viernes, 26 de julio de 2013

CRISTIANOS Y LA REVOLUCIÓN QUE FALTA


En tiempos de confusión, procuremos que nuestra Palabra sea de claridad y luz entre oscuridades. 

Por ello, la pregunta inicial es: ¿Qué sucede en éste Tiempo del Hierro y Sangre? 

Son tiempos crueles. De mucho engaño. De sangre de inocentes, de mucho dolor y de canallas encumbrados.  No somos iluminados. Pero parece que lo que hemos reflexionado y vivido... y soñado... pueden aportar claridad y luz.

EL REPASO AL SIGLO XX

    Estos tiempos son totalmente diferentes al Siglo XX. Imaginemos a las generaciones viendo llegar al Siglo XX, con la Revolución Industrial, el auge de las tecnologías nuevas: aviones, automóviles, el cine... Mas tarde, el teléfono, la Radio.. En lo político, los viejos imperios caían y nacían repúblicas, Estados - Nación con nuevas reglas del juego. Ideologías novedosas apareciendo: Socialismo, Fascismo, Marxismo, Liberalismo, etc.... 

     Las reglas del juego de la Historia ya eran otras. Las pugnas de los liberales vs conservadores en el siglo XIX (logias "yorkinas" y "escocesas" en el caso de México y buena parte de Latinoamérica) se habían extinguido cuando los intereses supremos para ambos bloques llegaron a acuerdos: la construcción de un Estado - Nación de tipo capitalista liberal. Con algunas corrientes sociales que eran sofocadas o bien, terminaban por ser la "cara amable" del Régimen pos-revolucionario.  

      Extrañamente, la Iglesia Católica en sus jerarcas, pasó dormida tales cambios y cuando se encontró con las realidades totalmente diferentes al siglo XIX, aún seguía repitiendo esquemas de tiempos ya lejanos: Buscaban codearse con los nuevos gobernantes, acuerdos y pactos que les permitieran la coexistencia, hacerse de la vista gorda ante los "pecados" de las "Clases Directoras" ( o sea, funcionarios, empresarios y militares). Así, a pesar de los graves conflictos entre un Estado demagogo y jacobino contra campesinos cristianos que eran reprimidos por su religiosidad o por que a algun cacique se le antojó su parcela o porque simplemente, no se dejaban llevar como rebaño por el naciente partido oficial del Grupo Sonora y aliados ( 1917 a 1929). Los "Arreglos" fueron arreglos entre jerarquías, eclesiales y políticas. Pero poco tuvieron que ver en las condiciones de vida del campesinado y los trabajadores. 

     Sin embargo, ya desde principios del Siglo XX, aparecían colectivos cristianos comprometidos en luchas sociales. Cooperativistas, sindicalistas, alfabetizadores, promotores de organizaciones indígenas, de mujeres, de profesionistas comprometidos en la problemática social. 

(Ver: El Aguijón del Espíritu. Editorial IMDOSOC).

    
CRISTIANOS ENTRE DERECHAS E IZQUIERDAS

 De éstos grupos, surgirá unos años más tarde, el Movimiento Nacional Sinarquista. En los años 30s tenemos un panorama extraño. 

     No fué fácil para Cristianos militantes, encontrarse en un dilema: 

Por un lado, su conciencia social y su práctica cotidiana, era la de buscar como resolver el hambre y la penuria de las familias. Las enfermedades curables con agua, jabón y alimentos mataban centenares de infantes y ancianos. Muchos cristianos organizados en sindicatos para conseguir derechos laborales y respeto a las demandas clásicas ya enunciadas en el Congreso Católico de Zamora (1913). 

     El Estado, de tendencia liberal muy jacobina, buscaba enemigos para poder unificar a sus propios grupos (los antaño conservadores y liberales. Mas los nuevos "socialistas" y "anarquistas" pro-gobiernistas). 

     El gobierno, bajo la férrea conducción del Grupo Sonora, comandado por Obregón y Calles, luchaban por imponer un Capitalismo Dependiente. Fortalecer la industria y modernizar la producción, pero favoreciendo una nueva Clase Social emergente: los generales y funcionarios de la revolución constitucionalista triunfante. Estos, se convirtieron en caciques locales. Crearon monopolios y oligopolios bajo su control. Bandas de matones que limpiaban de bandidos, disidentes y opositores. 

    Todos ellos, bajo el pacto del PNR. Que era lo que Calles, quería mantener para poder gobernar. 

    Para ciertos jerarcas, fué más fácil buscar arreglos con éstos. Nunca se les ocurrió, que la Revolución triunfante, ya había perdido todo sentido popular, patriótico, social y democrático. Más aún, con su visión corta, pensaban que era mejor. Asustados por el stalinismo y derivados, por la Alemania del III Reich y otros gobiernos autoritarios, Obispos y hasta el Papa, optaron por buscar huecos de sobrevivencia y no provocar a los gobiernos. Su política: hacer escuelas y universidades, para que los egresados, al ser personajes destacados y quizás funcionarios, poco a poco llegaran a influir para hacer más llevadera la existencia. 

