martes, 30 de agosto de 2011

CARTA ABIERTA A QUIENES LUCHAN EN OTRAS TRINCHERAS POR LA PATRIA,JUSTICIA Y LIBERTAD


PARA TODAS Y TODOS, PARA  QUIENES LUCHAN EN OTRAS TRINCHERAS POR


 MÉXICO, POR JUSTICIA SOCIAL,POR DIGNIDAD....


Salud y Dignidad para ustedes.

Que el Amanecer que parece tan lejano nos encuentre despiertos....

Son tiempos de tinieblas. Es una larga noche. Pero aprendimos a caminar en ella, a descifrarla, a amarla incluso como presagio de un Amanecer.  Pero es una noche con un festín sangriento, y en el banquete de los opresores, los que van perdiendo son los que ya de por sí tenían poco.

Y lo poco que quedaba, era en el espíritu:  la esperanza, el coraje, el esfuerzo y la paciencia....

Hoy, los hijos del Neo liberalismo también han impuesto su violencia para matar al espíritu. No les basta la explotación. Ahora quieren rebaños en pánico.

Creemos que es nuestro derecho y deber decir nuestra Palabra. Y como en toda acción congruente, debemos pensar en un gran circulo con una gran fogata al centro. Y levantando nuestra mano, pedimos permiso de ustedes, para expresarnos.

Nuestra Palabra viene de lejos.

Somos los Sinarquistas.

 Los que nacimos en tiempo de violencia, corrupción, totalitarismos, falsificación de la historia, de mucha demagogia y un Estado de presidencialismo autoritario sostenido en el control oficial de todo tipo de corporación y entidad organizada.

Somos los Sinarquistas quienes en tiempos de gobiernos jacobinos, defendimos el derecho fundamental de creer o no creer, pensar y actuar conforme a la conciencia propia frente a la imposición del Estado. .

Somos los Sinarquistas quienes en tiempos de gobiernos que ostentan religión como modo de manipular y chantajear, defendemos el derecho fundamental de disentir, de creer o no creer, de pensar y actuar conforme a la conciencia propia frente a la imposición de los Poderes Oligárquicos en contubernio con un Estado que para los Mega empresarios funciona, pero para el bienestar social es fallido.

Nacimos en el jacal empobrecido del campo mexicano, cuando los trabajadores del campo se hartaron de las promesas de los políticos oficialistas en tiempos de campañas, de ser manipulados y usados. Pero pasando las elecciones, eran reprimidos, desaparecidos, torturados, engañados y obligados a migrar a las ciudades por un corrupto reparto agrario y las acciones violentas de los caciques del Régimen.

Nacimos en la fábrica cuando los trabajadores se hartaron de líderes corruptos y sus manipuleos electorales. Cuando los sindicatos oficialistas entraban en contubernio con los patrones para liquidar a los disidentes, vender contratos, ofrecerse como esquiroles y golpeadores contra los movimientos sociales independientes.

Nacimos cuando los totalitarismos fascistas, soviéticos, marxistas, capitalistas, socialistas, "nacionalistas", "nacional-catolicos" se ostentaban como los libertadores del ser humano pero construían Estados donde se violentaban los derechos Fundamentales en nombre del Pueblo, de Dios, de la Democracia, y un sin fin de pretextos más... Para ocultar la verdad: castas de nuevos señores feudales y nuevas formas de explotar al ser humano.


Sabemos que para los voceros del Sistema Capitalista-Neoliberal, como antaño para el presidencialismo autoritario, somos indefinibles.

Pues estamos concientes que para el Sistema de Opresión, lo más fácil era y es  calificarnos de algún modo que despierte sospecha y duda.


Nos llamaron fanáticos religiosos cuando la moda era ser jacobino e ilustrado ante un Pueblo oprimido y había que culpar al mismo Pueblo de su miseria por ser un ignorante creyente.

Cuando la moda del opresor fue aparentar ser religioso,y los obispos empezaron a asistir a los actos de gobierno, y los funcionarios a falta de ideas y planes concretos solo sacaban una Cruz y daban limosnas para templos. y nosotros los denunciamos por censurar y reprimir el derecho de los que creían distinto y por manipular las creencias para apoyar sus ambiciones....  entonces nos llamaron herejes, descreídos, apóstatas.


  • Cuando denunciamos los totalitarismos de origen marxista, nos llamaron ultraderecha. 
  • Cuando denunciamos los totalitarismos de linea Capitalista y al Imperialismo Financiero, nos llamaron populistas. 
  • Cuando enseñamos a traves de nuestra lucha sindical que el Trabajador debe ser co-propietario de la empresa en que trabaja nos llamaron ingenuos.
  • Cuando denunciamos al Estado Déspota y corrupto nos llamaron utópicos. 
  • Cuando denunciamos la falacia de la Democracia Liberal importada de EU o Europa como una democracia falsa, solo para los que tuvieran poder económico-politico, nos llamaron fascistas. 
  • Cuando nos mataron más de 300 camaradas y llenaron las cárceles del país con nuestra gente, fuimos llamados irresponsables, acusados de agitar a la gente contra un país en "estabilidad y paz". 


Hoy, los Sinarquistas tenemos el rostro y el corazón como lo tuvimos en esos tiempos:

Nuestro rostro es el rostro del Pueblo Mexicano. Nuestro Corazón, sigue siendo el corazón del Pueblo. No ha cambiado nuestro origen y somos fieles a Nuestro Paso, a Nuestros Ancestros, a nuestra Idea y Nuestra Lucha. A pesar de que también tuvimos traiciones y algunos falsificadores.



Hoy es tiempo de definiciones y hacemos la nuestra:

Nuestra Voz es  la voz del campesino, del obrero, del migrante, de la mujer maltratada, de la infancia desolada, del luchador social secuestrado y torturado, del que lucha por la Justicia Social. Nuestra Palabra es en mixteco y en nahoa, en amuzgo y zapoteca, en purhépecha y en castellano. En todas las lenguas es pronunciada.

 De las Cuatro Regiones que forman nuestra Tierra. Y de esa llama en el Centro que es el Espíritu Humano que nunca se apaga, que conserva la esperanza, que ama e ilumina.

Nuestra Alma cree en una posición ética frente a los grandes bloques y etiquetas que el Sistema ha creado:

Nuestra ética es la de la Dignidad, la Solidaridad, el discernimiento crítico, la colaboración en el bien común, la entrega al Ideal, la Conciencia Personal, el sentido de Comunidad.

Desde ésta ética parte nuestra libre reflexión para expresar lo que somos , queremos y hacemos.


  • Somos Movimiento porque no tenemos tiempo para el lamento y el derrotismo



  • Somos Políticos porque creemos que la Lucha Política es la lucha de una Comunidad Solidaria que forja un Pueblo y garantiza así su existencia y el derecho a una vida en paz, justicia y autonomía. 



  • Somos escuela social, donde se forja la Nueva Sociedad: Aprender a ser Justos, aprender a ejercer la libertad y la autonomía, somos un espacio social, porque social es la existencia del ser humano. 



  • Somos Resistencia Cultural en una Tierra y una Comunidad presa  de un Sistema Político-Económico-Militar que se apoya en una publicidad engañadora, manipuladora y perversa. Que pretende eliminar fronteras solo para traficar mejor con la miseria humana.  Somos la Resistencia que donde el Capitalismo financiero y estatal dice "ganancia", "usura", "daños colaterales" nosotros alzamos fuerte la Voz y el Aliento de México para Gritar PATRIA!


Somos, creemos y actuamos por lo que hemos luchado: PATRIA,JUSTICIA Y LIBERTAD!

