresas, dentro del marco de la planificación y conducción económica del Estado nacional. La Revolución Justicialista no busca, pues, llegar a una componencia entre capitalismo individualista y capitalismo estatal, ni 'mejorar las relaciones entre capital y trabajo'. Repudia íntegramente cualquier forma de explotación del hombre por el hombre y quiere volver, en todos los campos, al orden social natural. Es éste el sentido de nuestra Tercera Posición." [23].

Las cooperativas sindicales o empresas comunitarias, por lo tanto, coinciden con las cooperativas "tradicionales" en que la propiedad no pertenece a un capitalista individual burgués o al Estado-patrono, pero, a la vez, se diferencian de esas mismas cooperativas en que la propiedad no es divisible ya que pertenece íntegramente a la comunidad laboral de técnicos y trabajadores que las componen. Además, volvemos a recalcarlo, la solución peronista no es sólo a nivel microeconómico (socialización de la empresa) sino también a nivel macroeconómico (socialización global de la economía).

Conducción económica de la Nación
Lo que denominamos socialización "global" o "integral" de la economía es otro de los rasgos que diferencia al Peronismo tanto del capitalismo como del comunismo. Para el General Perón:
"La doctrina económica que sustentamos establece claramente que la conducción económica de un país no debe ser realizada individualmente, que esto conduce a la dictadura económica de los trusts y monopolios capitalistas. Tampoco debe ser realizada por el Estado, que convierte la actividad económica en burocracia, paralizando el juego de sus movimientos naturales. El Justicialismo, siempre en su tercera posición ideológica, sostiene que la conducción económica de la Nación debe ser realizada conjuntamente por el gobierno y por los interesados, que son los productores, comerciantes, industriales, los trabajadores y aun los consumidores; ¡vale decir, por el gobierno y por el pueblo organizado! Mientras esto no se realice plenamente, el gobierno cometerá los errores propios de toda conducción unilateral y arbitraria por más buena voluntad que tenga." [24].

Estas indicaciones, que se refieren a la etapa de transición del Peronismo (cuando aún existe un importante sector económico privado), no suponen, ni mucho menos, que el Líder de la Revolución Nacional argentina oculte el objetivo final anticapitalista de su proyecto. De ahí que, a continuación de lo anterior, aclare:"Nosotros queremos compartir con los intereses privados la conducción económica de la República, pero exigimos que esos intereses se coloquen en la línea peronista que apunta a nuestros dos grandes objetivos económicos: la economía social y la independencia económica, porque ellos son mandato soberano que el pueblo nos ha impuesto y que nosotros tenemos que cumplir de cualquier manera: con la colaboración de las fuerzas económicas si es posible, o enfrentándolas, si ellas no quieren compartir con nosotros el mandato del pueblo soberano. En esta tierra no reconocemos, señores, más que una sola fuerza soberana: la del pueblo. Todas las demás están para servirla. Cualquiera que intente invertir este valor fundamental está, por ese solo hecho, atentando contra el primero, básico y esencial principio del peronismo; atenta, por lo tanto, contra el pueblo y está, por otra parte, fuera de la Constitución Nacional que rige el derrotero de la República (...) Es necesario que nadie se llame a engaño: la economía capitalista no tiene nada que hacer en nuestra tierra. Sus últimos reductos serán para nosotros objeto de implacable destrucción." [25].

La conclusión es que, ya sea con la participación de las organizaciones empresariales (en la etapa de transición) o sin ellas (cuando el Peronismo ha logrado su objetivo económico de entregar los medios de producción a los propios trabajadores autoorganizados), existe una planificación democrática e indicativa en la que participan el gobierno, los trabajadores (mediante los sindicatos, federaciones de cooperativas y de empresas comunitarias), organizaciones de usuarios de servicios y consumidores y todo tipo de organizaciones libres del Pueblo. Se evitan así los errores burocráticos de una planificación burocrática y ultracentralizada como la comunista y, por otro lado, se da un margen de maniobra relativamente grande al mercado [26].

