viernes, 10 de junio de 2011

SICILIA, CALDERÓN Y EL ARTE DE LA GUERRA


SICILIA, CALDERÓN Y EL ARTE DE LA GUERRA




     En las Escuelas de Negocios más innovadoras, se estudia a Sun Tzu.  Autor de “El Arte de la Guerra”.  Un clásico chino de hace más de 2,000 años, pero como buen clásico, aún da mucho que aprender.
     Dice Sun Tzu: “ Si conoces bien a tu enemigo y te conoces bien a ti mismo, podrás declarar la guerra con altas probabilidades de victoria. Si no conoces a tu enemigo, pero te conoces bien a ti mismo, las probabilidades son de derrota o victoria a partes iguales. Pero si no conoces bien a tu enemigo y tampoco conoces bien tus recursos y tus aliados, ni tus posibles desertores ni tus puntos débiles, entonces, declarar la guerra sería una estupidez o un heroísmo suicida e inútil”.

 
     Sicilia es un poeta. No es un político. Nunca pretendió serlo.  Eso sí, es un místico.                    Es Católico de esos que leen mucho a Bernanos, a San Agustin, a San Juan de la Cruz y que conocen al dedillo como es que la Iglesia vive la tensión entre acomodarse al Mundo disfrutando las riquezas y los privilegios y el confrontarse al Mundo denunciando todo lo que se opone a la voluntad de Dios.  Para los neófitos en estos asuntos: “La Voluntad de Dios es que haya vida y vida en abundancia”. Decía San Jerónimo: “La voluntad de Dios es que el pobre viva”.  
 


Por eso, Sicilia escribía siempre con mucha sensibilidad social. Compromiso como católico ante un Mundo de injusticias, de tinieblas, de muerte y miseria.  Un Mundo que corrompe con privilegios y riquezas  aún a los que deberían ser sus denunciantes.
  

   A Sicilia le mataron a su hijo.  Como mataron a Marisela Escobedo, como mataron a los estudiantes del TEC en Monterrey, como han matado a miles de civiles inocentes. Como a víctimas de extorsiones y secuestros, amenazas, miles de desplazados, miles que han tenido que dejar sus casas y sus ciudades por la violencia y las amenazas.
   
  Sicilia escribe y les grita a los criminales: “Ustedes han perdido toda dignidad, todo honor, matan a mujeres, niños, ancianos, gente inocente”.  
 
    Y  conocedor de que en Morelos, hay  destacados políticos y jefes policiacos que protegieron y hasta dirigieron grupos de secuestro, extorsion y  trata de blancas: “Ustedes, autoridades, no han cumplido el deber de darle protección a los ciudadanos. Si no pueden o no saben o no quieren, entonces renuncien”.

     Exigirle a un padre cuyo hijo fue asesinado es ser  por lo menos, injusto. Pero burlarse  de ese padre es inhumano. 
     




       Sicilia se hizo de valor producto de su Fé.  Lo único que lo ha sostenido. Bueno, la Fé y la Solidaridad de la gente.  Por eso se sumaron a la Marcha miles de víctimas. Cada población tiene sus historias.  La mujer cuyo esposo no quiso pagar extorsion a los criminales y al denunciarlos en la procuraduría, algún funcionario corrupto les avisó a los delincuentes y ahora el esposo no aparece.

     Sicilia no quiere que se griten “Mueras” a nadie. Porque enseña que la muerte no es el camino.  Como buen Católico, lee a Bernanos “La esperanza es lo que nos sostiene y nos hace firmes en la convicción de que un día, los hombres nos miraremos de nuevo como hijos de Dios”.







     Por eso, Sicilia y las miles de víctimas y gente solidaria (entre ellos sinarquistas),  le vuelven a gritar a Calderón que pare la guerra. 
 
    Los perversos o inorantes dicen que para dejar en paz a los narcos.  Algunos más, escondidos cómodos en sus casas, critican y hasta se burlan de Sicilia.  Algún panista de Durango,  dijo que “ojalá lo maten”.  
 
    Y  eso  dice mucho de los que dicen defender a Calderón y su estrategia.
       
   Despues de una acción de los hijos de las tinieblas, Calderón propone.  Recién, aparece una “sugerencia”: “El ejercito debió haber fortalecido las fronteras para impedir el flujo de armas”.   
 

    Otra: “Es necesario depurar las policías y crear una Policía con Mando único”.   Otra: “Es preciso investigar empresas que lavan dinero”. Estas declaraciones son de los últimos días.  Pero la declaración de Guerra fue en 2006, cuando Calderón quiso unificar al Pueblo con su Liderazgo.

Sicilia convocó a un Pacto Nacional Ciudadano. Este Pacto dice como Sun Tzu: “Conócete a ti mismo, Calderón”.   Conoce que recursos tienes. Con quien cuentas.  La Guerra la están dirigiendo los Narcos. Son ellos los que aparecen y hacen bloqueos. Tiran cadáveres donde quieren y el Ejército solo reacciona o actúa con torpeza.  Con mucho heroísmo eso si. Pero sin una Estrategia clara.


