lunes, 26 de abril de 2010

Etica de los Insumisos. (Esos Sinarquistas)

Principios y ética de todo Insumiso


Ser insumisos es una actitud provocadora. Pero no la insumisión del
inmaduro que se espanta con la disciplina necesaria en cualquier
proceso de la vida.

Ser insumisos es tener la mente clara, la voluntad educada, una
fuerte disciplina personal y sobre todo, el espíritu sensible.
Por eso, la insumisión no es precisamente la virtud de los inmaduros.
Es quizás la virtud más difícil de vivir. Porque el insumiso
debe saber distinguir entre no someterse al que quiere dominar... Pero,
también, debe saber ser humilde y reconocer cuando puede aprender y
cuando además debe callar.

El insumiso no tiene problemas con la figura de autoridad. Más bien,
sabe hablar con autoridad, esto es, entiende la autoridad en el
sentido profundo de la palabra.
El insumiso es profundamente espiritual. Busca trascender y en
esa búsqueda es donde radica la experiencia mas profunda de la
libertad. Y como ama la libertad, y además es sensible, pues
entonces no puede permitir que sean otros los que le fabriquen sus ideas y le
impongan sus sentimientos.

El insumiso sueña, con los pies en la tierra.

El insumiso, puede construir un mundo diferente, pero aquí mismo.
En esta tierra.

Puede enamorarse y puede ser revolucionario, puede entusiasmarse
con un buen platillo dominguero y puede filosofar, puede ser crítico
pero a la vez humilde, puede escribir su doctrina, pero puede leer
con esmero lo que otros han aportado a la posteridad.
El insumiso en realidad si tiene su Patria. Tiene identidad, pero
respeta las otras patrias y las otras identidades.
Puede ser una mujer argentina, o puede ser un mexicano, puede ser
de Chile o español, de Irak o Mozambique...

El insumiso es el que rompe los paradigmas y las inercias, pero
la diferencia entre el frustrado-rencoroso y el insumiso es que el
frustrado vive con rencor a cualquiera y el insumiso simplemente
pretende hablarse de tu a tu, con el alma llena de amor y a la vez,
de rebelión ante una realidad que el no pidió ni pretender seguir
manteniendo.

Insumisos, hay muchos.