     Por eso, surgieron mafias como los Legionarios de Marcial Maciel y otros verdaderos prostíbulos de lo Sagrado. Aliados y soporte de los sistemas de explotación. 

      Así, se fue creando una brecha entre esos jerarcas, buscando su sobrevivencia y por otro lado, Laicos y Sacerdotes (algunos obispos, es cierto), que vivían las gravísimas injusticias sociales producto de las contradicciones del capitalismo y de la demagogia y miopía de las izquierdas burocráticas y dogmáticas. 

    Estos laicos, no se sentían cómodos en partidos de izquierda que se burlaban de un Pueblo creyente. Que pretendían "quemar iglesias y colgar a los frailes con las tripas del cardenal". 

    La realidad es que muchos izquierdistas, no les importaba un pepino la lucha por la Justicia Social. Les interesaba sacar sus fobias contra el mundo religioso que quizás nunca entendieron pero se vieron presionados a practicarlo como costumbre. O sea: porque sus papás los mandaban a Misa, muchos se fanatizaron contra lo religioso. 

      En México, tales Socialistas vivían como grandes empresarios y caciques despóticos bajo el Régimen PNR-PRM - PRI. 

     El líder sindical de la CROM (Como Roba Oro Morones) era un socialista clásico de la época. Gran empresario, corrupto, violento y oportunista. Otros: Gonzalo N. Santos, Tomas Garrido, la familia Zuno, los Tejeda, el mismo Obregón, etc.... etc.... etc.... 

     ¿Cómo se podía ser compañero de luchas de un "socialista"así ? 

     Eso era lo que pensaban los Cristianos en los años 30s. Falso que fueran rebaños de conservadores listos a defender al gran capital como estúpidamente decía la propaganda del Estado de ese entonces. 

    Cárdenas, consiguió crean un Estado Social mas o menos vivible. Pero con contradicción. Sus sucesores, dejaron atras toda la parafernalia social y eligieron la ruta del oportunismo ideológico puro. Cuando les convenía, eran de "izquierda constitucional" pero despues, eran perfectos derechistas. 

    Muchos de los Cristianos de la época, por eso se sumaron a la naciente Unión Nacional Sinarquista. 

Sus demandas: Libertad Sindical y Democracia dentro de los Sindicatos. Autogestión y Cooperativismo independiente. Libertad Democrática para votar y ser votados fuera del Partido Oficial (Estaban prohibidos los partidos al antojo del Presidente). Temas tan simples como la posibilidad de que los ciudadanos pudieran saber de qué se trataban las reuniones del Cabildo Municipal. 

     Muchos de éstos reclamos terminaban con represión, cárcel, persecución, exilio, exterminio y la calumnia oficial y oficiosa. La Oficial por parte del régimen y la oficiosa, por parte de sus aliados indiscutibles: el PAN, el PPS y otros grupos dentro del juego. 

    La expectativa de los jerarcas católicos, era que el Sinarquismo funcionara como un puño de presión si fuera necesario. A su servicio. 

    Pero para los Sinarquistas, eso era inaceptable. 

CONCILIO Y LA BRECHA 
O de cuando el anticomunismo ocultaba la mano sucia del Capitalismo

    Por eso, muchos sinarquistas fueron literalmente excomulgados y amenazados de hacerlo.  Con el Concilio Vaticano II, los nuevos aires, limpian la atmósfera y los cristianos, hasta entonces incomprendidos, se sintieron impulsados. 

     Lanzados hacia las periferias de las ciudades, de las luchas obreras, de la búsqueda de la Justicia Social y de la construcción de modelos sociales más dignos y participativos. 

    No querían dejar de ser Cristianos, porque para ellos, la religión, la Espiritualidad, era la sensibilidad a la Vida en todas sus expresiones. Para ellos, su propia Fé les impulsaba a cuestionar el dolor, la injusticia, la opresión, la manipulación de los pueblos y las dictaduras. 

   El problema, fué que muchos obispos y sacerdotes optaron por algo totalmente absurdo y sin sentido: se aliaron a los grandes empresarios y funcionarios, corruptos, de vida disoluta, explotadores de los trabajadores.... Pero que daban grandes limosnas.  

    Por ello, en los 70s se vivió gran tensión en México y Latinoamérica específicamente. Cristianos peleando codo a codo con otros que sin ser católicos, tenían también una sensibilidad al dolor y al sufrimiento de los Otros. 