PATRIA: NACIÓN SOBERANA

JUSTICIA: PUEBLO AUTOGESTIONARIO

LIBERTAD: DIGNIDAD Y CONCIENCIA

Tres Palabras que como las tres estrellas del Cielo Nocturno nos recuerdan el Amanecer de una nueva Historia sin explotadores ni explotados, sin violencia salvaje, sin destrucción de la Naturaleza, sin miseria.

Tres palabras que alumbran nuestra lucha aún en tiempos tan aciagos y siniestros.

Para ustedes, que luchan en otras trincheras y nos han visto alguna vez, agitando banderas, creando cooperativas, sacudiendo conciencias...

Para ustedes que vieron con desconfianza a los esquiroles del Régimen disfrazados como nosotros, pero defendiendo al Capital y al modelo de explotación.

Para ustedes que creen en el humanismo y sufren por que no ven que su buena voluntad logre crear un Pueblo Organizado y ven con decepción la traición, el abandono, la pérdida del rumbo de muchos de los que  lograron conquistar el Poder Político, pero perdieron el espíritu ético y democrático.

Para ustedes que creen con sinceridad en la Justicia Social, en una Nueva Sociedad, en una Revolución ética, social, democrática, patriótica. Y que ven que muchos de los que antaño juraron ser leales al Pueblo y su Destino, ahora se venden con facilidad, se dejan corromper, caen en los vicios del viejo Régimen....

Para ustedes que luchan con sinceridad por alternativas viables ante un capitalismo destructor de la vida natural, de la vida humana y de la vida del espíritu humano.

Para los que son perseguidos o censurados por su Creencia o no Creencia, por que quieren poner en obras lo que consideran les lleva a evolucionar como Personas en Comunion con los demás Seres Humanos, con la Naturaleza y con su vocacion a trascender.  Por ustedes católicos(as)  comprometidos con el Pueblo, para ustedes paganos (as) que creen en la comunión de todas las formas de vida y el conocimiento en todas sus expresiones, para ustedes que no creen en Lo Divino pero luchan por algo que consideran Sagrado: La Dignidad del Ser Humano.

Para los que son vistos como enfermos, como deshecho de la sociedad, los que son discriminados, violentados y atacados. Para los jóvenes sin trabajo y sin escuela, o si lo tienen, no tienen un futuro claro.

Para todos ustedes:

Sepan que Nacimos así, nacimos con el talante disidente y así proseguimos. Somos REVOLUCIONARIOS Porque nuestra alma es insumisa y orgullosa.

Nacimos del Corazón del Pueblo como una milicia del espíritu,  para construir una Nueva Sociedad sobre bases de Justicia, Dignidad,Honor, Coraje, tenacidad, solidaridad, diálogo, y Colaboración.

Para que haya alimento en las mesas, vivienda por cada familia, salud, educación, conciencia, aire-agua-tierra-conocimiento limpio y abundancia, por democracia real, por Patria, Pueblo y Honor.

POR TODOS USTEDES, POR EL PUEBLO Y LA PATRIA... POR NOSOTROS QUE ES UN NOSOTROS AMPLIO Y SIEMPRE ORGULLOSO, LEAL Y DIGNO:

PRONUNCIEMOS NUESTRA PALABRA Y VEAMOS NUESTROS ROSTROS: QUIZÁS DESCUBRAMOS QUE COMPARTIMOS BANDERAS, SUEÑOS Y ESPERANZAS... DIGNIDADES.








Ciudad Capital del México - Anauhak Soberano y Eterno


Movimiento Nacional Sinarquista 


Organizaciones Social - Comunitarias

domingo, 28 de agosto de 2011

NEOLIBERALISMO Y NARCO: URGE NUEVA CIVILIZACION

" Para vencer una guerra tienes que conocer tus debilidades y las debilidades de tu adversario, tus fuerzas y las de tu adversario pero mucho antes que la batalla de armas, la batalla se gana en el espíritu de tu ejército y la derrota en el alma del adversario" (Del Arte de la Guerra). 





En el Movimiento Nacional Sinarquista creemos que para ganar la "guerra contra el narcotráfico" hay que modificar esencialmente al Estado en su proyección Política y en el Modelo Económico Neoliberal que viene aplicando. ¿Porqué?

El Capitalismo nace con el Colonialismo Europeo y su modelo de explotación basado en el trabajo en serie, la esclavitud, el salario minúsculo.  La clase "dirigente" era la de los propietarios:

(Grandes empresarios, hacendados, Comerciantes, esclavistas, terratenientes y los grupos asociados o que le daban soporte ideológico a éstos como ciertas logias, ciertos clérigos, intelectuales y filósofos en ésta línea). .

El liberalismo le da la base legal creando una "democracia"  dirigida por la misma clase de propietarios.

El Socialismo nace como la indignación extrema ante tanta violencia, represión, explotación. Su poderosa aparición llevó al Capitalismo a atenuar muchas de sus características. Aceptando a fuerzas, leyes de seguridad social, de protección a la salud de los trabajadores, la existencia de sindicatos, etc...

 Pero los excesos del marxismo histórico, totalitario, tal como se estableció en la URSS y otros países, provocaron un rechazo al socialismo no sólo de las Clases Propietarias, sino de grupos populares también o de las nacientes clases medias.

Eso debilitó en cierta forma las alternativas sociales no totalitarias y realmente democráticas que aparecieron posteriormente o como alternativa bien definida al socialismo autoritario y al capitalismo salvaje, como fué el Pensamiento y Accionar Sinarquista.

Definamos primero:

1.- Democracia significa Gobierno del Pueblo.  Pero la aplicación puede variar muchísimo de la definición liberal ( Democracia Representativa, Un Ciudadano-un Voto).  A la Democracia Popular de los países antaño soviéticos ( El Pueblo Gobierna a través del Partido, formado por sindicatos y estructuras partidistas. Un Caudillo, un Partido y una Doctrina).

A la Democracia Integral o Sinárquica que propusieron Alfonso Trueba y Padilla, en el Sinarquismo (fortalecida por la visión de Magaña Negrete, Gollaz, entre otros).   Esta visión, es sencillamente la Democracia Comunitaria y Participativa. Desde las organizaciones de base. Autónomas del partido y del Estado, de grupos ajenos a los intereses de la misma comunidad, por mucha simpatía o afinidad.




2.- ESTADO Y COMUNIDAD 

Para los Sinarquistas, respaldados en el  llamado Socialismo Comunitario o Personalismo Comunitario de Mounier, Maritáin y otros teóricos, varios surgidos del Cristianismo crítico y social de los años 40s,50s, y por el trabajo teórico y militante de Magaña Negrete, entre otros,  el Estado tiene tres tareas esenciales:


  • Conciliar los intereses de los diferentes grupos sociales

  • Garantizar la existencia de la misma Comunidad Humana así como establecer orientaciones generales que permitan la existencia también a los descendientes.

  • Proteger a los segmentos de población débiles o sin forma de  valerse por sí mismos, como son los ancianos, enfermos, heridos, población en extrema pobreza, etc....



Pero la "llave" para evitar un nuevo totalitarismo es la COMUNIDAD.

Esto es, construir sociedades humanas basadas en una relación y vinculación sana,madura, creadora y conciente del ser humano con los demás seres humanos.

Por ello, se invoca


  • En lo Político: el Municipio Libre. Es decir, cabildos abiertos, población que vota y tiene tareas que cumplir, estructuras que garanticen la transparencia de lo que hace la alcaldía, los cabildos,la organizacion barrial como el vínculo inmediato de los vecinos entre sí.  (entre otras cosas). 



