miércoles, 30 de marzo de 2011

EL ARKHÉ: LA RAÍZ DEL PENSAMIENTO FILOSÓFICO SINARQUISTA



Arché 
      El principio o esencia última de todas las cosas.   



¿De donde viene el concepto de "Sinarquía" y "Sinarquismo"?    

      Fué un filósofo de San Luis Potosí quien conociendo el concepto a profundidad lo propuso a un grupo de jóvenes estudiantes de Derecho y Sociología que estaban sentando las bases para un Movimiento Social con miras a transformar de raíz el modelo de sociedad y Estado vigente en el México de los años 30s.

        ¿Porqué un nombre tan extraño y aparentemente tan ajeno a los principales protagonistas de las movilizaciones populares que sucedieron a la Fundación del Movimiento?(Campesinos, indígenas, trabajadores y grupos populares urbanos)

 ¿No habría bastado un nombre simple como solían serlo otros movimientos y partidos... por ejemplo, Fuerza Popular, nombre del Partido que en 1948 formó el mismo Movimiento?

         Rescatamos un par de definiciones tomadas de páginas de filosofía que adjuntamos al final de nuestra nota. En resumen: Arché o Arkhé significa "Origen, Principio,Armonía". 

       Este principio hace referencia, en los filósofos presocráticos, al fundamento de todo el Orden Universal.  Digamos que pretende ir a la esencia de lo que ES. 

      Así, los filósofos pretendían encontrar el punto de equilibrio en la vida social y la naturaleza.  Entre riqueza y pobreza: el Arkhé. Entre esclavistas y esclavos: el Arkhé.  Esto es, un Justo Medio que permite la evolución. 

     Tales reflexiones fueron pulidas entre los jóvenes fundadores y para traducir el teórico lenguaje académico al mundo campesino y urbano popular de México, lo desarrollaron con su antítesis: la anarquía. Como sinónimo de Caos. De destrucción.  Así, la síntesis resultante es un nuevo orden social, cultural, ideológico y espiritual. 

     Se pretendió constituir una Escuela de reflexión y pensamiento social basado en la mística y la justicia social. El Pensamiento crítico y el discernimiento.  

     De ahí que las definiciones de los primeros tiempos hacen referencia al Orden, a la Armonía, al Diálogo como proceso de conocimiento común. 

     Es cierto que en algunos momentos, pareció perderse la profundidad de los planteamientos.  Parece ser que fué el costo de un Movimiento que creció como Oposicion a un Estado Censurador y represor de toda disidencia. 

     Pero no fué definitiva su deriva. El Pensamiento basado en la búsqueda del Arkhé en México, continuó y continúa, hoy rescatado y fortalecido. 

      Esto fué en 1937.  Años más tarde, en Brasil, Paulo Freire siguiendo conceptos filosóficos semejantes e incluso de las mismas fuentes, desarrolla su pedagogía de los oprimidos "en pos de su liberación". 

       De nuevo en México: en el legado filosófico social proveniente del Cristianismo se rescataron muchos elementos. Esto se prestó a la confusión en épocas de jacobinismo. Es importante dejar en claro, que para el pensamiento conservador, integrista, los principios enumerados son rechazados como herejías. 

       Porque chocan frontal mente con principios castrantes del Pensamiento Discerniente como el ritualismo, la obediencia ciega, el individualismo, el maniqueísmo (salvar el alma,porque el cuerpo es "malo"). 

       El Arkhé, sin ser en ningun momento un planteamiento religioso, sí recibe de ciertos filósofos cristianos un legado importante, que no el único. 

     ¿Qué pretende, al final de cuentas? 

Transmutar la conciencia "mágica" como forma de interpretar el mundo.  

       Leamos a Paulo Freire:

"Conciencia ingenua o mágica: Tiende a olvidarse de la realidad y a prescindir de ella, limitando seriamente a la libertad. El hombre con esta conciencia no logra llegar a la raíz profunda de la realidad, no conoce sus causas profundas y su explicación de la realidad es de tipo fantástico"
        
 Lo que pretende la filosofía del Arkhé en palabras del mismo Freire, en quien se encuentra al mejor expositor (sin haber una relación de trabajo, es hasta los años 70s en que educadores, filósofos y teóricos sinarquistas "descubren"  a Freire, como antaño fuera estudiado Teilhard de Chardin:

"Conciencia crítica: Es la profunda interpretación de la verdadera realidad, conociendo sus causas más reales y su funcionamiento. Quien posee esta conciencia, posee una capacidad de razonamiento y de diálogo fecundos, tratando siempre de buscar la verdad para comprometerse en la construcción del hombre".

    La Construcción de lo Humano.  

Una lectura superficial pareciera contradecir los principios de la Espiritualidad Clásica donde lo Humano convive con lo Sagrado para evolucionar, aprender, conocer. 

