martes, 3 de septiembre de 2013

FEMINISMO - MACHISMO: EL ARKHÉ



En los años 70s, se gestó con mayor fuerza y presencia lo que dió en llamarse Movimiento Feminista.

Como una respuesta firme y en ocaciones agresiva, contra lo que llamaban cultura patriarcal, masculina y / o machista.

Como suele suceder, hubo excesos tremendos. Feministas que reivindicaban la "Victoria" sobre el hombre. Y pretendían voltear los roles.

Hubo expresiones totalmente absurdas como la pretensión de que el Hombre es solo un semental y proveedor sin ninguna importancia adicional para la Mujer. Incluso, un obstáculo para la Evolución plena de la Mujer.

El tiempo, la crítica y la autocrítica, permitieron atemperar tales excesos y colocar un enfoque mucho más profundo y sensato:
No se trata que la Mujer se convierta en la "Dueña" del Hombre, tampoco, glorificar a la Mujer y lo Femenino condenando al Hombre y lo Masculino.

Se trata de conciliar lo Femenino - Masculino.

En el Arkhé (El Pensamiento Filosófico Sinarquista), la Sabiduría está en el Justo Medio. En el Equilibrio, la armonia.

La Naturaleza se manifiesta sabia cuando se le permite, y es lo que parece que ha ido calando más en colectivos y asociaciones tanto de Mujeres como de Hombres.

No sin problemas.

Hay Hombres que no se han reconciliado con su ser Masculino y su autoestima, su conciencia de lo Viril, lo Hombre, es muy pobre. Muy limitado.

Estos hombres, que creen que lo Femenino es "superior", procuran colocar a la Mujer - Madre en un pedestal, a la Mujer - Hija en un corral y a la Mujer - Madura la ven como una competidora peligrosa. A tal grado, que buscan atacarla, reducirla, limitarla.

Reconciliarse con lo Masculino, por el contrario, es el proceso que lleva a un Hombre a comprender, que así como la Mujer es un Ser de Ciclos breves ( Muere y renace cada mes), lo Viril se manifiesta en Ciclos mayores.

El Hombre reconciliado procura entender que así como la Mujer es Madre - Maestra- Hechicera - Soberana - Doncella... Así el Hombre también es Padre - Proveedor - Guerrero - Soberano y Discípulo.

En Jung, están muy bien explicados éstos arquetipos. (No son roles sociales, se entiende).

El Arkhé, el Sinarquismo, pretende pues despertar en Hombre y Mujer la Conciencia de Ser, Pensar y Vivir en la plenitud.

Que Hombre y Mujer consigan construirse a sí mismos y comprendan un hecho esencial:

Ni el Hombre - Macho, ni Mujer - Devoradora.

Ni Hombre sometido - mantenido, ni Mujer Sumisa.

Hombre y Mujer solo pueden conciliarse, mediante el ENCUENTRO, el DIALOGO. No sobre la compasión mal entendida.

Esta es la Visión del Arkhé, del Sinarquismo, sobre Mujer y Hombre