Estado Sindicalista
Pero no sólo el Estado Justicialista va delegando gradualmente funciones económicas en las organizaciones de trabajadores. De hecho el Peronismo apunta a la socialización de la economía y del poder por lo que esas mismas organizaciones de trabajadores, federadas democráticamente desde la empresa hasta subir a nivel nacional, acaban asumiendo la representación y control político gradual del país: "La representación política tiene una función esencial que cumplir en el juego de la verdadera democracia que nosotros propugnamos. Pero también sostengo, como un principio indiscutible que emana de la experiencia política de los últimos tiempos, entre nosotros y en el mundo entero, que tan esenciales como las organizaciones políticas son, en el juego de la verdadera democracia, las organizaciones sindicales. No existe contradicción en nuestra doctrina cuando afirmamos que éste indudablemente es un momento de transición de los Estados políticos a los Estados de estructura sindical (...) La afirmación del derecho a la cooperación con el gobierno del país que nosotros reconocemos, propugnamos y realizamos para las organizaciones sindicales no excluye el derecho de ningún otro argentino; pero en la misma medida en que todos los ciudadanos del país vayan integrando la única clase de argentinos que debe existir en esta tierra: la clase de hombres que trabajan, la representación política dejará de serlo en el antiguo y desprestigiado sentido de la palabra, para adquirir el nuevo sentido peronista de su dignidad." [27].

La socialización de la economía y del poder, por lo tanto, van íntimamente ligadas y, como sagazmente afirmará Perón en un texto de 1968, ambos aspectos no se pueden jamás desligar ya que, en última instancia, los partidos demoliberales (instrumentos burgueses de deformación y control de la voluntad popular) son una consecuencia del capitalismo y, por lo tanto, sin acabar con el capitalismo es imposible sustituirlos por un nuevo y más efectivo tipo de democracia de los trabajadores: "Los que saben 'tomar el rábano por las hojas' y son partidarios de erradicar la política, suelen intentar hacerlo por decreto, sin percatarse que es muy difícil 'matar a nadie por decreto' cuando las causas siguen generando sus efectos, porque poca importancia tiene la existencia legal cuando está sometida la existencia real. Para que desaparezcan las entidades demoliberales, es preciso que antes desaparezca el demoliberalismo. En el mundo de nuestros días, al desaparecer paulatinamente el sistema capitalista, vienen desapareciendo también los partidos demoliberales, que son su consecuencia. Resulta lo más anacrónico cuando se atenta contra esas formaciones políticas mientras por otro lado se trata de afirmar por todos los medios el sistema que los justifica. La intención de dejar a los pueblos sin ninguna representación no es nueva ni es original porque todas las dictaduras lo intentan, pero la Historia demuestra elocuentemente que, cuando ello se produce, las consecuencias suelen ser funestas para las mismas dictaduras que lo promueven." [28].

Al contrario que el demoliberalismo capitalista y burgués, el Peronismo busca "una democracia directa y expeditiva" [29], pero a ella no se llega por dictaduras totalitarias de tipo fascista o marxista, sino por la profundización de esa misma democracia política y su extensión al terreno económico mediante la socialización directa (y no estatista) de los medios de producción. Se trata evidentemente, de un proceso largo, complejo y gradual del que, con sincera modestia, Perón reconoce haber iniciado tan sólo los primeros pasos: "Entre lo político y lo social el mundo se encuentra en un estado de transición. Tenemos la mitad sobre el cuerpo social y la otra mitad sobre el cuerpo político. El mundo se desplaza de lo político a lo social. Nosotros no estamos decididamente ni en un campo ni en el otro; estamos asistiendo al final de la organización política y al comienzo de la organización social (...) Es decir, todo ese proceso se va realizando. Yo no puedo abandonar el partido político para reemplazarlo por el movimiento social. Tampoco puedo reemplazar el movimiento social por el político. Los dos son indispensables. Si esa evolución continúa, nosotros continuaremos ayudando a la evolución. Cuando llegue el momento propicio le haremos un entierro de primera, con seis caballo, al partido político y llegaremos a otra organización. Pero estamos en marcha hacia el Estado Sindicalista, no tengan la menor duda." [30].

