miércoles, 4 de diciembre de 2013

LA TIRANÍA DEL CAPITALISMO...¿Y QUE ALTERNATIVA HAY?

LA (ANTI) CULTURA DEL CAPITALISMO



Cuando el Papa Francisco denuncia con vehemencia al capitalismo como "una nueva tiranía" no solo lo hace con la emoción... pasa a describir al detalle los principios teóricos donde se sustenta. 

Pero los tiempos son tiempos de hierro y la manipulación masiva, ha hecho crecer generaciones enteras que se someten con docilidad al "espíritu del Capitalismo" aún sin darse cuenta. Y es que la cultura dominante, es la cultura donde se sustena el Sistema actual. 

Pero definamos: 

El Capitalismo es un modelo económico de producción, distribución y gestión de la riqueza.  Para el capitalismo, la economía es una ciencia del producir al máximo, con el menor riesgo. 

Aún en los años 70s, parte de los 80s, en algunos países se escuchaban aquellas consignas del "anti-comunismo".  El anti-comunismo, era como un ariete contra todo lo que ponía en riesgo a las grandes "Democracias Liberales" y los grupos de poder locales. 

En ese entonces, el Capitalismo pretendía ir de la mano con la Democracia representativa, fiel a su origen ideológico en la Revolución Francesa, con las clases burguesas en ascenso, que desplazaban a las monarquías y entronizaban a grandes comerciantes, industriales y nuevos intelectuales positivistas. 

Toda la propaganda del Capitalismo, era pues, identificar la Libertad (El Mundo Libre) con el Modelo Capitalista. 

El Comunismo (lo que fuera eso) era por lo tanto, el único enemigo a vencer.  

Caídos los regímenes socialistas reales de Europa del Este y convertidos en partidos la mayoría de grupos armados de izquieda, (muchos, aplastados por las armas norteamericanas o del Establishment europeo), lo que venía, según Fukuyama, era el Paraíso. El Capitalismo triunfante traería la prosperidad y la paz. 

 Sin embargo, ya en los 90s, se percibía el fétido olor de la bestia triunfante: el Capitalismo procedía libremente a reproducir los esquemas que le dieron vida y poder:

- Esclavitud (No es metáfora: Hablamos de la existencia real de esclavos, sexuales, laborales, etc..)
- Acumulación de Capital en base a la violencia: (Secuestros, Narcotráfico, corrupción) 
- Las Guerras del Opio. (La Drogadicción masiva inhibe juventudes críticas y genera esclavos felices).
- Estado como Botín y Policía. (Los Gobiernos son controlados por grupos de poder y de éste dinero público, se financían bancos, nuevas empresas y familias enteras).
- Explotación Laboral. La desaparición de prestaciones sociales, seguridad social, pensiones, salud universal, derechos fundamentales ganados en el Siglo XIX y XX. 
- Depredación de la Naturaleza.  Minería, deforestación de bosques, destrucción de selvas y contaminación de mares y aguas interiores. 
- Cultura del derroche: Ego, Avaricia, lucro, como motores del desarrollo y la sociedad.
- Cultura del "Descarte". El ser humano es descartable. La sexualidad llevada a la peor degradación, abusos, violaciones, destrucción del sentido de lo Comunitario. Suicidios masivos. Manipulación por medios de comunicación masiva como la televisión o el cine. 
-El Pensamiento Unico. Es decir, la uniformidad y la corrección dictadas por las grandes estructuras político-económicas. 

El Capitalismo actual dista mucho, pues, del paraíso que Fukuyama, Novak y otros ultra liberales anunciaran.  

En México, personajes nefastos como Luis Pazos anunciaban con la llegada del ultra neoliberal PAN al poder, la prosperidad y la paz. Nada de eso pasó.  

La realidad, pues, es que el CAPITALISMO ESTÁ MATANDONOS. Es una tiranía que genera odio, miedo, muerte, ignorancia. 

El ateísmo marxista que en los años 40s denunciaban los abuelos, nada tiene que ver con el ateísmo y oscurantismo salvaje y fanático del mundo capitalista. 

( Para los abuelos, les sorprendería saber que un revolucionario de izquierdas como Chávez, se declarara católico, mientras los "defensores de las libertades" tienen las manos manchadas de sangre de miles de sacerdotes, obispos, laicos, creyentes en general que enfrentaron y denunciaron abusos y delitos. La Escuela de las Américas, hoy con otros nombres, otras estrategias sigue amenazando, censurando, reprimiendo y masacrando pueblos y profetas). 

El Sinarquismo, en sus orígenes, denunció con fuerza a esas corrientes basadas en la denuncia del Capitalismo. Los Sinarquistas denunciaron a los marxistas de la época porque muchos de ellos, eran simples demagogos. Denunciaban la explotación de los esclavos, para convertirse en caciques y reproducir para ellos, lo que criticaban para afuera (El caso de Tomás Garrido Canabal, es muy claro, para quien quiera documentarse).  