  • En lo Económico: La Empresa Comunitaria - Cooperativista.  Economía basada en la Solidaridad. Tolerandose la economía privada, pero con reglas de respeto a los Derechos Fundamentales tanto en lo laboral como en lo general. El Sinarquismo planteó entonces, la Economía como la forma en que éstas comunidades básicas, populares, resuelven sus necesidades básicas y la función del Estado en ese modelo económico. 




  • En lo Cultural. La Educación que contemple contenidos y métodos que favorezcan la participación y reflexión del Alumno en diálogo con el Maestro.  La Etica del heroísmo y la solidaridad ( Orgullo, Lealtad, generosidad, persistencia, fraternidad universal, cuidado de la vida en todas sus expresiones y manifestaciones, ayuda al débil, colaboración y cooperación). En ésta visión, se contempla la Relación MUJER-HOMBRE como relación fundamental, en equilibrio, para una evolución sana y madura. Así como la Solidaridad Inter - Generacional ( Jovenes - Ancianos). Y el cuidado de la Natura                  ( Naturaleza - Comunidad) .



  • LA NACION.  Como marco arquetípico, la Nación.  La Nación Mexicana vista desde "abajo", desde el Pueblo. 


 La crítica anarquista de que las Patrias son un pretexto de los opresores locales para lograr el apoyo ciego de las masas ante los opresores de las patrias ajenas podría haber tenido fundamento en Europa o en casos específicos en la Historia.


Ante un Neoliberalismo brutal, perverso, que pretende terminar con las fronteras y las Patrias, pero para hacer un Mundo donde puedan explotar sin reparos a los Pueblos, reivindicamos un aspecto no tomado en cuenta por la crítica señalada arriba:


Para el Sinarquismo, la Nación es definida en un espíritu netamente distinto. La Nación no la determinan las fronteras jurídicas impuestas por élites de terratenientes, funcionarios o clubes de poder. Menos si son de entidades ajenas a la vida de la gente.

Nación y Pueblo son intrínsecos. Nación y Pueblo son dos categorías que se incluyen: El Pueblo tiene una Herencia Ancestral, posee una Memoria Colectiva. Pero también tiene un Futuro que alcanzar. Para lograrlo, se da a sí mismo un Proyecto Político. (Entendiendo política, como la lucha de ese Pueblo y la forma que se da a la administración de su Vida Colectiva).

Ese proyecto político del Pueblo Mexicano, debe fundamentarse en la base social: La COMUNIDAD. Aquí intervienen conceptos como autogestion, solidaridad, creatividad, ética.  Es decir, la política es profundamente educadora, creadora de nuevos liderazgos sociales, sana y evoluciona los vínculos de las personas, establece marcos de realizacion personal, fortalece la estética, la búsqueda del conocimiento.

Digamos aun a riesgo de parecer "románticos":  La Política Popular, Autogestionaria, nace del amor, provoca   una sociedad que ama y fomenta el amor al futuro.



NEOLIBERALISMO Y VIOLENCIA.



1.- ORIGEN.


El Neoliberalismo es el mismo liberalismo del Siglo XIX que justificó la libertad del individuo frente al Estado.  Más ésta libertad era atribuída a quienes tenían la categoría de Ciudadanos.

Trampa que permitía hacer una "democracia" dirigida.

Las leyes definían quienes podían ser ciudadanos y quienes no. De esa manera, al afirmar la libertad absoluta de los ciudadanos ante la Ley,  no generaba ningun problema a las Clases Gobernantes.

Su conflicto con las monarquías absolutistas fué por que éstas eran propietarias de buena parte de las tierras y de la administración.  De ahí que se nacionalizaran los bienes de Iglesias, monasterios, comunidades indígenas, etc...

Los conservadores, terminaron cediendo en su defensa de las monarquías, cuando vieron que las Repúblicas Liberales eran perfectamente viables en sus intereses económicos.  Otras monarquías supieron adaptarse y surgieron Monarquías Parlamentarias, o la mezcla tipo Hispánica, de un Monarca y un Presidente.

Conservadores y liberales se unieron contra el Socialismo. En México, la Revolución Mexicana fué traicionada con el asesinato de Zapata y se crea el Presidencialismo Autoritario, con discurso "socialista", pero en la práctica, se creó una serie de cacicazgos regionales, que monopolizaban comercios, fábricas, importacion y exportación de ciertos productos, bienes y servicios.

En tiempos de Cárdenas, el Estado Mexicano crea leyes de Seguridad Social. Varias, promovidas por el Movimiento Sinarquista, conviene aclarar. Más aún: en varios temas, el Régimen se endureció y corrompió, como el caso del Reparto Agrario, se corporativizó y controló desde el PRM-PRI toda la vida pública.

Reprimiendo y censurando toda disidencia.

El control permitió cierta estabilidad forzosa. Surgen las grandes empresas y el "Milagro Mexicano" pudo ocultar problemas endémicos que quedaron latentes.

En los 80s, estalla la burbuja inflacionaria. Desempleo,  dólar al alza, pérdidas millonarias, etc...  Escándalos de corrupción en las empresas públicas y una política de apertura  a partidos políticos, pero a la vez, suceden represiones  y censuras gravísimas.

La "Democracia Gradual  y Regulada" de los años 90s, contemplaba también la aplicación del Modelo Neoliberal, dejando atrás la Economía Mixta.  Apertura al TLC,  desnacionalización de empresas públicas, libre oferta-demanda, aplicación de las Cartas de Intención del FMI y BM para resolver la grave crisis. La política de "Ajustes".

ORIGEN DEL NARCO.

Esta corrupción, la inflación galopante, una población más exigente y participativa, provocan que en muchos círculos de la policía, del ejército y de los Gobiernos ( En ese entonces, todos del PRI ), empiezan a desarrollar nexos con grupos de narcotraficantes hasta entonces muy limitados y mas bien discretos.  Del Estado, les llegan recursos abundantes que necesitaban ser "invertidos".

El TLC permitió la  libre comercialización en las fronteras y la corrupción de las Aduanas permitió que tambien se comercializaran drogas, armas y  relacionados.

El Poder Judicial tenía y tiene, una impunidad asombrosa, controlado casi en su totalidad por afiliados al PRI, el Panismo ya en el gobierno, pocas veces se atrevió a tocarlos, pues veía al PRI como su aliado en la tarea de aplicar un Modelo Económico Neoliberal.

Se dice que el Obispo Posadas Ocampo, asesinado en 1993, tenía información pendiente de entregar al Ing. Cuauthemoc Cárdenas justamente en el maletin que le fué arrebatado ese aciago día de su muerte en el Aeropuerto.  Tal información tenía que ver con la aparición de grupos narcotraficantes de un estilo no conocido en México. Y sus nexos con el Estado Mexicano así como la infiltración en el Ejército. Tal parece que sabía de los entrenados por Kaibiles y otros desde la Escuela de las Américas.

NEOLIBERALISMO Y NARCO. 

Las Políticas neoliberales tuvieron efectos concretos

a) Educación: un Modelo basado en la capacitación técnica para el trabajo. Se dejan de lado las ciencias sociales y humanísticas. Se eliminan o reducen materias como Educación Cívica, Deportes-Educación Física, Historia. Aun hoy, se pretende eliminar la Filosofía por "improductiva" (Declaraciones de Lujambio, Secretario de Educación).

b) Cultura. Para el Neoliberalismo, la Cultura es entretenimiento.  Por ello su confusión. Nosotros pensamos en cultura como la expresión de un Pueblo. El Neoliberalismo lo vé como eso: un espectáculo para divertir.

En ésta lógica, el pensamiento neoliberal se basa en generar grupos que DOMINAN y grupos DOMINADOS.