La democracia fabril y la autogestión de la economía irá, por lo tanto, sustituyendo gradualmente a los partidos políticos que no tienen porqué ser prohibidos o ilegalizados ya que, dejados de lado por los ciudadanos-productores, lanquidecerán y desaparecerán como cáscaras vacías.


¿Utopía Peronista?
¿Hasta qué punto puede llegar esa socialización de la economía y el poder propugnada por el Peronismo? De hecho el General Perón, y con él la mayoría de teóricos justicialistas, se han negado siempre a elaborar complejísimas elucubraciones al respecto por ser revolucionarios y no utopistas o futurólogos. Además: "La apelación a la utopía es, con frecuencia, un cómodo pretexto cuando se quiere rehuir las tareas concretas y refugiarse en un mundo imaginario; vivir en un futuro hipotético significa deponer las responsabilidades inmediatas. También es frecuente presentar situaciones utópicas para hacer fracasar auténticos procesos revolucionarios. Nuestro modelo político propone el ideal no utópico de realizar dos tareas permanentes: acercar la realidad al ideal y revisar la validez de ese ideal para mantenerlo abierto a la realidad del futuro." [31].

Desde esa perspectiva, desde la visión de un modelo "ideal" al que acercar la realidad y a revisar a la luz de esa misma realidad, puede ser de cierto interés la descripción que del socialismo nacional peronista hace, en la década de los 70, la hoy desaparecida "Tendencia Nacional y Popular del Peronismo":

"El socialismo nacional es el proyecto dentro del cual el pueblo argentino ejercerá un poder decisivo por sí y ante sí en los niveles del Estado, la empresa y la universidad a través del control obrero de los medios de producción, de comunicación y de educación. Es un socialismo de autogestión en el que cada fábrica, cada taller, cada laboratorio, aula o biblioteca se transforma en una célula política con poder de crítica y de control sobre la planificación nacional y la acción política interior y exterior. El socialismo nacional es la democratización absoluta del aparato informativo y la apertura integral de la capacitación técnica a la masa obrera. Es la formación de un partido capaz de emitir todos los impulsos ideológicos necesarios para que en cada momento del proceso el pueblo esté presente, real e intensamente, en la elaboración de las supremas decisiones nacionales. Es la asamblea del pueblo que transforma esos impulsos en leyes populares. Es el Estado técnico-planificador que concierta toda la actividad informativa y prospectiva desde y hacia las estructuras sociales y económicas descentralizadas. Socialismo nacional significa plena vigencia de la opinión comunitaria a través de consejos de producción, servicios y educación. Es la empresa bajo control del colectivo obrero. Es la universidad gobernada por profesores revolucionarios, investigadores y estudiantes. Es la alianza de la universidad y la empresa socializada y sometida al régimen de autogestión. Socialismo nacional es, en suma, participación total, justicia para los trabajadores y dominio del pueblo de todos los resortes de acción política." [32].

Peronismo de los trabajadores
Críticas de detalle al margen, el texto anterior puede considerarse una interesante aproximación a una economía peronista plenamente realizada aunque, volvemos a repetirlo, si en el Peronismo no abundan descripciones detalladas de ese tipo es porqué, a imitación de su fundador, la tarea esencial es imponer en la práctica un modelo político, económico y social que parta de la realidad actual para crear esa realidad nueva. Una realidad que, en un principio, no es aún socialista sino nacional y popular ya que la Argentina preperonista (como reconoce el propio Lenin en su célebre "El Imperialismo, Etapa Superior del Capitalismo" [33]) era una virtual "colonia comercial" británica. Por ello mismo, y sin necesidad de basarse en textos extranjeros, Perón afirma tajantemente que la tarea previa de cualquier revolucionario no era y no es otra que lograr quebrar esas cadenas imperialistas y recuperar la autodeterminación nacional, ya sea frente al imperialismo inglés del pasado o el imperialismo yanqui actual, que recolonizó la Argentina precisamente a partir del derrocamiento militar del Gobierno Popular Peronista en 1955:
"La felicidad de nuestro Pueblo y la felicidad de todos los pueblos de la tierra, exigen que las naciones cuya vida constituyen sean socialmente justas. Y la justicia social exige, a su vez, que el uso y la propiedad de los bienes que forman el patrimonio de la comunidad se distribuyan con equidad. Pero mal puede distribuir equitativamente los bienes de la comunidad un país cuyos intereses son manejados desde el exterior por empresas ajenas a la vida y al espíritu del Pueblo cuya explotación realizan. ¡La felicidad del Pueblo exige, pues, la independencia económica del país como primera e ineludible condición!" [34].