      Hay que entender que no es un tratado de misticismo. Es una exposición de una pedagogía enfocada a grupos adultos.  No se opone a la Espiritualidad más bien, la purifica del pensamiento ingenuo, ritualista, más supersticioso que profundo, individualista y egoico. La depura de la doble moral. Pues acude a la conciencia desde lo más íntimo del Ser. 

     Tampoco es una apología de lo "religioso" para gustos revolucionarios. Al contrario: le da el sentido pleno a la Idea Simbólica.  Construye criterios que depuren lo fantástico fomentando lo esencial, lo que da sentido a la vida, lo que haga evolucionar las capacidades plenas en las cuatro relaciones. 

       El Arkhé es pues, la esencia. Lo que hace humano a lo humano. Las cuatro relaciones son

  •  de cada humano consigo mismo, 
  • con sus semejantes creando comunidad (sociedades, Cultura), 
  • con la Naturaleza  
  • y con la Trascendencia. Lo Sagrado, el Misterio, lo inasible como la Belleza, la Mística, lo Histórico.


       Crear la Conciencia y apurar su evolución es la tarea inmanente del Pensamiento Sinárquico. De su pedagogía, de su esfuerzo, de su reflexión. 

       La vuelta a la esencia, a la raíz primordial, al Justo Medio donde el Caos termina y comienza de nuevo el ciclo del Orden sublimado. 

     Obviamente, el Hombre y la Mujer conscientes no son aislados. Su propia conciencia de Ser Comunidad les lleva a modificar su realidad. Que ya no les aplasta, ahora les cuestiona. 

     Por ello, choca con el Pensamiento Homogeneizador, censurador y castrante de quienes viven satisfechos con la inconciencia de las masas. 

     Tiene consecuencias, pero es parte del proceso que nos puede llevar como Humanidad a una nueva etapa de nuestro largo despertar de todas las potencialidades. 

     Esto es pues, lo que hay en la raíz del Movimiento Sinárquico en México.  Syn (Con) Arkhé (Armonía, Orden,Equilibrio, Principio).

     Anexamos las dos definiciones de Arkhé y un artículo sobre la Pedagogía y Filosofía de Paulo Freire. 

     
El Equilibrio y el Justo Medio están presentes en todas las Culturas Tradicionales.


ANEXO 1


  EL PROBLEMA DEL ARKHÉ.

El término griego arché (ARKHÉ O ARJÉ) se traduce al castellano como principio. Este concepto tiene mucha importancia en la filosofía presocrática puesto que una de las más importantes preocupaciones de los primeros filósofos fue la investigación del arché o elemento del que se componen todas las cosas. Como habitualmente se señala, los presocráticos concebían el arché al menos con las siguientes características:
principio temporal: realidad situada en el principio de los tiempos, a partir de la cual se generó todo lo existente;

constitutivo último de lo real: elemento que se encuentra en todas las cosas, por tanto común a todas ellas; es constitutivo “último” porque no se encuentra en la “superficie” de las cosas, en lo visible o experimentable por los sentidos: por ejemplo, podríamos objetar a la tesis de Tales según la cual el agua es el arché que el árbol que veo no es agua, no tiene el aspecto del agua, a lo que Tales argumentaría que, más allá de las apariencias, el agua es el fundamento de su existencia, ya que sin ella el árbol no viviría, por lo que de alguna manera debe estar presente en el árbol para que éste viva;

elemento que determina el ser propio de cada ente: las características y procesos a los que está sometido todo objeto están determinadas por el principio del cual está compuesto. Así, por ejemplo, si los principios son el aire, el agua, la tierra y el fuego, como indica Empédocles, el ser y comportamiento de un objeto estará determinado por la diferencia en la composición de estos elementos, es decir, el cuerpo A tendrá propiedades distintas al cuerpo B si A está compuesto fundamentalmente de tierra y B de fuego.

ANEXO 2.

EL ARKHÉ EN LOS FILÓSOFOS PRE SOCRÁTICOS

El arché, arjé o argé, es un término en filosofía que se refiere al principio o el elemento del que se compone todo lo que existe. La traducción literal de arché en castellano es “principio”, y hace una clara referencia al concepto. El arché se caracteriza porque está en el principio temporal y de él se genera todo, es el elemento constitutivo de toda la realidad y determina las características y los procesos a los que está sometido todo lo que existe.

Los filósofos presocráticos (los que vivieron antes que Sócrates en Grecia, en el siglo V aC) se empeñaron en desentrañar cual era el arché, y cada uno de ellos propuso una sustancia como constitutiva del Universo.

 Estos son los filósofos presocráticos, cada uno con su arjé correspondiente:

El arché de los primeros filósofos

  • Tales de Mileto: Agua
  • Anaximandro: Apeiron (lo indeterminado)
  • Anaxímenes: Aire
  • Heráclito: Fuego

El arché de los últimos presocráticos

  • Pitágoras: El número
  • Parménides: El Ser
  • Empédocles: Los elementos
  • Anaxágoras: Homeomerías
  • Demócrito: Átomos