La lógica viene del machismo, la violencia intrafamiliar, la sexualidad como forma de explotación y control, son parte de la Cultura basada en el DOMINIO. ( Vs la Cultura como expresión de una Comunidad, que implica colaboración, participación y respeto).

c) Económico: 

Desempleo ( El Pleno Empleo se vé como un riesgo,pues elevaría el costo de los salarios).
Disminución de la planta de PYMES y MicroPYMES, pues se favorece sin mesura la inversión extranjera y las grandes empresas.
Se reducen las prestaciones laborales pues se ven como "gastos". Salarios ridículos ( 800 pesos a la semana cuando en transporte se gastan casi 400).
Fiscalmente, se considera que se debe cargar más a las empresas ya registradas y el Estado prefiere privatizar los Servicios Básicos.

d) Al provocar la migración masiva a las ciudades se rompen vínculos de solidaridad, confianza, respeto, colaboración, etc...  Las mega ciudades son monstruos donde se pueden ocultar desde corrupción, delitos, etc...

e) Surge una Espiritualidad alienante. Si antaño se justificaba el Estado de Cosas, hoy, ciertamente, la Iglesia Católica denuncia con precisión los males del capitalismo neoliberal. Pero a la hora de surgir alternativas, padece un miedo y una parálisis incomprensibles.

Despues de arrasar con los laicos, Curas y Obispos de la línea de compromiso en luchas populares, en todas las parroquias con líderes sociales y  sindicales, se encontró conque sus denuncias son ignoradas o poco escuchadas en parroquias ya acríticas y sin participación en la vida de la comunidad.

Esto recién lo hemos visto, cuando en cierta parroquia, a la lectura de un texto proveniente del Documento de Aparecida, se catalogó a un Sinarquista de "marxista", "subversivo".

Una Iglesia así poco puede influir socialmente. Lamentablemente, lo que si destaca de la Iglesia son los escándalos de la Legion de Pederastas de Marcial Maciel, o los arrebatos de algun Cardenal, o la riqueza escandalosa de otro obispo.

     Surgen en paralelo, decenas de nuevas iglesias, que hacen de la desgracia ajena el modus vivendi. Con la promesa de objetos milagrosos, eliminan todo sentido de comunidad y de ética, pues lo importante es que se le dé poder al "Pastor" o al "Vidente".  En perfecta sintonía con el modelo capitalista. Claro.

f) La carencia de perspectivas de vida, ante una Publicidad del PODER; TENER Y DOMINAR.

La Publicidad sin ética, transmitida por los Medios, según describía Althausser con sus Aparatos Ideológicos del Estado, va conformando un esquema de éxito individual, de dominación y aprovechamiento egoico, es decir, aún destrozando la vida y la comunidad.

Recordamos por cierto una "cancion" "autos, moda y rock and roll" como el espíritu del Capitalismo Neoliberal.

Ante ésto, la violencia es consecuencia lógica, pues se trata de la lógica de Dominar por el Terror.


CONCLUSION


En toda la historia de la Humanidad, han existido grupos que pretenden imponerse al resto de la Sociedad Humana.  Mediante la violencia, el embrutecimiento de otros, la perversión y la esclavitud. Sobre todo de infantes, mujeres y migrantes.

Pero en el esquema neoliberal, con los Medios de Comunicación difundiendo como comerciales lo que lloran sus reporteros, la base ideológica y filosófica de la dominación va imponiendose.

A los que se quejan de que vivimos en una "civilización judeo cristiana" habría que señalarles que es al contrario: simbolos externos pululan, pero la civilización vigente nada tiene que ver ni con el Judaismo Social de los profetas ( los que invocaban el ayuno, la austeridad, la fidelidad a la vida y la veracidad), ni con el Cristianismo de los Evangelios ( Amar al prójimo como a uno mismo y a Dios sobre todas las cosas).

Ciertamente tampoco es Pagano (en el sentido de Religión de la Naturaleza y el conocimiento).




Esta Civilización está basada en los principios básicos de la destrucción de todo grupo humano:

La violencia de grupos con poder
La explotación del trabajo y la dignidad de mayorías
Leyes que dsifrazan, ignoran o que son corrompidas
Un Estado que sólo busca establecer PAZ. Pero no actúa con visión Popular, Nacional, ni Democrática ni Social.
Poder Judicia / Jueces. Corruptos.
Sociedad Dividida, atomizada, atemorizada
Poco respeto a la vida en todas sus expresiones. Animales torturados, Bosques destruidos, pasos previos para perder la sensibilidad y entonces sí: genocidios, torturas humanas y asesinatos sin motivos.

El Neoliberalismo base de la Civilización, no va a resolver de raíz, lo que estamos describiendo, pues son sus leyes las que nos trajeron a ésto.

Es el cambio fundamental del Modelo de Civilización lo que SI nos salvará como especie.

Una R-Evolución,una Insurreccion de la Conciencia.

Para nosotros: DESDE LA COMUNIDAD, DESDE EL RE DESCUBRIMIENTO DEL ESPÍRITU, DESDE EL APRENDIZAJE DE LA SENSIBILIDAD CON LA VIDA, DEL COMPARTIR Y SOLIDARIZARSE.




Movimiento Nacional Sinarquista








miércoles, 24 de agosto de 2011

SE GESTIONARON RECURSOS POR 5 MILLONES PARA PROYECTOS PRODUCTIVOS





Por: Emmi de Los Santos
ASI-OAXACA

El jueves 28 de julio 2011, se desarrollo un curso intensivo relacionado con la puntual aplicación de los recursos obtenidos del FONAES, en el Centro Social la PALAPA en el municipio de Santiago Pinotepa Nacional, Oaxaca.
Este curso fue impartido por el Representante Regional de FONAES de la Región Costa el C. P. Pablo Cruz Rodríguez, a los mas de 43 grupos beneficiados, todos gestionados por los Dirigentes de la Unión Nacional de Trabajadores del Campo, los apoyos se dieron en sus diferentes categorías, como carnicerías, estéticas, talleres de mofles, tortillerías, panaderías, artesanías, mariscos en fresco, tiendas de ropa y novedades y regalos entre otros.

Con un total de Cinco Millones y Medio de pesos los que se otorgaron a estos grupos, mismos que sí estos aplican correctamente sus recursos entraran en la etapa de revolvencia, con ello se da la generación de Empleos impulsados por el Gobierno Federal, estas actividades están siendo gestionadas desde la elaboración de proyectos hasta la obtención de los recursos por el Equipo Técnico de la Unión Nacional de Trabajadores del Campo y sus Dirigentes Nacionales y Estatales como la Presidenta Berenice Eloina Clavel, la Secretaria de Organización Antonia Baños Alonso y la Tesorera Nancy Olmedo todas ellas de Pinotepa Nacional Oaxaca., y contando con la contribución y apoyo del Presidente Estatal de Guerrero, José Luís Iglesias Nava y Sixto Andraca Hernández.

Asimismo el propio dirigente Nacional de la UNTC Leonardo Andraca Hernández vigila de cerca los trabajos en torno a los proyectos que han beneficiado a los campesinos de la costa chica de Oaxaca.









lunes, 15 de agosto de 2011

EL ARKHÉ Y LOS FILÓSOFOS PRESOCRATICOS (Etimologia del Sinarquismo)


Los presocráticos basaron sus teorías en la especulación sobre el principio material de la naturaleza. Entre ellos se encuentran Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes, Pitágoras, Heráclito, Parménides, Empédocles, Anaxágoras, Leucipo y Demócrito.