Consecuencia lógica del carácter antiimperialista de la revolución argentina durante su primera etapa es que la contradicción central no es "socialismo o capitalismo" sino "Patria o colonia", "Nación o Imperio", "Liberación o Dependencia". Sectores patrióticos y antiimperialistas, aunque no necesariamente defensores de un socialismo nacional tal cual lo entendía el General Perón, pueden y deben participar activamente en ese verdadero Movimiento Nacional de Liberación que es el Peronismo. Más aún, toda la historia del Peronismo puede reducirse a un esfuerzo doble, genialmente ejemplificado por la conducción de Perón: de un lado ampliar al máximo el Peronismo y su campo político y social de influencia; de otro lado generar los "anticuerpos" organizativos e ideológicos de masas suficientes como para que esa misma amplitud no acabe generando desviacionismos de "derecha" o de "izquierda", o frenando el impulso revolucionario del Movimiento de masas. Y aquí viene como anillo al dedo recordar una de las más conocidas cartas del General Perón a la Juventud Peronista: "No intentamos de ninguna manera sustituir a un hombre por otro; sino un sistema por otro sistema. No buscamos el triunfo de un hombre o de otro, sino el triunfo de una clase mayoritaria, y que conforma el Pueblo Argentino: la clase trabajadora. Y porque buscamos el poder, para esa clase mayoritaria, es que debemos prevenirnos contra el posible 'espíritu revolucionario' de la burguesía. Para la burguesía, la toma del poder significa el fin de su revolución. Para el proletariado -la clase trabajadora de todo el país- la toma del poder es el principio de esta revolución que anhelamos, para el cambio total de las viejas y caducas estructuras demoliberales. (...) Si realmente trabajamos por la Liberación de la Patria, si realmente comprendemos la enorme responsabilidad que ya pesa sobre nuestra juventud debemos insistir en todo lo señalado. Es fundamental que nuestros jóvenes comprendan, que deben tener siempre presente en la lucha y en la preparación de la organización que: es imposible la coexistencia pacífica entre las clases oprimidas y opresoras. Nos hemos planteado la tarea fundamental de triunfar sobre los explotadores, aun si ellos están infiltrados en nuestro propio movimiento político." [35].

La Tercera Posición justicialista no es, por lo tanto, un pálido capitalismo reformista "de rostro humano" ni una mezcla arbitraria de capitalismo y marxismo. Es una solución revolucionaria e integral: "El objetivo central de la 'Tercera Posición' puede resumirse así: 'Socializar sin disolver la personalidad, socializar sin extinguir la independencia de la conciencia individual frente al estado, socializar sin confundir totalmente individuo y sociedad, sociedad y estado." [36].

El General Perón, con su lenguaje siempre más sencillo y comprensible, lo sabrá decir de otra forma: "No todo es pan en esta vida. El trabajador debe no sólamente sembrar el trigo y amanasar el pan sino conquistar una posición, desde la cual puede dirigir la plantación y la fabricación del pan." [37].

Vigencia revolucionaria del Peronismo
En 1983, a poco de recuperar la democracia política en la Argentina, un estudioso del Justicialismo aseguraba con notable perspicacia sobre el Movimiento Peronista:
"En el aspecto ideológico se presentan, en términos sintéticos, tres grandes opciones: a) la de la alvearización bajo el modelo de un partido de inspiración social-cristiana o laborista, ésta última con cierta tradición en el Movimiento; b) la opción por el partido de vanguardia, contenida en las formulaciones del proyecto foquista guerrillero; c) la orientación hacia una democracia autogestionaria de los trabajadores que parte de las experiencias de lucha del justicialismo para articular democracia, lucha obrera y cuestión nacional." [38].