Por lo tanto, nadie puede acusar al Sinarquismo de "filo marxista" o "socialismo nostálgico", al asumir a plenitud la lucha contra la tiranía del Capitalismo. 

Muy al contrario: es el camino obvio, lógico, la razón de ser. Combatir al Capitalismo es combatir el Modelo de Explotación. 

El Sinarquismo asume a conciencia, que la alternativa al Capitalismo, es precisamente, la Creatividad, la Etica Solidaria, la conciencia de ser y poder ser. 

Es falso que el Capitalismo defienda la Propiedad Privada: Al contrario, el Capitalista, acumula para sí lo màs que puede, aùn dejando a otros sin nada. El Capitalismo no fomenta la responsabilidad personal. Por lo contrario: mata la creatividad, mata la esperanza, mata la pequeña y mediana empresa cuando elimina reglas y deja al libre mercado las condiciones de vida. 

El Sinarquismo, asume que la Economía es el proceso inteligente y científico, para resolver las necesidades básicas de un colectivo humano. 

Por lo tanto, la Economía se basa principalmente en éstos postulados:

Etica
Economía Solidaria
Comunidad Participativa y Responsable
Estado Planificador
Comercio Justo-reglas claras y transparentes.
Democracia Real, participativa y lo más directa posible. 

En suma: el Capitalismo nunca va a tolerar nada de ésto. Le quita pilares. Por eso, los ultra capitalistas, los liberales, han pegado el grito invocando a su "dios" (El Becerro de Oro) y acusan a Francisco, el Papa, de ser "marxista". 

Pues bien, nosotros aplaudimos al Papa.  Bien por el y por una Iglesia que recupera su militancia a favor de la dignidad integral del ser humano. 

Pero combatir al Capitalismo no es tarea solo de los catòlicos. Es de todos: los oprimidos y explotados y hasta de la Clase Media, que debe comprender, que las reglas del Capital, son el caos y la violencia, la corrupciòn y la destrucciòn de los vìnculos comunitarios. 

No significa ir a otras formas de totalitarismo. Es ir a un modelo social, económico y cultural que construya, planifique y organice en equilibrio, en orden y sensatez.

------------

ANEXOS



Encíclica Evangelii Gaudium. Papa Francisco. 

No a una economía de la exclusión

53. Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para
asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una
economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata. No puede
ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y
que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se
puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre.
Eso es inequidad. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de
la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. Como
consecuencia de esta situación, grandes masas de la población se ven
excluidas y marginadas: sin trabajo, sin horizontes, sin salida. Se
considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se
puede usar y luego tirar. Hemos dado inicio a la cultura del «descarte» que,
además, se promueve. Ya no se trata simplemente del fenómeno de la de la  - 29 -
explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda
afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive,
pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se
está fuera. Los excluidos no son «explotados» sino desechos, «sobrantes».

54. En este contexto, algunos todavía defienden las teorías del «derrame»,
que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de
mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en
el mundo. Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos,
expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan
el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema
económico imperante. Mientras tanto, los excluidos siguen esperando..." (Evangelii Gaudim)





Sobre el Capitalismo. 



José Antonio Primo de Rivera. 

"Así, el sistema capitalista ha hecho que cada hombre vea en los demás hombres un posible rival en las disputas furiosas por el trozo de pan que el capitalismo deja a los obreros, a los empresarios, a los agricultores, a los comerciantes, a todos los que, aunque no lo creáis a primera vista, estáis unidos en el mismo bando de esa terrible lucha económica; a todos los que estáis unidos en el mismo bando, aunque a veces andéis a tiros entre vosotros.

El capitalismo hace que cada hombre sea un rival por el trozo de pan. Y el liberalismo, que es el sistema capitalista en su forma política, conduce a este otro resultado: que la colectividad, perdida la fe en un principio superior, en un destino común, se divida enconadamente en explicaciones particulares. Cada uno quiere que la suya valga como explicación absoluta, y los unos se enzarzan con los otros y andan a tiros por lo que llaman ideas políticas. Y así como llegamos a ver en lo económico, en cada mortal, a quien nos disputa el mendrugo, llegamos a ver en lo político, en cada mortal, a quien nos disputa el trozo de poder, la parte de poder que nos asignan las constituciones liberales.

He aquí por qué, en lo económico y en lo político, se ha roto la armonía del individuo con la colectividad de que forma parte, se ha roto la armonía del hombre con su contorno, con su patria, para dar al contorno una expresión que ni se estreche hasta el asiento físico ni se pierda en vaguedades inaprehensibles."(Discurso pronunciado en el cine Madrid, de Madrid, el día 17 de noviembre de 1935)