El nombre de presocráticos hace referencia a todos aquellos pensadores que ejercieron su labor filosófica antes de Sócrates (desde el año 624 a. C. hasta el siglo V a. C.). No obstante, esta cronología es bastante artificial, ya que muchos de estos hombres fueron contemporáneos e incluso sobrevivieron a Sócrates. Sin embargo, lo interesante de estos pensadores griegos, que no se denominaban a sí mismos filósofos (a excepción de Pitágoras) y que eran considerados magos, sabios, médicos, físicos, etc., estriba en que con ellos se inaugura la filosofía como paradigma racional autónomo y original, es decir, ocupan ese punto de bifurcación en el que se abrió paso un nuevo camino, el logos, la razón, que terminó desalojando la religión, el rito, el mito.

Es frecuente leer en muchos manuales de filosofía que los presocráticos suponen el paso del mito al logos. Tal interpretación, sin embargo, no está exenta de prejuicios y malentendidos, provenientes de una cierta manera de observar este fenómeno, manera heredada de la tradición positivista, que entendió la historia humana como un proceso lineal y ascendente de progreso en cuyo despliegue, el advenimiento y desarrollo de la razón positiva, científica y neutral implicaba un menoscabo, paulatino retroceso del pensamiento mítico y religioso.

Ni que decir tiene que, bajo esta hipótesis, el positivista se coloca en la posición privilegiada del que ostenta la victoria y desde esta superior jerarquía lanza su mirada estimativa con la que enjuicia y valora el «imperfecto» pasado. Friedrich Nietzshe y Giorgio Colli denunciaron esta postura, considerándola como premeditadamente falsa. La interpretación del nacimiento de la filosofía (y de los filósofos presocráticos) como el «paso del mito al logos», el tránsito de una sin-razón a una Razón plena. Para Nietzsche es precisamente la razón teórica que inauguran los presocráticos la que supone un giro decisivamente perverso y falsificador de la cultura. La historia de la filosofía es la historia de una decadencia, de un resentimiento.

Ahora bien, la escisión entre lo profano (razón, filosofía, ciencia) y lo sagrado creencia, mito, religión) no es tan evidente. El arte adivinatorio ha utilizado siempre Logoi, razones o mensajes divinos que debían ser astutamente interpretados. La pitonisa era una hermeneuta y su mántica (éxtasis, delirio, locura sagrada) degeneró en una razón dialéctica o discursiva que hundía sus raíces en el asombro, en el enigma. Y el primer enigma que sorprende al hombre es la physis, la naturaleza, torrente de todo brotar y surgir que ha de ser interpretado y conocido para ser dominado. El conocimiento, como la mántica, implica una «anticipación», una previsión de futuro que sólo se puede dar si se conocen las reglas, los principios que rigen (mandan) el aparente caos del acontecer. La pregunta por el principio de todas las cosas, por el arjé de la physis, caracteriza a los filósofos presocráticos. que respondieron a ella de muy diversas maneras.

Una primera respuesta la encontramos en Tales de Mileto (h. 624 a. C.-h. 546 a. C.), para el cual el principio o arjé era el agua, afirmación que se fundamentaba en la observación de que todo cuerpo, alimento ó germen poseía la cualidad de lo húmedo, siendo el agua su principio rector. Lo importante de dicha afirmación no estriba en la elección del principio, sino en la afirmación de la necesidad de la existencia de éste para explicar ¡a multiplicidad empírica y en que la arjé se formula fuera de todo contenido religioso. Si Tales es el primer filósofo, la filosofía surge como una explicación genealógica de lo real, de la physis, como generalización de la ley universal de todo acontecer.

El segundo presocrático del que tenemos noticia fue Anaximandro (610 a. C.545 a. C.), autor del más antiguo texto filosófico conocido, que dice así: «De donde las cosas tienen origen, hacia allí tiene lugar también su perecer, según la necesidad; pues dan justicia y pago unas a otras de la injusticia según el orden del tiempo». La naturaleza se concibe como retribución, como justicia (diké) cuya ley es la necesidad. Toda la multiplicidad (determinada) de seres surge de un principio que ya no es un «elemento físico», sino un preelemento indefinido e indeterminado: el apeiron (de péras, límite, determinación). El apeiron es la génesis y principio de los seres, por lo que ello mismo evade y rehuye toda determinación. La arjé de toda determinación no puede ser ella misma determinación alguna, y de ella brota el conflicto de la generación de los seres, como una segregación de parejas de contrarios que han de ser «devueltos» (según justicia) a lo indeterminado siguiendo la ley de la necesidad. Lo interesante del pensamiento de Anaximandro es la negación de toda evidencia empírica. El apeiron es un principio abstracto, hipotético, que contradice toda experiencia sensible.
Para Anaxímenes de Mileto (h. 582 a. C.-524 a. C.), la arjé o principio creador de todas las cosas es el aire, que por condensación y enrarecimiento, en ciclos infinitamente repetidos, origina todos los seres y sus diferencias cualitativas. Aire es también el alma (psiché), soplo o aliento divino similar al aire que nos rodea.
Heráclito de Éfeso (h. 544 a. C.-480 a. C.) fue el último de los presocráticos que vivió en Jonia. Familiarizado con los cultos mistéricos (Deméter), su escritura es premeditadamente enigmática, de igual manera que el logos mántico lo es, motivo por el cual se le dio el sobrenombre de «el Oscuro». Afirmó que el origen de todas las cosas es la guerra, la lucha y oposición de contrarios de la que surge la armonía, según una inexorable ley que remite a una unidad oculta: el logos, el fuego eterno que «se enciende según medida y se apaga según medida». Todas las cosas están sujetas a un devenir perpetuo donde todo fluye y nada permanece, y donde el nacer o perecer de un ser implica necesariamente el nacer o perecer de su contrario. La naturaleza es conflicto, lucha de presencias y ocültamientos: «Nos bañamos y no nos bañamos en el mismo río; somos y no somos».
A la figura de Heráclito se le suele contraponerla de Parménides de Elea (finales del siglo VI a. C.), el cual niega todo devenir como pura apariencia de ser. El mundo fenoménico, del cambio, es un engaño de los sentidos, mera apariencia. Todo pensar se encuentra siempre en la encrucijada de dos caminos: el primero es el camino del uno, «que es y que no es no-ser». El segundo es el del «que no es y que no-ser es necesario». Es decir, la diosa le muestra los dos caminos, pero éstos no manifiestan lo que hay, sino que establecen la legitimidad que nos permitirá decir y pensar el ser de lo que es: el ser es eterno, infinito, continuo, único e inmóvil. El conocimiento del ser se opone a la doxa, opinión, las cosas sensibles que son pura apariencia de ser, el camino equivocado.
Pitágoras de Samos (h. 580 a. C.-500 a. C.), huyendo de la tiranía de Polícrates, se instaló en Crotona, donde fundó una comunidad de discípulos unidos por un estilo de vida y una normatividad comunes, una especie de asociación religiosa que perseguía la purificación (katarsis) del alma de las pasiones del cuerpo y su «salvación» a través de ciertas prácticas ascéticas que no debían ser reveladas a nadie ajeno a la comunidad. Pitágoras consideró que el alma era inmortal, «del linaje de los dioses», cuya unión con el cuerpo significaba un hundimiento, una «prueba» que ésta debía sufrir antes de su definitiva liberación (o hundimiento) de los ciclos de las reencarnaciones.
Muy importante fue su doctrina del número, según la cual, éste es concebido como la arjé o principio de todo lo presente y de todo lo pensable. Pero el numero ha de entenderse cualitativamente y como determinación ontológica, no cuantitativamente. Dentro de esta doctrina, los pitagóricos le concedieron especial importancia altetraktys, es decir, a la serie numérica 1 +2 + 3 +4, cuya suma es igual a 10 (década), igual que son diez los principios de los opuestos e incluso los cuerpos celestes: nueve• visibles y una ariti-Tierra añadida (Antikton). El movimiento de los planetas y las estrellas produce una música celestial (armonía de las esferas) inaudible a los hombres pues es el silencio que acoge y en el que tiene lugar todo sonido.