Dichas opciones, a grosso modo, se corresponden con tres interpretaciones históricas diferentes sobre la Doctrina Peronista:

a) Aquellos que se conforman con una reedición más o menos actualizada del periodo 1944-55, es decir: un capitalismo nacional autónomo, independiente con respecto al imperialismo, con fuertes rasgos democrático-populares y altamente distributivo. En esta visión que podríamos denominar "histórica" o "tradicional" del Peronismo deben ubicarso no sólo las fracciones "social-cristiana", "socialdemócrata" o "laborista", sino también ciertas corrientes "nacionalistas", incluso "fascistizantes" (que desdeñan los aspectos democráticos del pensamiento de Perón) o el autodenominado "nacionalismo popular revolucionario peronista", formalmente más "izquierdista" y en la práctica más combativo pero que, respecto a sus objetivos finales, no supera los límites de todo este espacio peronista.

b) El Peronismo fuertemente "heterodoxo" continuador de la pequeña burguesía peronizada en la decada del '60 y que, en diferentes grados y proporciones intenta amalgamar Peronismo y elementos ideológicos extraños a la tradición justicialista: planteamientos filocastristas o maoizantes, foquismo, "nueva izquierda" de los '60, etc. Esta corriente, hoy muy debilitada tras la derrota montonera, intenta ir más allá de la experiencia de 1945-55 pero el Socialismo Nacional que propugna tiene excesiva influencia marxista por lo que choca con la "lógica" del grueso del Peronismo que, generalmente con razón, tiende a visualizarlo como excesivamente en los bordes del Peronismo, con un pié dentro y otro en dirección a las sectas antiperonistas.

c) Quienes entienden que el desarrollo natural del Peronismo es una "democracia autogestionaria de los trabajadores" surgida no por introducción de una ideología o construcción teórica ajena al Peronismo sino como desarrollo de los planteamientos teóricos del propio General Perón y de la experiencia y memoria histórica del conjunto del Movimiento (y no sólo de fracciones internas "de vanguardia"). Esta corriente, por su mismo apego al "sentido común" de las bases y cuadros históricos del Peronismo y, además, ante la bancarrota histórica del marxismo (que salpica a la "izquierda peronista") neo o postmoderna, es la única que, hoy por hoy, puede hegemonizar a la militancia más combativa y consecuente del Movimiento, impidiendo la reedición de enfrentamientos fraticidas internos como los de la década del '70. Más aún, como esta corriente "revolucionaria ortodoxa" o "revolucinaria tercerista" (por reivindicar explícitamente el anticapitalismo del Peronismo, pero también su antimarxismo) surge de la "profundización" del Peronismo "tradicional" y no, como en el caso del montonerismo, de su negación, su posibilidad de desarrollo es enorme; en especial porqué ante una camarilla liberal que usurpa la conducción del Justicialismo pero niega todos sus postulados históricos (nos referimos, obviamente al menemismo) todos los sectores del Peronismo pueden actuar en conjunto durante un largo tiempo más allá de sus matices: "laboristas", "social-cristianos", "socialdemócratas", "nacionalistas", "nacionalistas populares revolucionarios" y "terceristas revolucionarios". El crecimiento de esta última tendencia depende, por lo tanto, más que de la prédica diferenciadora e ideologista, de la conducción práctica de todas y cada una de las luchas y su resultado organizativo.