     Que hubo errores, es cierto. Que el dogmatismo en los cuadros marxistas produjo rompimientos, es real. Que hubo creyentes que por un sentido de obediencia abandonaron la lucha.... también. 

     Pero la Historia no se hace como una película de buenos y malos. Se hace con colectivos, experiencias, vivencias, reflexiones y aprendizajes. 

     Hoy, siglo XXI, vivimos algo muy diferente. 

    Ya no existe ese "anticomunismo" que fué más una consigna capitalista que una vocación de libertad. Los que luchaban por la Justicia Social, desde el Cristianismo, entendieron el juego perverso de los opresores y decidieron purificar las ideas: El verdadero Comunismo, no nació con Marx. Nació desde la práctica espiritual y social de las primeras comunidades cristianas. Más aún, cuando "Dios creó al hombre y a la mujer, vió que era bueno lo que creó".  Es decir, nacimos para convivir y amar, no para explotar y ser explotados. 

     Fué así que también se purificó la idea de la Revolución. 

     No se trata - la Revolución -, de darle vuelta a la tortilla y oprimir a los antiguos opresores. Se trata de construir una Sociedad donde no sea necesario explotar a nadie para producir riqueza. Donde la colaboración y la solidaridad permitan satisfacer las necesidades vitales de todas las comunidades. 

    Muchas otras religiones y prácticas llegaron a coincidir con éstas reflexiones. Ya lo tocaremos en otro momento. 

     La realidad hoy, aquí, es un Capitalismo triunfante que va mutando. Hacia un Anarco Capitalismo, donde los Estado-Nación se vuelven inoperantes. 

     La Guerra actual, es por construir nuevos bloques de Poder y las mafias criminales son eso. Estan construyendo nuevos Estados con ejércitos, territorios, reglas y enemigos.  Todo bajo los postulados del capitalismo más puro y depredatorio. 

    El Estado "Oficial" es cada vez más, una gerencia al servicio del Mundialismo de signo capitalista. Sus Reformas, son las que le imponen los Grupos de Poder a las Patrias. 

Reforma Laboral
Reforma Fiscal
Reforma Educativa
Reforma Judicial
Etc....etc...etc....

    Su objetivo, es debilitar a las estructuras independientes que puedan existir en los Pueblos. Llevarles a ser consumidores aislados. Satisfechos en lo básico para que no exijan lo esencial. 

    Reducir al máximo la diversidad cultural y social para poder facilitar la creación de sociedades sujetas a la compra-venta. Que sea lo mismo, venderle a un argentino que a un español o un africano.

   Entre las aparentes bondades del Modelo Capitalista actual, están las Leyes basadas en libertades civiles INDIVIDUALES. 

    Son un esquema atractivo sobre todo para segmentos que fueron perseguidos o censurados antaño. 

    Todo ésto nos lleva a comprender algo:

LA LUZ AL FINAL DEL TUNEL... QUIZÁS. 

Decían los clásicos: el Justo Medio es la Verdad.  

Para nosotros, que heredamos un Movimiento construido e impulsado por Cristianos con conciencia social, con visión profunda y crítica de la realidad y que lucharon por ser congruentes. 

Para nosotros que también participamos sin ser Cristianos, pero compartiendo la misma Conciencia Social, crítica, discerniente. La voluntad de encontrar el Justo Medio, el equilibrio armónico de la Vida Personal - Comunitaria - la Comunión con la Naturaleza....

Para todos nosotros, cristianos, no cristianos, pero que aspiramos a encontrar la Trascendencia y que nos cuestionamos el sentido de la vida, de la existencia, del amor, del ser y hacer... 

Para nosotros, la lucha es clara: 

Necesitamos comprender los errores graves de un Siglo XX que ya fué. Para aprender de ellos y no replicarlos. 

    No se puede aspirar a defender postulados anacrónicos y fracasados. Pero es válido, retomar de ellos y que su ejemplo - bueno o malo - sirva para orientar los esfuerzos. 

La luz al final del túnel, parece que es señalada por "letreros" que dicen:

  • AUTOGESTIÓN - SOLIDARIDAD - COLABORACIÓN 

  • PATRIA Como espacio compartido, Tierra y Naturaleza cuidadas y Comunidad Humana en comunión.

  • CULTURA Como alma y espíritu de los Pueblos

  • PUEBLO Como la suma de Comunidades

  • COMUNIDAD  Como el descubrimiento de los vínculos comunes entre Seres Vivientes y Sintientes.

  • ESPIRITUALIDAD Como la vivencia y la reflexión profunda del sentido de la Vida y lo Trascendente.

  • REVOLUCIÓN Como la conciencia clara y realista, de que los necesarios cambios sociales, no serán aceptados por los que gozan privilegios. Y hay que confrontar. Esto no significa violencia. Significa la construcciòn de alternativas sociales, populares, comunitarias.