Entre los últimos presocráticos debemos mencionar a Jenófanes de Colofón (h. 570 a. C.-470 a. C.), que defendió la tesis de un sólo Dios. «el mayor entre los dioses y los hombres, en nada semejante a los mortales, ni en la figura ni en el pensamiento». De su poema De la naturaleza de las cosas sólo se conservan algunos versos.
También habría que mencionar a Empédocles de Agrigento (h. 490 a. C.-h. 430 a. C.), mago, profeta y adivino que estableció la teoría de los cuatro elementos (fuego, aire, tierra y agua) como principios genéticos y rectores del cosmos, elementos que se combinan como resultado de un equilibrio entre el amor (atracción) y el odio (repulsión).
De suma importancia son también Demócrito de Abdera (h. 460 a. C.-370 a. C.) y Leúcipo (h. 460 a. C.-h. 370 a. C.), que desarrollaron la teoría del atomismo, según el cual el mundo está compuesto (arjé) exclusivamente de átomos en movimiento en un espacio vacío, explicación que ha venido a denominarse mecanicismo y que será desarrollada en siglos posteriores por pensadores como Descartes o Hobbes. Estos átomos son eternos, distinguiéndose únicamente por su distinta figura, posición y orden. De los movimientos azarosos d

jueves, 11 de agosto de 2011

Desafío de la ecología a las religiones


José María VIGIL

Este artículo es parte del número colectivo
 de revistas latinoamericanas de teología de 2010,
animado por la Comisión Teológica Latinoamericana 
de la ASETT/EATWOT



La ciencia que más está cambiando la conciencia de la Humanidad en la actualidad es la «nueva cosmología», las ciencias del cosmos y de la naturaleza, todas ellas. Por primera vez, y simultáneamente para toda la Humanidad, tenemos una visión científica del Universo: su origen, sus dimensiones, su evolución, las galaxias, las estrellas, los planetas, la vida... y resulta ser una visión maravillosa, realmente fascinante, muy diferente de la que teníamos, de la que hemos tenido durante milenios, hasta hace apenas unas décadas.
Durante toda la historia de nuestra especie, no hemos tenido medios para conocer el cosmos. Apenas hace cuatro siglos Galileo inventó el primer rudimentario telescopio. Las religiones, la curiosidad, la intuición, el arte, la poesía... se encargaron de suplir con imaginación y creatividad nuestra ignorancia colectiva, nuestros miedos y nuestros deseos de saber.. Los «mitos» -tan geniales- que nuestros ancestros elaboraron colectivamente y que tradicionalmente atribuyeron a revelaciones divinas, cumplieron un papel social esencial para nuestra organización civilizacional, porque establecieron y vehicularon las creencias fundamentales para la autocomprensión de nosotros mismos y para nuestra programación social.
La nueva cosmología, el despliegue tan fabuloso que la ciencia ha registrado en los últimos tiempos, ha hecho saltar en pedazos aquel «imaginario clásico religioso», que ha estado en vigor ante la conciencia de la Humanidad durante milenios. Los mitos que durante tanto tiempo la humanidad creyó que eran descripción de la realidad (revelada por los dioses), chocan flagrantemente con el panorama que la ciencia despliega ante nuestra mirada. Las religiones, la poesía, el arte, imaginaron un mundo pequeño, plano, quieto, fijo, creado directamente así como lo vemos, y regido por un Dios ahí arriba, ahí fuera, que sería un tipo de razón última de todo.... En este mundo de la nueva ciencia, nosotros ya no podemos ser personas de hoy y seguir participando de aquel imaginario. Y ésa es la razón principal de la relación tensa de la nueva cosmología y la ciencia en general con las religiones.
El «nuevo relato» de la realidad que nos presenta la ciencia -y que hoy, como decimos, es, por primera vez, un relato científico, y el mismo a la vez para toda la humanidad, para todos los pueblos del planeta-, nos ofrece una visión realmente nueva del mundo.. Ha cambiado la imagen del mundo y del cosmos, que ahora nos ofrece estos llamativos rasgos nuevos:
- un universo en movimiento total y continuo: nada está quieto, al contrario de como siempre habíamos pensado;
- en expansión: todo comenzó con una gran explosión, y todo sigue expandiéndose, inconteniblemente, incluso aceleradamente; estamos en una explosión, somos parte de esa explosión;
- en evolución y en despliegue: no es un «cosmos» ya hecho, regido por leyes eternas fijas e inmutables, ni una explosión ciega, sino una auténtica «cosmogénesis», que se «despliega» desde dentro;
- con aparición de propiedades emergentes, nuevas, y de autoorganización, desde el desorden del caos: un todo que es mayor que las partes que lo componen, y un todo que está en cada parte...
- orientado hacia la vida, la complejidad, y hacia la conciencia, que florece finalmente en el ser humano, en el que se hace conciencia colectiva, asumiendo además reflexivamente el cosmos y responsabilizándose de él;
- ligado holísticamente, en una inextricable «red de redes»... en las que cada partícula está relacionada con todas...
Esta nueva visión del cosmos nos sitúa en un mundo muy distinto del que nos enseñaron las religiones.
Pues bien, si abandonamos la imagen que nos dieron del mundo, y adoptamos una nueva imagen, en realidad pasamos a vivir conscientemente en otro mundo: hemos cambiado de mundo, y con ello, de alguna manera pasamos a ser otros, ciudadanos de otro mundo, partes de otra realidad. Esta nueva situación desafía todos los componentes de nuestra visión. Veamos.






• Cambia la imagen de la naturaleza, que, a partir de ahora:

- No podemos ya imaginarla como mero «escenario de la historia humana», historia esta que sería lo único importante que sucede en el planeta y en el cosmos.. Ya no podemos pensar que somos la razón del ser del cosmos, ni que el drama histórico humano es lo que supuestamente motivó a Dios a crear el mundo como el escenario en que realizarlo, ni que lo humano sea «la medida de todas las cosas», humanas y divinas. Nuestro natural y espontáneo y casi inevitable «antropocentrismo» ha de ser superado.
- En la cosmovisión actual ya no nos es posible aceptar la existencia de un «segundo piso» superior, o sobrenatural, en el que morarían los dioses y las fuerzas que gobiernan este mundo... ni un piso «inferior» en el que estarían confinados los espíritus del mal... Lo que nuestros ancestros quisieron expresar con aquellos símbolos no puede estar localizado sino «en este mismo único piso» de la realidad. No hay «metafísica» (o por lo menos no es necesario ni obligatorio creer en ella, aunque haya podido o pueda seguir siendo útil imaginarla...).
- No resulta ya aceptable una calificación religiosa negativa («pecaminosa», vitanda) de la materia y de todo lo que con ella se relaciona (carne, instinto, sexo, placer, mundo, mundanidad...).
- Ya no podemos aceptar aquel supuesto mitológico de un «pecado original» primigenio que habría contaminado ancestralmente a toda la humanidad y aun a toda la realidad.. Al origen de todo no puede haber un pecado original, sino una gracia original, una «bendición original» incluso...
- Esta vida no puede ser sólo una ilusión pasajera, una «prueba», en función de otra vida, la verdadera y definitiva, la de más allá de la muerte, a la que un Creador nos habría destinado con la condición de pasar primero por una prueba...  El esquema de este «gran relato explicativo salvífico» nos resulta admirable, por su genialidad, pero a la vez, increíble, insostenible en sí mismo. Las religiones de «salvación eterna» necesitan con urgencia dar nuevamente razón de sí mismas en el contexto de la visión actual.