Notas
1. Este Preámbulo puede consultarse en Julio Godio, El Movimiento Obrero Argentino (1943-1955), Ed. Legasa, Bs. As., 1990, pp. 211 y ss.
2. Juan Domingo Perón, Mensaje del Presidente de la Nación Argentina General Juan Domingo Perón al inaugurar el 86º Periodo Ordinario de Sesiones del Honorable Congreso Nacional, Subsecretaría de Informaciones de la Presidencia de la Nación, 1952, pp. 125-126.
3. Julio Meinville, Política Argentina 1949-1956, p. 284 (artículo del 29 de junio de 1951).
4. Juan Domingo Perón, op. cit., p. 47.
5. El término "autogestión" fue introducido en Francia a fines de los años 60 para designar un modo de socialismo no estatista, caracterizado por la "gestión directa" de la empresa por sus propios trabajadores, y no por los capitalistas privados o el Estado. Junto a esa concepción "restringida" de la autogestión (económica y reducida a nivel de empresa) existe otra concepción más amplia, y también más próxima al pensamiento del General Perón, que entiende la autogestión no sólo en el plano económico sino también, y a la vez, en el terreno político; socialización de la economía y el poder. La autogestión "integral" tiene entre sus antecedentes a diversas expresiones no marxistas del Movimiento Obrero europeo (asociacionismo de Proudhon, socialismo utópico de Fourier, anarcosindicalismo y sindicalismo revolucionario español, italiano y francés, guildismo inglés), corrientes marxistas diferenciadas del stalinismo y el trotskismo (consejistas, "titismo" yugoeslavo), pensadores revolucionarios cristianos (Mounier, Lebret) y ciertos Movimientos de Liberación del Tercer Mundo (el Frente de Liberación Nacional argelino durante la etapa de Ben Bella, la "Ujamaa" de Nyerere en Tanzania, la Revolución Nacional de Velasco Alvarado en Perú, determinados planteamientos del General Torrijos en Panamá, etc.). Se tratan, en todo caso, de diversos modelos nacionales que, hasta el momento, no se han consolidado por razones de orden político: relación de fuerzas nacional e internacional, etc.
6. Cristián Buchrucker, Nacionalismo y Peronismo, Ed. Sudamericana, Bs. As., 1987, p. 318.
7. J.D. Perón, La Fuerza es el Derecho de las Bestias, 1958, p. 14.
8. Eva Perón, "Historia del Peronismo" (curso de 1951), en Clases y Escritos Completos (1946-1955), Ed. Megafón, Bs. As., 1987, Tomo III, p. 98.
9. Juan Domingo Perón, Breve Historia de la Problemática Argentina, Ed. Claridad, Bs. As., 1989, p. 151 (transcripción de una serie de entrevistas concedidas a Eugenio P. Rom en 1967).
10. Juan Domingo Perón en Carlos María Gutiérrez, Reportaje a Perón. Diálogo sobre la Argentina Ocupada, Schapire Editor, Bs. As., 1974, p. 79.
11. Juan Domingo Perón, Mensaje del Presidente..., op. cit., p. 83.
12. Ibid., pp. 82-83.
13. Ibid., p. 57.
14. Ibid., p. 38.
15. Juan Domingo Perón, discurso ante horticultores bonaerenses en la Casa de Gobierno, 21 de septiembre de 1951.
16. Juan Domingo Perón, Los Vendepatria. Las pruebas de una Traición, Ed. Freeland, Bs. As., 1974, p. 166 (la primera edición es de 1957)
17. 2º Plan Quinquenal, Subsecretaría de Informaciones de la Presidencia de la Nación, Bs. As., 1953, p. 89.
18. Juan Domingo Perón, discurso ante representantes de cooperativas agrarias, 13 de octubre de 1952. Reproducido íntegramente en Mundo Peronista, Bs. As., n. 33, 15 de noviembre de 1952, p. 44.
19. Ibid., pp. 44-45.
20. Ibid., p. 45.
21. La progresiva "nacionalización" del Movimiento Obrero Argentino en el periodo de la "Década Infame" y su posterior influencia en el naciente Peronismo puede comprobarse en Hiroshi Matsushita, Movimiento Obrero Argentino (1930- 1945), Hyspamérica, Bs. As., 1983.
22. Sobre la influencia de la doctrina sindicalista revolucionaria en el Peronismo y el concepto de "Estado Sindicalista" en el General Perón ver la segunda parte del presente estudio: Sindicalismo Revolucionario Peronista, Ed. Guerra Gaucha, Bs. As.