 
      Por eso el Pacto le propone a Calderón que deje de lado la estrategia basada en la Guerra.  Que agarre el manual de Sun Tzu. Que  entienda que hay otra guerra previa a la militar:
LA GUERRA CULTURAL.


   
Calderón y su equipo no han comprendido que la guerra no es publicidad.  Es cultura. Cultura implica también ética y perspectivas de vida.  El Narco las da. Dicen que la avaricia y el egoísmo son el motor de la historia. Que da lo mismo morirse si disfrutaste al máximo.  Que hay que aprovechar los privilegios y las riquezas que da el mundo.  Son buenos capitalistas.
  
   Por eso, Sicilia y los Marchistas comprendieron lo que sucede: Muchos de ellos son  Sacerdotes que trabajan con migrantes, o defensores de Derechos Humanos o  miembros de organizaciones que conocen de cerca la muerte y la vida y la lucha entre la Virtud y la maldad.
  
   La Marcha no pretende llevarles flores a los criminales. Pretenden despertar conciencias y provocar la insurrección de lo mejor del espíritu del Pueblo Mexicano.   Al Gobierno le exigen que haga lo que le toca hacer.  Darle seguridad, paz con justicia, alimentos, trabajo digno, democracia, instituciones limpias y sistemas jurídicos que no se manejen con sobornos y corrupción. Que haya un alto a la lógica de la violencia.
   
  Basta leer el texto del Pacto Nacional Ciudadano.  Basta que los Panistas y los que dicen defender a Calderón comprendan lo que enseñan en las Escuelas de Negocios:


 

( En la imagen, cuando Clouthier llamó a la Resistencia Civil ante una Autoridad ciega y sorda a la voluntad popular.  Supo negociar con Cárdenas y con otros muchos grupos lejanos ideológicamente).


1.- Negociar no es sobornar, no es corromper, no es comprar. Negociar es llegar a un acuerdo de mutuo beneficio.  


2.-  El Pacto quiere que La AUTORIDAD en funciones, dialogue con las ORGANIZACIONES, ASOCIACIONES CIVILES, GRUPOS CIUDADANOS Y EXPRESIONES POPULARES.   Que la Autoridad que gobierna, asuma con valor y decencia que hay millones de mexicanos y mexicanas que ya estamos HASTA LA MADRE de tanta maldita violencia, pobreza,  manipulación, censura.  Por eso, la Marcha hace propuestas.


 Pero el PAN no da muestras de vida. Los panistas… ¿Han leído el Pacto?  Hasta donde están dispuestos a dialogar? Se dan cuenta que les toca a ellos, por  ser gobierno federal, asumir la iniciativa de convocar al diálogo? 


3.-  Negociar con criminales es convertirse en criminal.  Por eso no se hagan los ingenuos.  La Reforma del Estado que prometió Fox y la austeridad que pregonó Calderón no se han cumplido.  
Eso favoreció la corrupción y la infiltración que ya venía desde tiempos del PRI.  Si creen que Sicilia y la Gente que Marcha y está enojada es su enemiga entonces les queda  el PRI.  Y los Estados Unidos. Y los criminales.  ¿Con quien, según la ética de sus fundadores, deberían negociar?


Conclusión.


La Marcha llegó  a Juarez. Ciudad Mártir.  Ya hace muchos años, mujeres han sido desaparecidas y asesinadas.  Ahora, dice el gobernador priísta de Chihuahua que la gente que se va al Paso es por aprovechar las ventajas de allá. 

El PAN…. ¿Lo defenderá a el, o se pondrá del lado de los que le recuerdan al Gobernador que la soberanía del Pueblo es la que da el “Mandato” a los gobernantes?.   


En fin, allá ellos.


Nosotros, los Sinarquistas,  hemos reflexionado y sumado.   Orientado a los compas que a veces se sienten confundidos por los medios de comunicación, no siempre tan heroicos y limpios como se quisiera.


Añadido:  Han dicho algunos que en el DF hubo grupos radicales en la Marcha. La verdad es que no nos apura mucho.  La radicalidad es buscar cambios de raíz. 
La Marcha quiere esos cambios.  Pero por la Vía Pacífica. 


Siempre habrá algún grupo mas extremo en cualquier movilización popular. Negarse a actuar por ese hecho, es puro pretexto.


Mientras reivindicamos lo mismo que en la Marcha y lanzamos al aire nuestra también radical consigna:


 

¡PUEBLO MEXICANO DESPIERTA! SOMOS LA INSURRECCION DEL ESPÍRITU:
¡NUESTRA FUERZA ESTARÁ EN NUESTRA ALIANZA!!!!


 

MÉXICO D.F. JUNIO DE 2011
MOVIMIENTO NACIONAL SINARQUISTA