• Cambia la imagen del ser humano:

- No venimos de arriba, ni de afuera... sino de abajo, y de dentro, de la Tierra, del Cosmos; somos el resultado final actual, la flor de la evolución cósmica...
- No es verdad que seamos superiores, diferentes y de alguna manera ajenos al resto de la Naturaleza, los únicos con una mente y un espíritu procedentes directamente de Dios...
- No somos los «dueños de la creación», ni «fue creada para nosotros»... Somos una especie más, aunque, ciertamente, la única capaz de asumir responsabilidad consciente y solidaria sobre todo el resto de especies.
- No podemos vivir separados de la Naturaleza, como «sobre-naturales», injustificadamente auto-exiliados de nuestra placenta, abdicando insensatamente de nuestras raíces naturales, auto-despojados de nuestra naturaleza terrestre, artificialmente des-naturalizados, o tratando de superar nuestra naturalidad para convertirnos en seres «espirituales» porque «superan» la materia, la corporalidad...
- Somos seres naturales, muy naturales. Somos Naturaleza, Tierra que siente, que piensa y ama, materia-energía organizada que en nosotros llega a la conciencia, a la reflexión, a la profundidad existencial...



• Cambia la imagen de Dios:
- Una visión tan precaria de la naturaleza y del cosmos como la que ha tenido la Humanidad durante los pasados milenios, no podía dar de sí sino una imagen insuficiente de Dios.
- La visión actual de la realidad no nos permite ya imaginar a un Dios ahí fueraahí encima, en ese «segundo piso superior» del que dependería el nuestro. Hoy vemos que no tiene sentido hablar de ni pensar en un «fuera» o un «encima» del mundo ni del cosmos.
- «La idea de un Dios separado de la creación, o trans-cendente, es uno de nuestros principales problemas» (Thomas Berry).
- No tiene sentido un dios antropomórfico: «persona» que piensa, decide, ama y se enfada y se expresa como nosotros... como un dios-theos, como los griegos lo concibieron.
- Pensar que es «Señor», Dueño, Juez premiador y castigador... hoy es, claramente, un antropomorfismo de la época neolítica-agraria.
- De existir «la Divinidad» (dimensión real) sólo se la podrá encontrar en la única realidad cósmica...
Volvamos al cosmos y a la naturaleza
Dijo Santo Tomas que «un error acerca de la Naturaleza redunda en un error acerca de Dios»... Los errores que hemos sufrido sobre la naturaleza, y sobre todo, la ignorancia al respecto, han sido máximos, por lo que es de suponer que la imagen de Dios y de lo religioso que de aquel marco surgió y que nosotros heredamos, conlleva grandes deficiencias que hoy estaríamos en capacidad de subsanar, en parte.
Parece claro que las religiones han vivido de espaldas a la naturaleza, debido entre otras causas a que han concentrado toda su atención en una pequeña «historia sagrada» iniciada hace sólo 3000 años, y ésa ha sido la única «revelación» que han tenido en cuenta....
La explosión científica de los últimos tiempos es, sin duda, una nueva «experiencia de revelación» (Berry), en la que lo divino de la realidad se nos manifiesta en una forma nueva e intensiva. No hay nada en la actualidad que esté inspirando tanto una toma de conciencia espiritual en el mundo como el «nuevo relato» de nuestra historia cósmica. Las religiones necesitan sentir el kairós ecológico de esta hora y volverse hacia el cosmos y la naturaleza, para reconocer en ellos nuestra «historia sagrada», y superar el actual divorcio entre ciencia y espiritualidad, entre religión y ciencia, entre vida espiritual y realidad. Aceptar el desafío de la ecología no es sólo incluir el «cuidado de la naturaleza» entre los imperativos morales; es más: implica toda una «reconversión ecológica» de la religión.
Desafíos
No es pues sólo la imagen física del mundo la que ha cambiado, sino todo él: su origen, sus dimensiones, su arquitectura, su complejidad, su sentido, su sacralidad.... Ante ese cambio tan total y radical, las religiones, que elaboraron todo su patrimonio simbólico (categorías, teologías, liturgia, dogmas, ritos, mitos...) en el contexto de aquel viejo imaginario ya obsoleto, aparecen ahora profundamente anticuadas, pertenecientes a un mundo caducado, lejano, que ya no existe ni nos resulta siquiera comprensible. El lenguaje religioso tradicional pierde sentido y significado, y hasta se hace ininteligible para los jóvenes. Las religiones, que han servido a la humanidad durante milenios para expresar la dimensión más profunda de la existencia, parecería que ya no están a la altura necesaria para seguir prestando este servicio...
En esta situación, las religiones se sienten a sí mismas desfasadas, e incomprendidas, sin captar con claridad cuál es la causa. Con frecuencia reaccionan defendiéndose, repitiendo y reafirmando intemperantemente su tradición sagrada, sus «verdades reveladas», las «verdades eternas»... cuando lo que deberían hacer sería reinterpretarlas y adecuarlas al lenguaje y a los nuevos paradigmas a los que hemos accedido, abandonando aquellos errores de perspectiva que todos hemos sufrido por la ignorancia a la que nos vimos históricamente sometidos, y abriéndose a la revelación permanente...
Los años 60 del siglo pasado fueron un momento de esperanza y optimismo en el cristianismo en general, cuando parecía abrirse a la posibilidad de una profunda renovación interna, y a una reconciliación con el mundo y con los valores de la modernidad (razón, ciencia, mundo, democracia, valor de la persona, libertad religiosa y demás libertades, perspectiva de los pobres, etc.). 
Pero esa primavera pronto se vio truncada, ante el temor que producía la conmoción que tal renovación suponía. El miedo venció, y los frenos y retrocesos que desde entonces se han producido no han hecho sino distanciar más y más a la sociedad respecto al cristianismo institucional. Son decenas de millones las personas que han abandonado la religión en las últimas décadas en Europa, por ejemplo, alegando no poder aceptar una cosmovisión que les resulta superada, buscando su realización espiritual por caminos nuevos. Sólo una profunda reflexión -en el campo de la ecología y en el de los otros varios «nuevos paradigmas»- y una consecuente y valiente renovación teológica reabrirá la esperanza.

José María VIGIL
Comissão Teológica Latino-americana da ASETT
Panamá – REPÚBLICA DO PANAMÁ 

Cuando el Cielo se casa con la Tierra




Observando el proceso de mundialización, entendido como una nueva etapa de la humanidad y de la Tierra, en la cual culturas, tradiciones y los pueblos más diversos se encuentran por primera vez, tomamos conciencia de que podemos ser humanos de muchas maneras diferentes, y de que se puede encontrar la Última Realidad, la más íntima y profunda, siguiendo muchos caminos. Pensar que hay una única ventana por cual se puede vislumbrar el paisaje divino es la ilusión de los cristianos de Occidente. Es también su error. Hoy el papa actual vive repitiendo la sentencia medieval, superada por el Vaticano II, de que «fuera de la Iglesia no hay salvación». Para él es la única religión verdadera y las otras son tan sólo brazos extendidos al cielo, pero sin la certeza de que Dios acoja esta súplica. Pensar así es tener poca fe e imaginar que Dios tiene el tamaño de nuestra cabeza. ¿Quién no ha encontrado personas profundamente religiosas de otras religiones, en las cuales se percibe claramente la presencia de Dios? No reconocer tal realidad es, en verdad, pecar contra el Espíritu Santo, que está siempre alimentando la dimensión espiritual a lo largo de los tiempos históricos.
En mis muchos viajes, en los encuentros con culturas diferentes y con personas religiosas de todo tipo, me he dado cuenta de la necesidad que tenemos de aprender unos de otros y de la profunda capacidad de veneración de la cual dan convincente testimonio los más diferentes pueblos.