23. Escuela Superior de Conducción Política del Movimiento Nacional Justicialista, Fundamentos de Doctrina Nacional Justicialista, Eds. Realidad Política, Bs. As., 1985, pp. 103-104.
24. Juan Domingo Perón, Mensaje del Presidente..., op. cit., p. 67.
25. Ibid. pp. 68-69.
26. No se trata, obviamente, del delirio liberal-menemista de la "economía popular de mercado", versión disfrazada de la "economía social (?) de mercado" del infame Alsogaray. Sin embargo, en experiencias socialistas autogestionarias bastante desarrolladas, como es el caso de la Yugoslavia de Tito, la práctica demostró la imposibilidad de una planificación total y la necesidad, dentro de una planificación indicativa, de ciertas formas de mercado libre que, al no existir grandes monopolios ni diferencias económicas destacadas, es realmente eso: libre. Ver D. Bilandzic y S. Tokovic, Autogestión (1950-1976), El Cid Editor, Bs. As., 1976.
27. Juan Domingo Perón, Mensaje al Presidente..., op. cit.. pp. 122-123.
28. Juan Domingo Perón, La Hora de los Pueblos, Ed. Distribuidora Baires, Bs. As., 1974, p. 130 (la primera edición es de 1968).
29. "Por otra parte, la democracia de nuestro tiempo no puede ser estática, desarrollada en grupos cerrados de dominadores por herencia o por fortuna, sino dinámica y en expansión para dar cabida y sentido a las crecientes multitudes que van igualando sus condiciones y posibilidades a las de los grupos privilegiados. Esas masas ascendentes reclaman una democracia directa y expeditiva que las viejas ya no pueden ofrecerles", Ibid., p. 14.
30. Juan Domingo Perón, discurso ante escritores asociados a la Confederación Argentina de Intelectuales, reproducido por Hechos e Ideas, Bs. As., n. 77, agosto de 1950.
31. Juan Domingo Perón, Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, Ediciones Realidad Política, Bs. Aires, 1986, p. 88 (esta obra es el discurso pronunciado el 1º de mayo de 1974 por el General Perón ante la Asamblea Legislativa al inaugurar el 99º periodo de sesiones ordinarias del Congreso, así como el proyecto que presentó al mismo).
32. Este manifiesto, de junio de 1972, se encuentra reproducido como anexo en varios autores, Peronismo: de la Reforma a la Revolución, A. Peña Lillo Editor, Bs. As., 1972, pp. 187 y ss.
33. "No sólo existen los dos grupos fundamentales de países -los que poseen colonias y las colonias-, sino también, es característico de la época, las formas variadas de países dependientes que desde un punto de vista formal, son políticamente independientes, pero que en realidad se hallan envueltos en las redes de la dependencia financiera y diplomática. A una de estas formas de dependencia, la semicolonia, ya nos hemos referido. Un ejemplo de otra forma lo proporciona la Argentina.", V. I. Lenin, El Imperialismo, Etapa Superior del Capitalismo, Ed. Anteo, Bs. As., 1975, pp. 105-106. La edición original es de 1916.
34. Juan Domingo Perón, Mensaje del Presidente..., op. cit., p. 31.
35. Carta de Juan Domingo Perón a la Juventud Peronista, octubre de 1965. Reproducida en Roberto Baschetti, Documentos de la Resistencia Peronista (1955-1970), Puntosur Eds., Bs. As., 1988, pp. 222-223.
36. Salvador Ferla, La Tercera Posición Ideológica y Apreciaciones Sobre el Retorno de Perón, Ed. Meridiano, Bs. As., 1974, p. 23.
37. Juan Domingo Perón, discurso ante representantes obreros, 24 de febrero de 1949. Citado en Habla Perón (selección de textos), Ed. Realidad Política, Bs. As., 1984, p. 106.
38. Jorge Luis Bernetti, El Peronismo de la Victoria, Ed. Legasa, Bs. As., 1983, pp. 210-211. Por "alverización" se entiende un proceso de "domesticación" e integración al Sistema, similar al que Alvear realizará con la Unión Cívica Radical a la muerte de Hipólito Yrigoyen.