Hace algunos años di conferencias en muchas ciudades de Suecia sobre ecología y espiritualidad. En una ocasión me llevaron al polo norte donde viven los Samis (esquimales). No les gusta encontrar extranjeros, pero sabiendo que era un teólogo de la liberación quisieron conocer esta rareza. Vinieron tres líderes indígenas. El mas viejo me preguntó enseguida: «¿Los indios de Brasil casan el Cielo con la Tierra?» Yo entendí su intención y le respondí: «Por supuesto que casan Cielo y Tierra, pues de este matrimonio nacen todas las cosas». A lo que él, feliz, replicó: «entonces todavía son indios y no son como nuestros hermanos que ya no creen en el Cielo». Y de ahí se siguió un diálogo profundo sobre el sentido de unidad entre Dios, el hombre, la mujer, los animales, la tierra, el sol y la vida.

Viví una experiencia semejante en Guatemala en 2008 cuando participé en una bellísima celebración con sacerdotes mayas junto al lago Atitlán. Había también sacerdotisas. Todo se realizaba alrededor del fuego sagrado. Comenzaron invocando las energías de las montañas, de las aguas, de las selvas, del sol y de la madre Tierra. Durante la ceremonia, una sacerdotisa se me acercó y me dijo: «Estás muy cansado y todavía tienes que trabajar bastante». Efectivamente, durante veinte días había recorrido en coche varios países participando en eventos y dando muchas conferencias. Entonces ella con su pulgar hizo presión en mi pecho, a la altura del corazón, con tal fuerza que estuvo a punto de romper una costilla. Después de un rato, volvió a acercarse y dijo: «Tienes una rodilla fastidiada. Yo le pregunté: «¿Cómo lo sabes?» Y ella respondió: «lo sentí por la fuerza de la madre Tierra».
Efectivamente, al desembarcar en la playa me había hecho daño en la rodilla y se había hinchado. Me llevó junto al fuego sagrado y pasó la mano del fuego a la rodilla de treinta a cuarenta veces hasta que se deshinchó totalmente.
Antes de terminar la celebración que duró casi tres horas, se me acercó nuevamente y dijo: «Todavía estás cansado». Nuevamente apretó fuertemente el pulgar contra mi pecho. Sentí un extraño ardor y de repente estaba relajado y tranquilo como nunca antes.

Son sacerdotes-chamanes que entran en contacto con las energías del universo y ayudan las personas a bien vivir.
Cierta vez pregunté al Dalai Lama: «¿Cuál es la mejor religión?» Él con una sonrisa entre sabia y maliciosa respondió: «Es la que te hace mejor». Perplejo continué: «¿Y cuál es la que me hace mejor?» Y él: «la que te hace más compasivo, más humano y más abierto al Todo, esa es la mejor». Sabia respuesta que guardo con reverencia hasta el día de hoy.

Miseria en la cultura: decepción y depresión


Leonardo Boff 


En 1930 Sigmund Freud escribió su famoso libro El malestar en la cultura y ya en la primera línea denunciaba: «en lugar de los valores de la vida, se prefiere el poder, el éxito y la riqueza, buscados por sí mismos». Hoy día estos factores han alcanzado tal magnitud que el malestar se transformado en miseria en la cultura. La COP-15 en Copenhague nos dio la demostración más cabal: para salvar el sistema del lucro y de los intereses económicos nacionales no se ha temido poner en peligro el futuro de la vida y del equilibrio del planeta sometido ya a un calentamiento que, si no es encarado rápidamente, podrá exterminar a millones de personas y liquidar gran parte de la biodiversidad.


La miseria en la cultura, o mejor, de la cultura, se revela por medio de dos síntomas verificables en todo el mundo: la decepción generalizada en la sociedad y una profunda depresión en las personas. Ambas tienen su razón de ser. Son consecuencia de la crisis de fe por la que está pasando el sistema mundial.
¿De qué fe se trata? Es la fe en el progreso ilimitado, en la omnipotencia de la tecnociencia, en el sistema económico-financiero, con su mercado, que actuarían como ejes estructuradores de la sociedad. La fe en estos dioses poseía sus credos, sus sumos sacerdotes, sus profetas, un ejército de acólitos y una masa inimaginable de fieles.


Hoy día esos fieles han entrado en una profunda decepción porque tales dioses se han revelado falsos. Ahora están agonizando o simplemente han muerto, y los G-20 tratan en vano de resucitar sus cadáveres. Los que profesan esta religión fetiche constatan ahora que el progreso ilimitado ha devastado peligrosamente la naturaleza y es la principal causa del calentamiento global. La tecnociencia que, por un lado, ha traído tantos beneficios, creó una máquina de muerte que sólo en el siglo XX mató a 200 millones de personas y es hoy capaz de exterminar a toda la especie humana; el sistema-económico-financiero y el mercado quebraron y si no hubiera sido por el dinero de los contribuyentes, a través del Estado, habrían provocado una catástrofe social. La decepción está estampada en los rostros perplejos de los líderes políticos, que no saben ya en quien creer y qué nuevos dioses entronizar. Existe una especie de nihilismo dulce.


Ya Max Weber y Friedrich Nietszche habían previsto tales efectos al anunciar la secularización y la muerte de Dios. No que Dios haya muerto, pues un Dios que muere no es «Dios». Nietszche es claro: Dios no murió, nosotros lo matamos. Es decir, para la sociedad secularizada Dios no cuenta ya para la vida ni para la cohesión social. En su lugar entró el panteón de dioses que hemos mencionado antes. Como son ídolos, un día van a mostrar lo que producen: decepción y muerte.


La solución no estriba simplemente en volver a Dios o a la religión, sino en rescatar lo que significan: la conexión con el todo, la percepción de que la vida y no el lucro debe ocupar el centro, y la afirmación de valores compartidos que pueden proporcionar cohesión a la sociedad.


La decepción viene acompañada por la depresión. Ésta es un fruto tardío de la revolución de los jóvenes de los años 60 del siglo XX. Allí se trataba de impugnar una sociedad de represión, especialmente sexual, y llena de máscaras sociales. Se imponía una liberalización generalizada. Se experimentó de todo. El lema era «vivir sin tiempos muertos; gozar la vida sin trabas». Eso llevó a la supresión de cualquier intervalo entre el deseo y su realización. Todo tenía que ser inmediato y rápido.


De ahí resultó la quiebra de todos los tabúes, la pérdida de la justa medida y la completa permisividad. Surgió una nueva opresión: tener que ser moderno, rebelde, sexy y tener que desnudarse por dentro y por fuera. El mayor castigo es el envejecimiento. Se concibió la salud total, y se crearon modelos de belleza, basados en la delgadez hasta la anorexia. Se abolió la muerte, convertida en un espanto.


Tal proyecto posmoderno también fracasó, pues con la vida no se puede hacer cualquier cosa. Posee una sacralidad intrínseca, y límites. Si se rompen, se instaura la depresión. Decepción y frustración son recetas para la violencia sin objeto, para el consumo elevado de ansiolíticos y hasta para el suicidio, como ocurre en muchos países.


¿Hacia donde vamos? Nadie lo sabe. Solamente sabemos que tenemos que cambiar si queremos continuar. Pero ya se notan por todas partes brotes que representan los valores perennes de la condición humana: casamiento con amor, el sexo con afecto, el cuidado de la naturaleza, el gana-gana en vez del gana-pierde, la búsqueda del «bien vivir», base para la felicidad, que es hoy fruto de la sencillez voluntaria y de querer tener menos para ser más.


Esto es esperanzador. En esta dirección hay que progresar.


Leonardo Boff es autor de Virtudes para otro mundo posible (3 vol.), Sal Terrae, 2008.